El PSC, "destape" en Barcelona - EntornoInteligente

Entornointeligente.com / ABC de España / Cuando en un partido todo el mundo abomina de la palabra “oficialista” es que muy bien no van las cosas. Es lo que le sucede al PSC en las primarias abiertas para elegir al candidato a las elecciones municipales en Barcelona en 2015 , un proceso del que hoy se celebra la primera vuelta. Candidato del aparato, crítico, sector catalanista… para desgracia de una formación que vive con seguridad el momento más bajo desde su fundación, las primarias de Barcelona, más que para comenzar a armar una alternativa sólida a Xavier Trias (CiU) se están configurando como un examen interno, un test que servirá para calibrar la fortaleza de la nueva dirección de Pere Navarro.

En este sentido, y más que en función de su programa alternativo al ayuntamiento convergente, los cinco candidatos que hoy aspiran a pasar a la segunda vuelta , si es que nadie obtiene más de un 40% de los votos, se han distinguido más por su oposición o afinidad a la actual dirección que por su programa por Barcelona . En un síntoma de lo que es el partido ahora, una organización titubeante en la que Pere Navarro trata de afianzarse, el resultado de hoy, y el del próximo sábado en segunda vuelta, va a leerse como una reválida del propio Navarro, y en particular de Jaume Collboni (Barcelona, 1969), a priori el candidato favorito y el que parte con el cartel de candidato oficialista, pese a que, de manera significativa, rehuya el adjetivo.

Frente al oficialismo, en el que también puede incluirse a Carmen de Andrés (Calanda, 1964), si bien la concejal de Nou Barris levanta la bandera de candidatura de las bases, del PSC más a la izquierda, se sitúan, con más o menos matices, con más o menos distancia con respecto a la dirección, los otros tres candidatos: Rocío Martínez-Sampere (Barcelona, 1974), sobradamente preparada, que se presenta como una candidata de síntesis entre el oficialismo y el PSC crítico; Laia Bonet (Valls, 1972), enfrentada a la dirección, y Jordi Martí (Barcelona, 1965), pese a llevar muchos años en la política municipal y ser el actual jefe de grupo del PSC en Barcelona, quien con más convicción asume el papel de “out sider”. Este último, necesitado de un revulsivo que anime unas primarias que si solo movilizan internamente a los militantes será barrido, ha introducido sin complejos el factor soberanista en el proceso. Saber si se traduce en votos a su favor la campaña en las redes sociales de grupos independentistas -el propio Martí señala que no solo quiere cambiar Barcelona, sino provocar un “tsunami” en el PSC- es una de las grandes incógnitas del proceso.

En este contexto, y para un partido ahora mismo de contorno zizagueante, las primarias de Barcelona son tanto una oportunidad como un riesgo. Una oportunidad porque pueden permitir al PSC enseñar con orgullo un perfil de partido abierto -pocos partidos se suman a un proceso similar-, y un riesgo porque, a la vez, las primarias son un ejercicio de destape, un “striptease”, para bien y para mal, de lo que es ahora el partido.

Si gana un candidato “oficialista”, Pere Navarro respirará tranquilo. Si sale vencedor uno de los críticos, el partido se verá obligado a apoyar a quien quiere, desde dentro, no solo ganar Barcelona sino transformar el PSC.

Con Información de ABC de España

Entornointeligente.com

Add comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow Me

.