Fernando Pereira invitó a Lacalle Pou y a Talvi a discutir sobre los Consejos de Salarios - EntornoInteligente
Entornointeligente.com /

El presidente del PIT-CNT, Fernando Pereira, en entrevista con La República, analizó los contenidos programáticos que impulsan los candidatos Luis Lacalle Pou y Ernesto Talvi en materia de trabajo, cuestionó que el Partido Colorado deje abierta la posibilidad de propiciar la construcción de sindicatos amarillos y fustigó «el tono despectivo» del candidato del Partido Nacional al referirse a los sindicatos.

«Cometió el delirio de contestar algo que nadie le pidió» sostuvo el presidente del movimiento sindical. De todos modos, dijo que «entiende» que los candidatos de los partidos opositores hayan elevado el tono de sus críticas en tiempo electoral.

«No se trata de discutir titulares, sino los contenidos de algunas propuestas que son realmente preocupantes». En este sentido, invitó a los candidatos a discutir sobre los Consejos de Salarios.

Pereira dijo a La República que «siempre sucede» que en los programas de gobierno que presentan los partidos políticos «se escribe menos de lo que en realidad se va a hacer».

En este sentido, explicó que «simplemente leyendo lo que han escrito uno siente pavor ante algunas propuestas de los candidatos, que son realmente conservadoras. Solamente para empezar a detallar algunas, en programa del Partido Colorado, Ernesto Talvi plantea reivindicar el derecho de los trabajadores no afiliados a negociar colectivamente.

¿Qué es esto? ¿La construcción de sindicatos amarillos? ¿Quién va a negociar por los que no están organizados? ¿Quién los va a representar? ¿El espíritu santo? ¿O se va a incentivar la construcción de sindicatos amarillos como ha pasado en otras partes del mundo?».

En este sentido, Pereira afirmó que los sindicatos amarillos han sido «un desastre del mundo laboral». Por el contrario, defendió las pautas de la OIT sobre las organizaciones con mayor representatividad como únicas interlocutoras válidas de la negociación colectiva. «No sé quién lo pudo haber asesorado en este tema» se preguntó.

En otro orden, se refirió a otro aspecto del programa de gobierno que impulsa Ernesto Talvi en el que plantea «establecer mecanismos concretos para la prevención y resolución de conflictos y esto claramente tiene que ver con las cámaras empresariales.

Recordemos que hubo en este país una negociación dura y extensa en la que llegamos a un acuerdo con los que en su momento eran presidentes de las cámaras de Industria y Comercio. Entonces establecimos que trasladaríamos la base del acuerdo a nuestras respectivas organizaciones. Pues las cámaras empresariales lo rechazaron.

No es que no se haya trabajado en la prevención del conflicto, es que las cámaras empresariales no estuvieron de acuerdo con el protocolo de prevención de conflictos que después fue saludado por muchos».

Ocupación

Pereira explicó que el programa del Partido Colorado también establece «derogar el decreto 165» y «dice una barbaridad, como que en la Constitución y la ley no existe la modalidad de huelga de ocupación.

Entonces, leen la OIT cuando les conviene y cuando no les conviene, no. En el libro de los expertos de normas de la OIT expresan con claridad meridiana que la ocupación es un derecho, una forma de hacer huelga, salvo que ésta se transforme en violenta, cosa que Uruguay obviamente no sucede y además es una de las variaciones de la huelga menos comunes».

En otro capítulo del programa de gobierno, se plantea que «hay que tener un modelo de negociación colectiva que manteniendo la relevancia de los consejos de los convenios a nivel sectorial, tenga la capacidad de reflejar las situaciones económicas de las empresas y en particular que puedan presentarse tanto en carácter estructural como coyuntural», repasó Pereira, «pero hoy si una empresa tiene una situación difícil puede descolgarse del convenio colectivo de rama, lo que tiene que presentar es la información y la documentación que acredite que esto es así.

El problema es que no se presenta nadie a descolgarse porque nadie quiere presentar los números –aparentemente- de lo contrario no se entiende que se diga que hay empresas que tienen dificultades y que no se presenten a utilizar este instrumento en el Consejo de Salario.

Es decir, algunas de estas propuestas son realmente conservadoras porque –insisto- uno no discute con los candidatos, porque yo particularmente no tengo ningún problema ni con Lacalle Pou ni con Talvi, creo que son personas respetuosas que se dirigen a la población en forma adecuada, que tienen vínculos con las organizaciones, incluso con nosotros, pero las ideas que están planteando realmente son para temer».

Modelo importado

«Una de las cosas que plantean es estudiar la implementación de un sistema de cuentas de actividad personal inspiradas en la reforma laboral francesa del 2015.

¿Pero cuáles son los resultados de la reforma laboral francesa? Porque yo entiendo que suena precioso lo de la libertad, igualdad y fraternidad, pero la reforma laboral del 2015 construida en Francia, ¿tiene algo que ver con la libertad, la igualdad y la fraternidad? ¿O lo que ha generado es un gran lío en Francia? Cómo se entiende la movilización de los chalecos amarillos si no es en contra a un número de reformas muy importantes que llevó adelante el presidente Macrón y que tiene el rechazo de buena parte de la sociedad, de la sociedad más estructurada y organizada en sindicatos, pero también de la sociedad que en forma masiva ha salido a las calles a responder, a protestar.

Hay que tener cuidado cuando se hacen propuestas de este tipo. Uruguay tiene un modelo de relaciones laborales que lo coloca a la vanguardia a nivel planetario de acuerdo a la CSI, que es la Central Sindical Internacional más grande del mundo.

Entre los primeros 12 países del mundo en materia de relaciones laborales y protección de derechos. Modificar lo que está bien parece absurdo.

Si hay que hacer ajustes en los Consejos de Salarios, si hay que recategorizar -porque es claro que el sistema de categorías está un poco anticuado y básicamente porque los empresarios se han negado a modificar la estructura de categorías- si hay que discutir temas de profundidad como la productividad, si hay que discutir en forma más amplia la competitividad del país, obvio que el movimiento sindical va a estar dispuesto a discutir, lo que no se puede discutir es planteando que la conservación de los empleos tiene que ser con la flexibilidad en el mundo del trabajo y esto quiere decir, ganando menos.

Lo que pretenden decir en realidad es que para mantener empleos tenemos que ganar menos o tener horarios flexibles o tener peores condiciones de trabajo.

Esto es lo que rechina. Por otro lado, Lacalle Pou sostiene que si es electo Presidente no tiene que compartir el poder con los sindicatos, que no lo va a hacer y menos con los sindicatos, dice. Una actitud un poco despectiva, creo que sin querer, porque de otra manera es inexplicable en alguien con quien tenemos un vínculo adecuado».

Discursos

«Miremos las empresas que han cerrado. Y si se hace un análisis serio, más allá del discurso muy conservador pero además muy mentiroso, que plantea por qué han cerrado las empresas, comprobamos que ninguna ha sido cerrada por un problema con el sindicato.

No cerró ninguna de las grandes por motivos sindicales, Por ejemplo, Fripur no cerró por problemas con el sindicato, si ni siquiera dejaba tener sindicato, (por las políticas represivas) y no tenía organización sindical.

Mirás una por una las empresas, los motivos por los que se fueron y ninguna fue por el movimiento sindical. Sin embargo en las redes sociales ves que hay quienes plantean una y otra vez que las empresas se van de Uruguay, y que las inversiones se van de Uruguay por la actitud intransigente de los sindicatos y eso no pasa ni en una sola vez.

Pero Lacalle plantea que no va a compartir el poder, y mucho menos con los sindicatos. Es un poco despectivo, pero independientemente de lo despectivo, es que nadie se lo pidió.

Si el movimiento sindical le hubiera pedido a él o a cualquier otro candidato la posibilidad de compartir el poder para dirigir los destinos de la nación, sería un delirio del movimiento sindical y sería un delirio que alguien nos dijera que sí.

El delirio de contestar que no a algo que nadie se lo planteó, ni se lo vamos a plantear. Lo que sí le vamos a plantear es si va a defender o no los derechos de los trabajadores, lo que sí queremos claramente, si en los consejos de rama de actividad, de salarios por rama de actividad va a defender que los ajustes salariales se hagan en el marco del tripartismo, porque si dice que no, naturalmente que vamos a tener una campaña en contra de esa posición porque esto implica que todos los trabajadores que estén por encima del laudo de la categoría no negocian más tripartita sino bipartitamente.

En Uruguay ya pasó la negociación bipartita entre el 92 y el 2004 y lo que surgió es que la mayoría de los grupos negociaron mal y a la baja por debajo de la inflación y en algunos casos sin incremento y algunos trabajadores se acordarán de ajustes del 1,5%.

Entonces no se trata de discutir semántica o de una frase, nosotros no estamos enamorados de la frase Consejo de Salarios, sino de los contenidos de los Consejos de Salarios, pero tenemos también la cabeza abierta porque si hay que ampliar la temática lo haremos, de hecho ya se ha hecho en el último tiempo, vinculado a la formación profesional, a la construcción de políticas activas no discriminatorias o de políticas vinculadas a la protección del lugar de trabajo o a las cláusulas de género, pero puede haber muchísimos otros temas vinculados a cómo fomentar más empleos en el Uruguay.

De hecho, el movimiento sindical le planteó a las cámaras empresariales y al Gobierno la construcción de un foro, de un grupo de trabajo que se dedicara al tema del empleo, al tema de inversión, a cómo se construye empleo nacional, algo que en aquel momento le llamamos Consejo Superior por el Trabajo y los que no tomaron el guante fueron las cámaras empresariales.

Por tanto, no se trata de discutir titulares ni de discutir con el candidato porque sí; las propuestas que están escritas y las que han manifestado verbalmente — algunas por cierto bastante duras- pero no se trata de eso porque en campaña uno puede entender que alguien se pase un tono, dos tonos o diez tonos, lo que son realmente preocupantes son los contenidos.

Y por ello los dirigentes sindicales alertamos a nuestros compañeros, que los contenidos que contienen los programas, tanto de Lacalle Pou como de Talvi, son preocupantes, pero fundamentalmente estas expresiones públicas que han hecho en los medios de comunicación, pueden llevar a que la negociación colectiva pierda contenido.

No es que deje de existir el titular Consejo de Salarios, capaz que eso se mantiene, pero si se mantiene y no tiene las facultades que ahora tiene, vamos a tener una cáscara vacía.

Y no somos tan ingenuos para que nos vendan una cáscara vacía, en todo caso daremos el debate y lo daremos antes y después de la elección. Lo que tiene que quedar claro es que si alguna de estas prácticas van a ir a fondo, van a ir a debilitar los Consejos de Salarios, el movimiento sindical va a estar parado en el lugar que tiene que estar, defendiendo los intereses de los trabajadores» concluyó.

LINK ORIGINAL: La Republica

Entornointeligente.com

Advertisement

Nota de Prensa VIP

Smart Reputation

170786