Foro: La ferocidad del cambio climático en Australia - EntornoInteligente
Entornointeligente.com /

Australia se ha convertido en un infierno, en una catástrofe climática de inimaginable magnitud. El año pasado los incendios en California y la Amazonia nos dejaron consternados, pero nada se iguala a lo que está sucediendo en ese continente tan lejano de nuestro país y que vive en el mañana (está 14 horas adelante).

Los datos ayudan a tener una idea. El 18 de diciembre fue el día más caluroso en la historia de Australia. Las temperaturas promedio alcanzaron los 41 grados Celsius.

El área quemada, hasta ahora, mide casi seis veces la devastada por los incendios forestales ocurridos en California en el 2018. De setiembre del 2019 a la fecha, el fuego ha acabado con 5,9 millones de hectáreas, equivalentes al territorio nacional y 10.000 kilómetros cuadrados más, algo sencillamente abrumante para cualquier costarricense.

Quinientos millones de animales han muerto y se estima que millones más perecerán debido a la destrucción de sus ecosistemas. La semana pasada la calidad del aire en Canberra, capital de Australia, fue la peor de las principales ciudades del mundo.

Combinación de factores. Muchos se preguntan qué detonó este desastre. Australia experimenta incendios cada otoño, pero la crisis actual se produjo inmediatamente después de una ola de calor y una sequía prolongada.

En los pasados 15 años, Australia registró 8 de sus 10 años más cálidos en su historia y, el año pasado, de acuerdo con la oficina de meteorología australiana, la temperatura subió aproximadamente 2,7 grados Fahrenheit por encima del promedio. Aunado a lo anterior, en el 2019 vivió la primavera más seca.

Científicos del mundo confirman que los cambios en precipitaciones y las olas de calor se deben al cambio climático. Como lo plantea la Dra. Lesley Hughes, miembro del Consejo Climático de Australia, “cuando tienes la combinación de días muy calurosos y secos, vientos fuertes y combustible muy seco, y algún tipo de chispa, posees las condiciones para un incendio forestal de inmensas proporciones”.

Diversas publicaciones del panel de científicos más destacados del mundo, el Panel Intergubernamental del Cambio Climático, confirman que el calentamiento global aumenta no solo en cantidad, sino también en intensidad los desastres de origen climático.

Efecto invernadero. La relación entre los incendios forestales y la emergencia climática es aún más perversa. De acuerdo con el programa de observación satelital de la Unión Europea, Copérnico, los incendios forestales liberaron en el 2019 aproximadamente 6.380 millones de toneladas de dióxido de carbono (CO2) a la atmósfera; aproximadamente, el 17 % del total global del año.

Entre el 2013 y el 2017, los incendios en Australia liberaron 350 millones de toneladas métricas de CO2. Cifra cercana al 1 % de las emisiones totales de carbono emitidas en el planeta en el 2019. Cuanto más CO2 sea arrojado al ambiente, más se calienta el planeta, lo cual, a su vez, acrecienta el riesgo de siniestros más grandes y mortales. Cuantos más bosques se quemen, más sumideros de carbono naturales desaparecerán. Es un círculo perverso y tremendamente peligroso para el bienestar la humanidad.

El calentamiento global y la pérdida de biodiversidad son reales y están ocurriendo a pasos acelerados. Como bien lo exigen las nuevas generaciones, debemos actuar para evitar consecuencias irreversibles.

Este es el año del medioambiente. En China, tendrá lugar la reunión de la Convención sobre Diversidad Biológica, en la cual se tomará la anticipada decisión final sobre el marco de biodiversidad global más allá del 2020.

De vital importancia es la revisión de las contribuciones nacionales determinadas (NDC, por sus siglas en el inglés). Estas constituyen el nivel de ambición nacional para la reducción de gases de efecto invernadero. Incluyen el horizonte de trabajo, la estrategia para su ejecución y los mecanismos de monitoreo, así como la información cuantificable sobre mitigación.

Un análisis sobre el efecto agregado, efectuado por la Secretaría de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, de las primeras NDC, en 146 países con corte al 1.° de octubre del 2015, mostró que la capacidad existente se limita a evitar el aumento de la temperatura en unos 2,7 °C grados, lo cual supera el objetivo de no ir más allá de 1,5 °C. En consecuencia, la pérdida irreversible de los ecosistemas más frágiles y una crisis tras otra afectarían a las personas y sociedades más vulnerables.

Cambio de paradigma. Cada uno de nosotros tiene una responsabilidad, la transición hacia un futuro carbono-neutral requiere un cambio de paradigma, y esta es una tarea conjunta entre los gobiernos, personas y empresas. Todos tenemos una gran oportunidad para evitar otras tragedias como la australiana.

Si bien es cierto que no podemos enviarles uno de nuestros famosos baldazos de octubre, si nos es posible exportar nuestro sentido de ambición y urgencia para frenar la emergencia climática.

La autora es viceministra de Relaciones Exteriores.

RECOMENDACIONES Reciba el boletín: El nerdo del fútbol Noticias de última hora, en tiempo real Registrarse Deseo recibir comunicaciones

¡Gracias! Su correo se ha registrado correctamente. Error
LINK ORIGINAL: La nacion

Entornointeligente.com

Allanamiento a las oficinas de EntornoInteligente

Adscoins New Single

Adscoins

Nota de Prensa VIP

Smart Reputation