El silencio se paga en las tarifas - EntornoInteligente
Entornointeligente.com /

Las historias sobre robos de servicios públicos son increíbles. La propia Superintendente de Servicios indicó que encontraron apartamentos de estrato seis con conexiones clandestinas para el aire acondicionado; en Pereira, algunas parcelaciones riegan zonas de cultivo con agua tratada, sin medición ni cobro; en Bogotá, el fraude en gas natural es también un negocio y qué no decir de la piratería de las señales codificadas de televisión por suscripción, donde cada día sorprende el ingenio para robarlas. Han sido permisivos y demasiado garantistas con lo que –sin querer queriendo– se ha estimulado: la perversa cultura de la ilegalidad. 

Las cifras de defraudación son escandalosas:  más o menos 380 mil millones de pesos en 2018. Sólo en gas natural, en Bogotá, 40 mil millones; en electricidad, en zonas rurales y comercio, 175 mil millones.

Si bien es cierto que debemos garantizar la seguridad jurídica y procesos transparentes para los buenos usuarios, hoy por hoy los grandes beneficiados son los que hacen fraude, casi hay que coger en flagrancia al responsable porque las normativas no permiten, mediante elementos probatorios seguros, demostrar que hay una conducta delictiva, más aún cuando hay que avisar anticipadamente que se van a hacer visitas para revisar los consumos  y, claro, ¡soldado avisado no muere en guerra! 

Hoy la normatividad y multas son un mal chiste, porque, por ejemplo, una vez comprobado el ilícito, después de un sinnúmero de procesos, solo se pueden recuperar hasta cinco meses de consumo, ni siquiera lo que robaron realmente. Además, no se puede cortar el servicio a los reincidentes quedando claro que robar paga y que esto es lo que esperamos cambiar con la ayuda de la Superservicios, la Policía, la Fiscalía, los jueces y la ciudadanía en general, a través de las nuevas normas que están por expedirse. Quedará claro que en cualquier momento se podrán usar las nuevas tecnologías y visitas para revisar consumos y –si es del caso– imponer multas fuertes para los reincidentes que en la tercera oportunidad pueden llegar a perder el servicio.

La cultura del más vivo está corrompiendo a la sociedad, se cuelan en los sistemas de transporte, las bases de datos como el Sisbén son irregulares, hay vandalismo sobre los bienes públicos y el mal sigue creciendo porque no hay implicaciones legales contundentes frente a estos comportamientos. 

Las pérdidas por hurto superaron los 62 mil millones de pesos el año pasado, pero lo más grave es la afectación a más de un millón doscientos mil usuarios.

Es importante crear grupos élite para perseguir estos delitos, como los hay para hurto de combustibles,  informáticos y fraude financiero.

Por supuesto la ciudadanía también tiene que ser activa en la denuncia porque, al ser indolentes, nos convertimos en cómplices y tendremos que pagar en la tarifa nuestro silencio. Llegó el momento de promover la cruzada contra el fraude y el robo si queremos expandir los servicios y tener mejor cobertura, además, menos robos serán menores tarifas. ¡No se quede callado, denuncie! 

*Presidente de la Asociación Nacional de Servicios Públicos y Comunicaciones-ANDESCO.

 

LINK ORIGINAL: El Heraldo

Entornointeligente.com

Advertisement

Nota de Prensa VIP

Smart Reputation