En el fin del kirchnerismo, la firma envió a Brasil $ 1100 millones - EntornoInteligente

Entornointeligente.com / La salida del kirchnerismo coincidió con los meses más álgidos para Odebrecht en la Argentina, por los primeros cimbronazos del Lava Jato . El fin de una era, tras años con nutridos contratos en el país, se reflejó también en los números de la compañía. En 2015 la constructora obtuvo una ganancia de $ 760 millones, pero giró a la casa matriz de Brasil $ 1100 millones, al tiempo que redujo su capital social de forma abrupta.

Así surge de los últimos balances que Odebrecht presentó ante la Inspección General de Justicia (IGJ), que generaron algunas dudas en el organismo. LA NACION consultó sobre estos números a un perito contable, que consideró que “el dato llamativo es que la empresa decidió enviar a Brasil un monto superior a su ganancia anual, cuando en años anteriores el flujo de dinero había sido inverso”. Y agregó: “Hay que entender que todas las cifras podrían estar en entredicho por los pagos indebidos”.

Números En el país, la gigante brasileña registró a dos sociedades. La empresa “madre” es Constructora Norberto Odebrecht SA y es la sucursal de la casa matriz de Brasil. Esta filial es, a su vez, controlante de otra firma local, Odebrecht Argentina SA.

De acuerdo con los estados contables, durante 2015, Constructora Norberto Odebrecht SA obtuvo ingresos por sus trabajos por $ 1750 millones. Deducidos costos, gastos y el impuesto a las ganancias, el ejercicio le reportó una ganancia limpia de $ 760 millones y se repartieron dividendos por $ 124 millones.

Durante el kirchnerismo, la constructora ganó ocho proyectos de magnitud. Según los documentos, las obras en ejecución cuando terminó la gestión eran los gasoductos norte y sur (un contrato luego dado de baja por el ministro de Energía Juan José Aranguren), el soterramiento del Sarmiento y la planta potabilizadora de AySA, hoy casi terminada.

El movimiento más significativo de la empresa en 2015 fue una transferencia con la casa matriz por $ 1.191.511.243. “Llevaron una importante suma de dinero a Brasil, ellos deben hacer frente a muchas deudas por el Lava Jato “, explicó el perito.

Otro de los puntos llamativos es que Odebrecht decidió achicar, pronunciadamente, su capital social: pasó de $ 432 a $ 32 millones, mediante una “reducción voluntaria” decidida el 13 de noviembre de 2015. “Es una disminución que podría ilustrar una decisión de acotar los negocios, en un momento difícil para la empresa”, consideró el experto.

Según pudo conocer este medio de fuentes cercanas a Odebrecht, en la Argentina hubo una reducción de la estructura: Flavio Faría, histórico CEO de la empresa y quien mantuvo activas las negociaciones con el gobierno kirchnerista, regresó a Brasil. Se trata del ejecutivo señalado como uno de los que habrían entregado dinero negro en el país. Los trabajos que están pendientes hoy son conducidos por Ricardo Vieira, un ingeniero que trabajaba en las obras hasta que fue designado CEO de la sucursal.

De acuerdo con el balance de 2015, los principales activos de Odebrecht en el país fueron los “créditos con terceros por servicios”, que ascendieron a los $ 1500 millones. De ese monto, casi $ 750 millones son créditos que la empresa registró con sus socios locales: $ 441 millones corresponden al consorcio del soterramiento del Sarmiento (que la firma comparte con la italiana Ghella e Iecsa, la constructora que era del primo de Mauricio Macri). Otros $ 306 millones fueron con la UTE de la planta potabilizadora de AySA. Y $ 147 millones, con una sociedad con Techint por un proyecto de extracción de cloruro de potasio en río Colorado.

Como bienes de uso en la Argentina, la firma declaró $ 74 millones, entre maquinarias, equipos, instalaciones y rodados. Odebrecht no declaró ninguna propiedad inmueble en el país. Las deudas comerciales de la empresa, en tanto, ascendieron a $ 810 millones.

Fiscalización Con Odebrecht Argentina SA los números son distintos. Esa sociedad, creada en 2009, se dedica, casi exclusivamente, a proveer servicios a su controlante en el país. Uno de los puntos que llamó la atención de la IGJ fue el monto del capital social de esta firma ($ 50.000), dado que no guardaría relación con las actividades de la empresa.

Por el escándalo de los sobornos, la IGJ decidió intimar a la empresa a que explique parte del estado de sus negocios. En particular, pidió aclaraciones sobre las transacciones efectuadas con sus socios comerciales.

Junto con sus balances, Odebrecht le entregó a la IGJ una informe encargado a la consultora Price Waterhouse. Los auditores externos pusieron los números de la constructora en un paréntesis y explicaron que muchas de las cifras pueden estar en duda por el escándalo del Lava Jato . En un listado de “salvedades” los expertos señalaron que “la existencia de un sistema paralelo de pagos ilícitos revelaría que los controles internos del grupo Odebrecht fueron deliberadamente vulnerados”.

Los números de Odebrecht $ 760 millones

Fue la ganancia en el año 2015. El mayor activo de la empresa fueron los créditos con sus socios

$ 1191 millones

Es el monto que la sucursal argentina le transfirió a Brasil en 2015. Antes, el flujo de dinero era inverso

$ 400 millones

Odebrecht decidió hacer una “reducción voluntaria de su capital social”, que pasó de $ 432 a $ 32 millones

LA NACION Política

Sarkis Mohsen

Tags: Grupo de Empresa Familiar

Con información de: La Nacion

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi

Entornointeligente.com

Add comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en EntornoInteligente.com

Follow Me

.