Firme pulseo por la paridad en fondos de salud - EntornoInteligente
Entornointeligente.com /

James P. O’Drobinak, principal oficial ejecutivo de MCS. ( Juan Luis Martínez Pérez ) James P. O’Drobinak, principal oficial ejecutivo de MCS y presidente de su Junta de Directores, ha sido uno de los empresarios de la industria de cuidado de salud que más ha abogado por la necesidad de que Puerto Rico tenga paridad en fondos federales para los programas de Medicaid y Medicare. De hecho, O’Drobinak, quien también preside la Asociación local de Productos de Medicaid y Medicare Advantage (MMAPA), catalogó la falta de fondos adecuados como “el principal reto” de la industria, que tantas voces advierten que va en picada.

“En Medicare Advantage (MA), Puerto Rico recibe 40% menos que el promedio en los estados de Estados Unidos, que equivale a un déficit de $2,000 millones al año. En Medicaid (Vital), el nivel de fondos es 60% menos, que es otro déficit anual de $1,000 millones. Con un aumento incremental anual de $3,000 millones, muchos si no todos los problemas del sistema de salud de Puerto Rico se resolverían. Sencillamente, Puerto Rico desea y se merece paridad de fondos federales”, afirmó el ejecutivo.

Establecido el mayor reto, ¿cuál cree que es la mayor oportunidad para la industria local de salud?

—La mayor oportunidad es igualmente fácil de ver. Es mejorar el sistema inmediatamente con tecnología, mediante el uso de más fondos federales. Con una infusión significativa de capital federal, el récord médico electrónico y otras tecnologías médicas pueden implementarse y usarse con relativa rapidez y de forma generalizada, para crear mejoras rápidas que transformarían el sistema de cuidado de salud.

Por estar corto de financiamiento, los procesos en Puerto Rico están rezagados respecto a sus homólogos en el resto de Estados Unidos en términos de inversión tecnológica, pero con una rápida infusión de capital operacional y la implementación de tecnología probada que ya está en uso en Estados Unidos, Puerto Rico rápidamente podría remediar el actual estado arcaico de su sistema de salud.

En julio, la entonces jefa de la Administración de Servicios de Salud (ASES), Ángela Ávila, fue arrestada por corrupción días después de comparecer ante el Congreso para pedir más fondos para salud. Ya que el Congreso retomó sus trabajos, ¿cuánto tendrá que hacer el gobierno y el sectorprivado para mitigar este daño?

—Colectivamente, ya estamos insistiendo. La gobernadora (Wanda) Vázquez fue a (Washington) D.C. la semana pasada para cabildear a favor de más fondos federales. Representantes de MMAPA trabajaron con ella en esas visitas, así como en reuniones individuales con partes interesadas en el gobierno y el sector privado. Esta semana MMAPA se reunió con la comisionada residente Jenniffer González en (Washington) D.C., fueron parte de las reuniones en el Capitolio (federal) para adelantar la extensión de (fondos de) Medicaid, que fue aprobada el miércoles en la Cámara de Representantes y regularmente se reúnen con el secretario de Salud, (Rafael) Rodríguez, para apoyar sus múltiples iniciativas.

Los cambios en el gobierno no implican cambios en las necesidades del sistema de salud o de sus usuarios. El sistema de salud de Puerto Rico necesita ayuda ahora y ninguno de nosotros tiene tiempo para perder esperando que alguien más vaya voluntariamente a resolvernos los problemas. Prefiero mirar hacia el frente, no hacia atrás. MCS es el único plan de salud que no está involucrado en Vital, pero todos sabemos que el asunto de Vital es una investigación en curso. No obstante, creo que la mejor estrategia para todos es continuar actuando con ética diariamente y procurando ayudar la crisis de salud de Puerto Rico hoy. Sencillamente, creo que Puerto Rico necesita trabajar para fortalecer su credibilidad en (Washington) D.C., y para mí la fórmula es muy sencilla. Puerto Rico y sus portavoces deben comunicar lo que van a hacer, entonces ejecutar de forma cabal y en cumplimiento lo que dijeron que iban a hacer, y la gente les va a creer la próxima vez que toquen a su puerta para decir o pedir algo. Creo que la salud, como industria, y Puerto Rico, como un todo, necesitan regresar a estos pasos muy simples pero que generan confianza.

¿Qué cree de los nuevos incentivos, como el programa de repago de préstamos estudiantiles, para retener doctores, dentistas e investigadores?

—Creo que a primera vista los incentivos son el inicio de una buena idea y de seguro son bien intencionados. Sin embargo, al ir al detalle, se quedan cortos. En resumen, no creo que los trucos basados en recortes contributivos vayan a funcionar a largo plazo. Creo que fundamentalmente el gobierno debe poner toda su energía en conseguir más fondos federales, particularmente en MA, para inyectar dinero rápidamente en el sector privado, con pesos y contrapesos apropiados para que la mayoría de ese dinero vaya a manos de los mejores doctores.

Para mí toda esta situación está muy clara. El éxodo de médicos comenzó en 2011, cuando comenzaron en Puerto Rico los recortes por el Obamacare (Affordable Care Act). Nuestro ingreso por MA bajó hasta 20% por miembro desde 2011. De ese total, 85% se le ha quitado a la comunidad de cuidado de salud. Cuando esos recortes se hicieron realidad, los doctores comenzaron a irse. Si se aumentan los fondos federales, más doctores se quedarán. Lo garantizo.

¿Qué haría para retener a proveedores de servicios de salud?

Implementaría cambios muy fundamentales en el sistema, algunos que ya se han hecho en el pasado en Puerto Rico. Por ejemplo, a los médicos que reciban sus grados en el sistema de la Universidad de Puerto Rico se les debe requerir proveer cinco años de servicio con paga en el sistema de salud una vez se gradúen. Este requisito sería en lugar de pagar altísimos costos por su educación en la escuela de medicina, que el doctor tendría que pagar mientras estudia o recompensar a la institución si quiere liberarse del requisito de servicio tras recibirse como médico. Una vez más médicos jóvenes y bien cualificados decidan o se les requiera quedarse en Puerto Rico, implementaría centros de excelencia o clínicas del plan Vital, para que esos doctores sirvan exclusivamente a esa base de pacientes.

La realidad es que Puerto Rico tiene la misma cantidad de hospitales en 2019 para 3.1 millones de residentes que la que tenía en 2009 para 3.9 millones. La matemática no cuadra. Por ello, si se toman los hospitales públicos actuales, se crean cínicas de cuidado primario en ellas, así como instalaciones de apoyo que incluyan servicios de salud mental y terapia física y ocupacional, el gobierno podría avanzar hacia reposicionar estas instalaciones como “centros de excelencia” para suplir las necesidades de la población de Vital.

LINK ORIGINAL: El Nuevo Día

Entornointeligente.com

Nota de Prensa VIP

Smart Reputation