Fastfood para los policías y militares - EntornoInteligente

Fastfood para los policías y militares

Entornointeligente.com /

Recuerdan mis lectores que hace más de un mes publiqué un artículo sobre mi incredulidad cuando me enteré que en dos días se evacuó el informe técnico para autorizar la construcción de la nueva terminal de buses en Albarrancho. Destaqué que por ocho oficinas y en sólo 16 horas laborales, circularon 23 paquetes de documentos relativos al proyecto. Dije que este hecho constituía un favoritismo escandaloso; y después de unos días el Concejo Municipal terminó abrogando la ley municipal que autorizaba el asentamiento, debido a muchas otras irregularidades detectadas en el ejecutivo municipal. Ahora ocurre que en 12 horas el alcalde de Cochabamba, delegó a su Secretario General que adjudique directamente el contrato de alimentación para los policías y militares, que resguardan nuestras calles durante esta cuarentena.

Exactamente el 16 de abril pasado fue que, a las seis de la madrugada (estimo con algo de ironía), los servidores públicos de la Alcaldía se dieron cuenta de que no tenían un reglamento para contrataciones en casos de desastres y emergencias. Inmediatamente se pusieron manos a la obra y corrieron (textual) el trámite para requerir cuatro informes de la Secretaría de Desarrollo Humano, del Departamento de Asuntos Constitucionales, de la Secretaría de Asuntos Jurídicos, de la Jefatura de Normativa Municipal y de la Secretaría General de la Alcaldía; que como el rayo aparecieron aprobados; y el Alcalde sin chistar firmó el decreto y lo publicó en la Gaceta a media mañana (supongo), olvidando publicar el reglamento.

Vuelvo a sospechar que, ni bien se publicó ese decreto, apareció una orden de compra de las 2.326 raciones diarias. Alguien que compite en torneos de magia elaboró las especificaciones técnicas para ser directamente notificadas al empresario beneficiado y, a velocidad luz, éste presento su oferta de raciones de pollo a la mostaza con arroz, en salpicón, en hamburguesa, en revuelto; en fin, pollo con papas.

Ya estaba todo listo al mediodía del jueves 16 de abril para pasar a la oficina del responsable de evaluación, quien de forma casual tiene que recomendar la aprobación de la propuesta porque el precio ofertado no supera lo presupuestado. En la tarde ya se resolvió la adjudicación. Así de simple y rápido.

Se adjudicó directamente a un empresario que no presentó el Registro Único de Proveedores del Estado (RUPE). Cualquier mortal sabe que el RUPE es un requisito indispensable para participar en contrataciones públicas con montos mayores a Bs. 20.000. El contrato que pactó la alcaldía es de Bs. 480.000 y pico; por la compra de 1.163 raciones en la mañana y otras tantas en la tarde; y por 15 días.

No reprocho la compra, cuestiono el proceso que no duró más de 12 horas hábiles, digamos de sol a sol y, lo que es peor, sin considerar a proveedores experimentados que sí tenían RUPE y que estaban en condiciones para presentar cotizaciones como establece la norma.

Todos alentamos la solidaridad con los guardianes del orden para que tengan una alimentación digna, que compense su sacrificio durante la cuarentena. Lo extraño es que son servidores públicos que tienen dotación alimentaria desde sus propias instituciones, las FFAA y la Policía; y la Alcaldía decidió gastar casi medio millón de bolivianos sin coordinar el suplemento a la dotación ordinaria. Pero en fin, el gasto se hizo y la población duda cada día más de su alcalde.

En todo este ajetreo he revuelto virtualmente, como buen hacker, la Gaceta Municipal y no he encontrado la publicación del famoso reglamento de adquisiciones en caso de desastres. El Alcalde publicó su decreto pero no el reglamento. Esto me ha permitido descubrir una gran debilidad en la publicación de la normativa municipal. De verdad la Gaceta Municipal se ha convertido en una amenaza para la población que tiene derecho a estar informada, porque existe alguien que, con fines oscuros, decide qué publicar y qué no. De hecho, nadie tiene acceso a absolutamente nada que complique la vida del Alcalde. Todo ya es un misterio sobre la transparencia en la gestión municipal. La verdad es que nadie sabe cómo terminará todo esto. Una pena.

 

El autor es abogado

LINK ORIGINAL: Los Tiempos

Entornointeligente.com

Ir a Smart Reputation

Publicidad en Entorno

Allanamiento a las oficinas de EntornoInteligente

Adscoins

Smart Reputation