Estoy emocionada para el Grado 40 - EntornoInteligente
Entornointeligente.com /

Por Mary Laura Philpott

Cuando estaba en la escuela, una compañera de clase una vez regresó al campus en septiembre para anunciar que de ahora en adelante, ella usaría su segundo nombre. Adiós Megan, hola Jules. Sus amigos pasaron una semana preguntándole sobre su elección y luego siguieron adelante. Era un nuevo año escolar y todos comenzaban de nuevo. Alguien tenía un nuevo corte de pelo y aretes; alguien tenía anteojos; alguien dejó de jugar fútbol y se unió a la orquesta; alguien cambió de mesa de almuerzo. Vaya cosa.

Ahora tengo celos de mi infancia cuando recuerdo que cada otoño podíamos comenzar de nuevo, como si nuestras vidas estuvieran recibiendo una actualización de software de rutina. Limpiaba mi mochila, botaba cuadernos viejos, alistaba lápices nuevos, me medían los pies para zapatos nuevos y llegaba a la escuela lista para aprender. Lamentaba el final del verano, pero también me encantaba la sensación de posibilidad que significaba un nuevo grado. El misterio y la posibilidad no vienen a llamarnos tan a menudo en la edad adulta. Cuando salimos de la escuela, perdemos ese aviso anual de reinvención. Lo extraño.

Sin esa oportunidad automática de reintroducirnos al mundo, tenemos una oportunidad de reinicio sólo si la creamos. Así que he decidido que voy a mirar este otoño como si estuviera comenzando el siguiente nivel en la escuela. Si hago bien las cuentas, eso me pondría en (espere mientras cuento en los dedos) décimo cuarto grado.

Estoy comenzando el grado 40 cambiando la forma en que asigno mi tiempo Primero, configuro mi alarma 12 minutos más temprano, descargo la aplicación Calm y agrego meditación guiada a mis mañanas. Antes de comenzar a responder a varios estímulos, quiero comenzar el día en mis propios términos, en paz. En segundo lugar, he reducido mis horas en mi trabajo diario, lo que significa que podré sentarme a escribir casi todos los días en lugar de abrir el correo electrónico del trabajo. ¿Meditar durante unos minutos me ayudará a adoptar un enfoque más sereno de la vida? ¿Haré más trabajo en mi nuevo horario? O con menos ingresos regulares y más soledad, ¿me quebraré o me volveré loca? ¡En 40º grado, lo descubriré!

No soy la única que conozco con planes de mezclar las cosas este otoño. Hay algo en esta época del año, incluso tan lejos de nuestros días de estudiantes, que indica un nuevo comienzo. Una de mis amigas, que ahora estaría en el 42° grado, está tomando el concepto de nuevo año escolar-nuevo-yo literalmente, comenzando clases al mismo tiempo que sus hijos en primaria, el primer paso de un plan para obtener su maestría y hacer un cambio de carrera. Una amiga en el grado 39 finalmente está comenzando terapia, comprometida a descubrir si es hora de terminar con una relación que ya no parece estar funcionando para ella.

El cambio no tiene que ser permanente, una lección que aprendí con algunas de mis juveniles reinvenciones de regreso a la escuela. Cuando regresé a la universidad para mi tercer año, decidí reinventarme como fumadora. Me gustaba tener una razón para pasar un rato en la periferia de las fiestas, recostada contra una puerta, soplando humo por el costado de mi boca. Disfruté el rápido destello de atención que recibía cuando sacaba un encendedor. Me alegro de haberlo dejado finalmente, pero recuerdo con cariño esta afectación mal aconsejada cuando me encuentro dudando de probar cosas nuevas. Siempre puedo probar un nuevo hábito y, si no me gusta, dejarlo.

Como madre, veo a mis hijos reinventarse cada año escolar. Han pasado por sus fases de Lego, sus fases deportivas, sus fases de drama, sus fases de comunicación sólo a través de los ojos. Sin embargo, puedo ver tramos enteros de su infancia donde yo pasé años en la misma fase. Apoyarlos a medida que se convierten en las personas en las que se están convirtiendo requiere tanto tiempo y energía que, a menos que me concentre activamente en mi propia evolución, puedo olvidar que todavía me estoy convirtiendo en alguien también.

Leeré libros que normalmente pasaría por alto y escucharé a personas que saben cosas que no conozco y van a lugares donde no he estado, porque para esta época del año próximo quiero haber crecido, y no en talla de zapatos.

LINK ORIGINAL: El Colombiano

Entornointeligente.com

Advertisement

Nota de Prensa VIP

Smart Reputation