ESPAÑA: El BCE se acerca un paso más al BOJ - EntornoInteligente

Entornointeligente.com / Expansión / A principios de noviembre, el presidente del BCE, Mario Draghi, habló de que las diferentes condiciones de otros bancos centrales como el Banco de Japón (BOJ) y la Reserva Federal de EEUU les llevaron a hacer compras de activos a gran escala, dando a entender que el BCE todavía no se planteaba tomar más medidas.

Sin embargo, en su discurso del viernes, Draghi dedicó más tiempo a hablar de lo que habían conseguido el BOJ y la Fed. Además, lanzó una nueva advertencia asegurando que el BCE necesitaría aumentar la inflación «tan rápido como fuera posible» de su nivel actual al 0,4%.

Es probable que Draghi esté pensando en seguir el ejemplo del BOJ, dado que el BCE parece moverse en la misma dirección. Draghi aseguró que, al igual que en Japón, las compras de activos podrían afectar al tipo de cambio, a pesar de la baja rentabilidad a largo plazo. El yen está en el mínimo de los últimos siete años con respecto al dólar. El tipo de cambio del euro es el principal canal por el que el BCE puede modificar la inflación de forma relativamente rápida. Desde su máximo de mayo, la moneda única se ha depreciado más de un 10% con respecto al dólar. No obstante, en ese periodo sólo ha caído un 4,4% en términos ponderados. Poco ha cambiado desde que el BCE anunciara la compra de activos en septiembre.

Hasta cierto punto, el BCE parece competir con el BOJ. Un yen más débil es un problema para Alemania, donde el crecimiento es muy flojo debido a la competencia de Japón en materia de exportaciones. También actúa como freno a la devaluación del euro. Aunque el yen representa solamente el 7,5% del índice ponderado, tendrá que devaluarse mucho más frente a otras monedas como el dólar y la libra para que el euro pierda valor. Sin duda hay una diferencia importante: el BOJ ha ido aumentando su balance, mientras que el BCE lo único que ha hecho es hablar de ello. El balance del BCE sólo ha crecido en 16.000 millones de euros, o el 0,8% desde que Draghi anunció sus planes de compra de activos. Además, el banco central vaciló a la hora de definir un objetivo de crecimiento y el mercado duda de que el BCE lo cumpla ante la ausencia de compra de deuda pública.

En cambio, el BOJ expuso claramente la cuantía de las compras. Al final, el BCE ha sido más reactivo que proactivo y la política monetaria no es la solución para todo. Un euro más débil no puede resolver los problemas monetarios de la eurozona, aunque puede allanar el terreno para poner en marcha reformas destinadas a impulsar el crecimiento y a relajar la presión fiscal.

En este sentido, el BOJ tiene problemas, ya que el aumento del IVA en Japón parece haber sumido al país en otra recesión. Y el BCE se enfrenta a la tarea casi imposible de intentar adaptar su política monetaria a las distintas condiciones de los 18 miembros de la eurozona. Desde el punto de vista político y logístico, se enfrenta a un problema mucho mayor que otros bancos centrales a la hora de comprar deuda pública.

Es probable que el BCE siga esperando a que los mercados le hagan el trabajo difícil. El viernes cayeron la rentabilidad de los bonos y el euro. Sin embargo, la sensación de apremio que parece teer Draghi está aumentando las posibilidades de que el BCE hable menos y haga más, como ocurrió con el BOJ.

Lea el artículo original publicado en The Wall Street Journal Europe

Con Información de Expansión

Entornointeligente.com

Follow Me

.