En México, la genómica creció muchísimo: Alejandra Medina  » EntornoInteligente

En México, la genómica creció muchísimo: Alejandra Medina 

en_mexico_2C_la_genomica_crecionmuchisimo_alejandra_medinan.jpg

Entornointeligente.com / El Laboratorio de Genómica Reguladora y Bioinformática utiliza herramientas y procesos avanzados de bioinformática para estudiar cómo el genoma humano organiza y modifica al sistema inmune. Estas investigaciones buscan entender cómo se defiende el cuerpo humano de infecciones y cómo aparecen enfermedades autoinmunes como el Lupus. En conversación con  Crónica , la investigadora de la UNAM Alejandra Medina Rivera, quien también es presidenta de la Red Mexicana de Bioinformática, dice que el mundo experimenta un  boom  de datos biológicos, a partir de la decodificación de genomas, y el cómputo es indispensable para analizar esos datos e interpretar cuando un gen está vinculado con alguna función o enfermedad.

“México es un país donde la genómica creció muchísimo”, dice la científica que pertenece a la primera generación de la Licenciatura en Ciencias Genómicas, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Posteriormente, obtuvo el grado de Doctora en el Centro de Ciencias Genómicas, con una investigación que elaboró parcialmente en la Universidad Libre de Bruselas. 

“El genoma humano nos llegó como un libro sin índice y con capítulos desordenados: Nosotros nos dedicamos a entender cómo es que las células saben qué parte del genoma ejecutar para diferenciarse o para ejercer una función. Por qué toman una u otra parte del libro”, dice la investigadora del Laboratorio Internacional de Investigación del Genoma Humano (LIIGH-UNAM), en Juriquilla, Querétaro.

La cantidad de datos es tan alta, que la bioinformática es indispensable en ciencias genómicas. Adicionalmente, México debe hacer sus propios proyectos de decodificación del genoma de población mexicana porque muchos de los bancos de datos existentes tienen datos de población de ascendencia europea, con poco a poco más datos africanos y asiáticos. 

En la Red Mexicana de Bioinformática, fundada en 2018, convergen expertos en padecimientos que preocupan en salud pública como cáncer, enfermedades metabólicas y autoinmunes.

“Hemos aprendido mucho. Hace pocos años se decía que la mayoría del genoma era ADN basura, sin funciones, y lo verdaderamente interesante era localizar y estudiar la ubicación de los genes. Ahora, gracias a grandes proyectos que se hacen en colaboraciones nacionales o internacionales, la bioinformática puede estudiar qué hace esos pares de bases que llamaron ADN basura. Proyectos muy grandes como ENCODE o Roadmap, que tienen grandes bases de datos, usan cómputo para hacer experimentos con atención en saber qué se está expresando del genoma o qué parte está interactuando con una proteína”, añade la joven científica que no sólo usa sino que desarrolla herramientas bioinformáticas originales. 

Hasta los nueve años de edad, Alejandra Medina Rivera pasaba mucho tiempo en Ciudad Universitaria de la UNAM, donde su mamá trabajaba como técnica académica en la Unidad de Psiquiatría de la Facultad de Medicina. Su papá también era egresado de esa casa de estudios y la vida familiar estaba muy vinculada con la Universidad. A esa edad temprana, Alejandra decidió tres cosas para cuando fuera adulta: estudiar en la UNAM, trabajar en algo donde pudiera usar bata sin tener que dar consulta y trabajar en algo donde pudiera usar calculadora.

“Soy muy mala en aritmética, si me pones a hacer la cuenta del restaurante colapso, pero si me pones a hacer ecuaciones, me encanta. Una de las razones por las que me dediqué a Genómicas es que no quería una carrera sin matemáticas”, dice la experta en estudiar mecanismos de inhibición y de expresión de genes. “De alguna manera sé que soy parte del esfuerzo global para entender el genoma”.

Al narrar su biografía habla con orgullo de su familia, enfoca la atención en los retos de crianza y educación que encararon debido a que su hermano tiene una discapacidad cognitiva. “Yo creo que esto nos permitió experimentar mucha empatía y generosidad hacia otras personas”.   

 

Investigación de células dendríticas

 

Alejandra Medina Rivera investiga actualmente las células dendríticas y su potencial para desarrollar inmunoterapias. Las células dendríticas inician el ataque a agentes infecciosos que entran al cuerpo, pero también pueden participar en errores que generan enfermedades autoinmunes como el Lupus. “Las células del sistema inmune son muy plásticas, toman decisiones para cambiar sus funciones. Es como si dijeran ‘Hoy voy a cambiar y comienzan a ejecutar otra función. Eso estamos estudiando”. Se requiere mucho trabajo de bioinformática, muestreo en México y también trabajo con pacientes. Por otra parte, la científica refirió que el proyecto genómico aporta información para hacer el Censo Nacional de Lupus.

 

LINK ORIGINAL: Cronica

Entornointeligente.com

www.smart-reputation.com

Noticias de Boxeo

Boxeo Plus
Boxeo Plus
Repara tu reputación en Twitter con Smart Reputation
Repara tu reputación en Twitter con Smart Reputation

Adscoins

Smart Reputation

Smart Reputation