EntornoInteligente | Quince detenidos en el caso del profesor decapitado » EntornoInteligente
Entornointeligente.com /

El ataque El fanatismo religioso provocó un drama horrendo que sumió a Francia en un estado de hondo espanto e incomprensión. La alucinante decapitación, en manos de un islamista radical, del profesor de un liceo que ensenaba geografía, historia y libertad de expresión vino a sumarse a la extensa lista negra de asesinatos cometidos en Francia por el islamismo radical. El 5 de octubre, Samuel Paty pidió a los alumnos musulmanes que si no deseaban mirar las caricaturas del profeta Mahoma que iba a mostrar podían cerrar los ojos, darse vuelta o salir para no sentirse ofendidos. El viernes 16 de octubre fue decapitado por Abdouallakh Anzorov, un joven de 18 anos de origen checheno, que hizo ochenta kilómetros para llegar a Conflants-Sainte-Honorine, un municipio de 35.000 habitantes al noroeste de París

Desde París

La policía francesa está trazando la estructura que llevó al asesinato del profesor de secundaria Samuel Paty en una pequeña ciudad al noroeste de París. Ya hay quince detenidos que incluyen parientes del asesino que le cortó el cuello al profesor y subió la horrenda foto a las redes festejando la muerte de un infiel. También fue preso el padre de uno de los alumnos de Paty, que comenzó una violenta campaña de protestas contra el docente y publicó sus datos personales. El detenido más conocido es el dirigente islamista radical Abdelhakim Sefrioui, que llamó a atacar al profesor desde las redes. El gobierno francés también anunció que va a disolver varias asociaciones musulmanas que recibían beneficios fiscales pero se dedicaban a difundir mensajes de odio.

El ataque El fanatismo religioso provocó un drama horrendo que sumió a Francia en un estado de hondo espanto e incomprensión. La alucinante decapitación, en manos de un islamista radical, del profesor de un liceo que ensenaba geografía, historia y libertad de expresión vino a sumarse a la extensa lista negra de asesinatos cometidos en Francia por el islamismo radical. El 5 de octubre, Samuel Paty pidió a los alumnos musulmanes que si no deseaban mirar las caricaturas del profeta Mahoma que iba a mostrar podían cerrar los ojos, darse vuelta o salir para no sentirse ofendidos. El viernes 16 de octubre fue decapitado por Abdouallakh Anzorov, un joven de 18 anos de origen checheno, que hizo ochenta kilómetros para llegar a Conflants-Sainte-Honorine, un municipio de 35.000 habitantes al noroeste de París.

Paty era un profesor muy querido en el Collège du Bois-D’Aulne. Transmitía el saber de sus disciplinas, historia y geografía, combinando historias con otras enseñanzas como educación moral y cívica. Era uno de esos “profes” que sabía saltarse el programa para enriquecerlo e interesar a sus alumnos. La clase de ese 5 de octubre tenía que ver con todo eso: la religión, su dimensión social, sus contenidos y controversias. En ese capítulo entró el tema de las caricaturas de Mahoma y el ataque al semanario satírico Charlie Hebdo, cuyos responsables están siendo juzgados en París en estas semanas. 

De principio a fin, esta tragedia está muy lejos de ser el acto aislado de un fanatizado que perdió los estribos. Las investigaciones desnudan una secuencia donde intervienen otros padres del liceo, un islamista radical, otros secuaces y un hostigamiento inicial que empezó por ese boulevard de los cobardes en que se han convertido las redes sociales. El asesino de Paty actuó con un celo de perro sabueso que busca su presa. Cuando el viernes llegó a las puertas del colegio de Bois-D’Aulne llevaba cientos de euros en el bolsillo. Los repartió entre un grupo de alumnos a cambio de información para localizar al profesor Paty. Una vez que lo asesinó fotografió el cadáver decapitado y cargó la imagen a la red social Twitter con el mensaje “en el nombre de Alá, el todo misericordioso”. Le dedicó al texto al presidente francés Emmanuel Macron, a quien calificó como “el dirigente de los infieles”. Seguidamente escribió: “Ejecuté a uno de tus perros del infierno que osó rebajar a Mahoma“. La policía le siguió la huella y en vez de huir, Anzorov los enfrentó. El joven murió en el enfrentamiento.

El del viernes 16 fue el ataque terrorista número 54 que se produce en Francia desde 2012. Ha sido, sin embargo, el primer crimen cometido con el método de la decapitación y también el primero que sacude el alma de la República, es decir, la escuela donde se transmiten los valores centrales de la sociedad francesa inscriptos en todas las instituciones de la enseñanza pública: Liberté, Egalité, Fraternité. Fue también el tercer atentado en cinco años que ensangrienta la idea de libertad de expresión. El primero lo cometieron los hermanos Kouachi en enero de 2015 contra el semanario Charlie Hebdo. El segundo lo perpetró el pakistaní Zaheer Hassan Mahmoud, de 25 años, el 24 de septiembre cuando atacó a dos personas que estaban casualmente en la puerta de los antiguos locales del semanario satírico francés. 

La trama Entre el viernes y este lunes la policía arrestó a quince personas entre las que figuran cuatro alumnos sospechosos de haber dado información sobre el profesor. También hay detenidos en el entorno familiar del asesino, uno de los padres de un alumno que inauguró la movilización en las redes contra el profesor y el militante islamista radical Abdelhakim Sefrioui, catalogado como “radicalizado”. Según trascendió, Brahim C, el padre de uno de los alumnos, de nacionalidad marroquí y al frente de una asociación caritativa musulmana, « Aide moi », empezó la campaña en Facebook contra el profesor Paty. Una trama de mentiras, falsas acusaciones y una denuncia por “difusión de imágenes pornográficas” alimentaron la hostilidad durante una semana. 

El 8 de octubre, este padre radicalizado subió a Facebook un video donde reveló el nombre completo del profesor, su dirección y su número de teléfono. El radical Sefrioui también se sumó a la campaña de desprestigio del profesor, a quien acusó de “agresión” contra “la integridad psicológica de los alumnos”. Sefrioui y Brahim C armaron un escándalo enorme, incluso en el mismo colegio al que amenazaron con organizar manifestaciones en la puerta. Los hechos se fueron encadenando hasta que, sin que se sepa exactamente cómo, la fatwa contra el profesor Paty llegó hasta Anzorov, quien ejecutó la sentencia.

Las autoridades policiales han iniciado unas ochenta investigaciones y el Estado francés decidió disolver de inmediato varias asociaciones musulmanas, entre las cuales figuran CCIF, el Colectivo contra la islamofobia en Francia, y BarakaCity. Muchas de estas asociaciones funcionaban con cierta holgura, recibían fondos del Estado, gozaban de beneficios fiscales y, pese a ello, solían competir en la difusión de mensajes de corte odioso o radical. Aunque se han limitado mucho, todavía circulan en Francia páginas de YouTube con sermones que son declaraciones de guerra religiosa o imanes que explican las razones por las cuales no se debe escuchar música. Ahora, el gobierno centró sus medidas en esas asociaciones que, bajo cobertura legal, promueven la versión más radical del islam. 

Ya no caben dudas de que la operación contra el profesor montada por el islamista radical Abdelhakim Sefrioui y Brahim C condujo al acto de barbarie de la decapitación. Sin embargo, las asociaciones no son las únicas responsables implicadas en esta tragedia. También le incumbe una aplastante responsabilidad a ese basural sin control y lleno de patoteros anónimos que son desde hace mucho las redes sociales. En este sentido, la ministra delegada encargada de la Ciudadanía, Marlène Schiappa, convocó a una reunión a los responsables que tienen a su cargo en Francia las redes sociales Facebook, Twitter, Google, (en nombre de YouTube), TikTok y Snapchat. 

Este miércoles, el jefe del Estado francés presidirá un homenaje a Paty en el patio de la universidad de la Sorbona. Allí palpita aún el espíritu de las Luces y la filosofía de la enseñanza y el conocimiento. Este lunes, el Parlamento Europeo inauguró su sesión plenaria con un minuto de silencio en homenaje al profesor. Nadie termina de entender, pero los hilos que tejen este horror se ven a plena luz. Un incidente de corte menor ocurrido en una clase se convirtió en un espantoso asesinato fundado en tres actores: el islamismo radical, sus antenas en el país y la promoción de la venganza en las redes sociales. En esas redes se fraguó la sentencia de muerte. Y no sólo murió Paty: fue más honda la muerte de una tolerancia que, pese a todo, era un principio fundacional para intentar vivir en un crucero de diferencias.

[email protected] com

Entornointeligente.com

URGENTE: Conoce aquí los Juguetes más vendidos de Amazon
>

Más info…

Smart Reputation

Prince Julio César en NYFW 2020

Repara tu reputación en Twitter con Smart Reputation
Repara tu reputación en Twitter con Smart Reputation

Prince Julio Cesar en el New York Fashion Week Spring Summer 2021

Publicidad en Entorno

Advertisement

Adscoins

Smart Reputation