Evo y Arce: el tiempo que le sobra a uno, le falta al otro » EntornoInteligente

Evo y Arce: el tiempo que le sobra a uno, le falta al otro

Entornointeligente.com / Wilfredo Chávez, es el nombre del procurador de Evo Morales; ejerce de abogado personal desde que el hombre huyó después de renunciar en 2019; un procurador no es otra cosa que una “persona autorizada legalmente para ejercer ante los tribunales la representación de otra persona en un proceso judicial”.

El problema es que Wilfredo Chávez también se llama quien está a cargo de la Procuraduría General del Estado y es el mismo del que se escribe arriba y eso debería marcar la diferencia, porque la Procuraduría General del Estado es una institución de representación jurídica pública que tiene como finalidad promover, defender y precautelar los intereses del Estado y eso es precisamente lo que Chávez no está haciendo.

Wilfredo Chávez usa la institución para posicionar un relato que, allá donde intenta hacerlo, entiéndase UE, NNNUU y OEA, saben muy bien qué pasó en Bolivia los 21 días transcurridos entre las elecciones fraudulentas del 20 de octubre y la renuncia, de Evo Morales y Álvaro García.

Chávez comienza negando las renuncias de cuatro cargos fundamentales de la estructura de poder en el país. Resulta ocioso intentar negar que los dos citados arriba renunciaron porque el país los vio en vivo; cínico intentar que la gente crea que Adriana Salvatierra no renunció por decisión política (la decisión de Evo Morales) como un acto de lealtad y militancia y, no saber que el diputado Borda decidió su renuncia antes de que Morales haya hecho conocer la suya, desde Santa Cruz, haciendo dejación de la presidencia de Diputados y de su curul incluido, porque, dijo, que lo habían amenazado con secuestrar o habían secuestrado, a su hermano (eso no queda claro porque no se sabe de ello con certidumbre; las condiciones políticas del momento eran muy complicadas).

No debiera insistirse con eso, pero se lo hace para ir más atrás y tratar de instalar que no hubo fraude en las elecciones, como si la OEA no hubiera demostrado el fraude y como si Evo Morales y García Linera no hubieran sido los únicos que, en su momento, avalaban la auditoría que después intentaron negar.

Atentos a esto: 1 de noviembre de 2019: Evo Morales aseguraba a quien lo quiera escuchar que la oposición y los cívicos habían posicionado la idea del fraude, y por ello “pidió” aceptar el trabajo de la OEA. “Para saber si hubo fraude o no, tiene que haber alguien que lo diga”, afirmó.

Por su parte, García Linera aseguraba “que la comisión de expertos de la Organización de Estados Americanos (OEA) que realiza la auditoría a los comicios del 20 de octubre “es confiable”, porque representa a los Estados latinoamericanos” (Página Siete”).

“Tenemos que confiar en su transparencia y en su representación”, dijo García Linera en la entrevista que brindó, desde Buenos Aires, al programa Perspectivas, que se difunde por CNN en español.

Chávez, la Fiscalía y otros, soslayan el informe investigativo-policial

Caso “Tribunal Supremo Electoral 2”, Nº 201102012000148, en el que se lee: “Tiempo anterior a las elecciones generales del 20 de octubre de 2019, se reunían de manera privada los vocales Lucy Cruz, Lidia Iriarte, Idelfonso Mamani y Edgar Gonzales, todos ellos formaban parte del grupo del Movimiento al Socialismo-IPSP “Bloque Simón Bolívar”, demostrando afinidad al partido del Movimiento al Socialismo, incluso han participado de reuniones con los Srs. Juan Evo Morales Ayma, Álvaro Marcelo García Linera, Héctor Arce Zaconeta, Carlos Romero y otros ministros”.

Ese informe refiere que, a partir del lunes 12 de agosto de 2019, a horas 03:52, comienzan a llegar expertos mexicanos en fraude informático que se apropian del control del sistema informático del TSE y empiezan a “preparar” los sistemas para ejecutar el fraude, en caso de que hubiera necesidad (esto significaba, si no conseguían, por votos, el resultado que esperaban) y así pasó, detuvieron el TREP y ejecutaron el fraude la noche del 20 de octubre del 2019.

El evismo posiciona a sus “leales”; Chávez en Bolivia, Llorenti, Pary, Arce Zaconeta y otros en el extranjero, allá donde puedan imponer la negativa del fraude; están preparando su “operación Kutipuy” (volver en quechua). Sin fraude, hay triunfo, con triunfo, hay retorno. Eso lo sabe Arce Catacora, que trabaja para quedarse, así, sin carisma, sin luces, con radicalidades, tratando de mostrarse “más revolucionario que el huido y más duro que él”; es su manera de resistir el embate, callado, a la batalla interna; él sabe que en el partido pierde; quiere hacerse de la calle.

Esa va a ser la batalla que se librará, si Chávez y los otros lo hacen bien, entre octubre y febrero… tiempo es lo que le sobra a Evo Morales y lo que le falta a Arce.

 

El autor es periodista

LINK ORIGINAL: Los Tiempos

Entornointeligente.com

www.smart-reputation.com

Noticias de Boxeo

Boxeo Plus
Boxeo Plus
Repara tu reputación en Twitter con Smart Reputation
Repara tu reputación en Twitter con Smart Reputation

Adscoins

Smart Reputation

Smart Reputation