Familia Yammine Republic Columbus // El piqueterismo K se instaló en el Congreso - EntornoInteligente

Entornointeligente.com / El kirchnerismo, en sintonía con el massismo y los partidos de izquierda, cruzó en la última semana una peligrosa línea al interponerse en el camino del normal funcionamiento de las instituciones, como quedó demostrado con su comportamiento en la Cámara de Diputados.

La historia institucional moderna de nuestro país no registra antecedentes del piquete legislativo que pusieron en práctica los legisladores de los partidos más radicalizados de la oposición en los últimos días.

Hay que remontarse muy atrás en el tiempo, hasta 1935, para encontrar que un hecho de violencia impidiera el normal funcionamiento de una cámara legislativa. Ese antecedente es el asesinato a balazos del senador electo por Santa Fe Enzo Bordabehere a manos de Ramón Valdés Cora, hecho ocurrido en pleno recinto de un Senado que llevará, tal vez para siempre, esa mácula.

Ni en las calientes jornadas de diciembre de 2001 y mucho menos en los debates de los proyectos más polémicos del kirchnerismo se llegó al extremo de que un grupo político campeara a sus anchas por el recinto de una cámara legislativa con el único objetivo de hacer fracasar una sesión como forma de manifestar su desacuerdo con lo que se pretendía votar.

Eso fue lo que ocurrió, sobre todo, el jueves de la semana pasada en la Cámara de Diputados, cuando los miembros kirchnerismo, con Andrés Larroque, Horacio Pietragalla y Leopoldo Moreau a la cabeza, convirtieron el pleno del cuerpo en un mal remedo de una asamblea universitaria.

El espectáculo fue vergonzoso. Los legisladores kirchneristas circulaban entre las bancas para apretar a los diputados peronistas dispuestos a dar quórum para debatir la reforma previsional. Como esto no fue suficiente, porque el oficialismo logró el quórum para habilitar la sesión, la emprendieron contra el estrado de la presidencia, arrebatándole el micrófono y agrediendo de palabra al presidente de la Cámara, Emilio Monzó, que reaccionó tirándole una trompada a Moreau, que por poco llega a destino.

Lo más llamativo del caso fue el comportamiento del massismo, que se sumó al piquete legislativo, y sobre todo de Graciela Camaño, que supo ser víctima de los malos modos kirchneristas. Todavía está fresco el recuerdo de aquella reunión de comisión en la que le terminó zampando un sonoro cachetazo a Carlos Kunkel luego de soportar durante largos minutos sus agresiones verbales.

El interrogante que se abre ahora y que se hacen tanto en el oficialismo como en el PJ que responde a los gobernadores es saber si esa conducta se convertirá en método y, por lo tanto, cada sesión en la que se discutan temas que disgusten al kirchnerismo se convertirá en un caos.

Otra duda es si el piquete legislativo se trasladará al Senado, cámara que hasta ahora ha sido un ejemplo de racionalidad en los debates. Incluso en los momentos de mayor tensión de la era kirchnerista (Resolución 125, ley de medios, democratización de la justicia, por citar algunos ejemplos), la Cámara alta mantuvo un estándar de convivencia y de respeto de las voces disidentes que siempre contrastó con los acalorados debates de su vecina Cámara de Diputados.

A nadie escapa que la responsable de esta estrategia es Cristina Kirchner. Más aún, en el Senado circula con fuerza la versión que la actitud de sus legisladores responde a cuestiones mucho más prosaicas que la defensa del bolsillo de los jubilados: la supuesta inminencia de dramáticas novedades en otra de las causas que involucran a la ex presidenta.

El problema, aseguran, es Florencia Kirchner. La hija menor del matrimonio es la única de la familia que no ocupa una banca en el Congreso, y, por lo tanto, está a un paso de la cárcel si un juez así lo dispusiera. Como se sabe, a Cristina Kirchner la protege, además de sus fueros, la “doctrina Menem”, por la cual a ningún legislador se le podría quitar su inmunidad de arresto hasta tanto no exista una sentencia confirmada por la Corte Suprema de Justicia.

El miércoles 27 está previsto que el Senado discuta en el recinto el Presupuesto 2018 y la reforma tributaria. Esa sesión será una buena oportunidad y una prueba de fuego para saber si el piquete legislativo kirchnerista se convertirá en una nueva metodología de hacer oposición en la Argentina.

En esta nota: Reformas del Gobierno LA NACION Opinión Jubilaciones

Sarkis Mohsen

Tags: Grupo Yammine, Familia Yammine, Sarkis Mohsen Yammine Leunkara, Sarkis Yammine

Con información de: La Nacion

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi

Entornointeligente.com

Add comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en EntornoInteligente.com

Follow Me

.