El proceso de paz en suspenso - EntornoInteligente

Entornointeligente.com / El Espectador / Ni el general Rubén Darío Alzate ha aparecido ni las Farc se han pronunciado respecto a la suerte del comandante de la Fuerza de Tarea Conjunta Titán o a la suspensión de los diálogos anunciada por el presidente Juan Manuel Santos en la medianoche del pasado domingo.

Se espera que lo hagan hoy. Al menos ese trascendió  en el Centro de Prensa Internacional, un departamento del Ministerio de Relaciones Exteriores cubano que convocó a los periodistas extranjeros apostados en Cuba a rueda de prensa con ese grupo armado ilegal.

Al mismo tiempo en Colombia, el presidente Santos estuvo reunido con los miembros del equipo negociador. El tono predominante fue el rechazo por el secuestro del oficial de mayor rango en 50 años de conflicto armado. El negociador Humberto de La Calle entró de inmediato en contacto con los directorios políticos.

En Chocó, epicentro de la noticia, desde el domingo las Fuerzas Militares buscan al general Alzate y a sus captores. El ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, se reunió con la cúpula militar y no se cansó de decir que “cualquier secuestro es inaceptable” y que “los únicos responsables, sin importar las circunstancias, son los terroristas de las Farc”.

Respecto a las supicacias por el hecho agregó: “es vergonzoso creer en versiones malintencionadas que desvirtúan la realidad del secuestro del general Alzate en Chocó”. Ningún comentario a que fue el propio presidente el que formuló los primeros reparos. Más allá de las dudas, Pinzón anunció: “hemos traído hombres de operaciones especiales para reforzar la seguridad en Chocó, las operaciones no pararán”.

El Espectador estableció que de todos modos , sin descartar la acción militar, el Gobierno ya hizo contactos con el Comité Internacional de la Cruz Roja para que, eventualmente, apoye en una posible liberación del general Alzate y sus dos acompañantes, además de los dos soldados secuestrados en Arauca, Paulo César Rivera y Jonathan Ríos.

Entre tanto no paran las reacciones políticas y sociales ante lo sucerdido. Empezando por el ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, quien claramente en la misma línea de su colega Pinzón señaló: “si las Farc tienen real decisión de firmar la paz, deben liberar inmediatamente y sin condiciones a los soldados de Arauca y al general Alzate”.

Por su parte, la Unión Europea, con tono de preocupación por el suceso, exigió “la libertad inmediata y sin condiciones del general colombiano y de las otras dos personas retenidas por las Farc”. Además reiteró que los diálogos en La Habana (Cuba) “constituyen una oportunidad única para dejar atrás décadas de conflicto armado en Colombia”.

Por su parte, el contralor Edgardo Maya Villazón sostuvo que “el país hace mucho rato entendió que la política de paz no es asunto de formalismos, sino de realidades, y en ese sentido los colombianos no quieren ni un secuestro ni un atentado más”. Luego añadió: “es momento de que todas las instituciones estén unidas alrededor del Gobierno, dado el estado crítico en que hoy se encuentran los diálogos”.

El procurador Alejandro Ordóñez, con su acostumbrado tono crítico al proceso de paz indicó que “la suspensión deberá mantenerse hasta que el grupo terrorista libere al general Rubén Darío Alzate Mora y a los demás secuestrados de la Fuerza Pública (…) Es absurdo que las Farc pretendan negociar la liberación de los miembros de la Fuerza Pública secuestrados”.

Por ahora prevalece la incertidumbre. En dos años de negociación, dos veces se han congelado los diálogos. Ambas por temas de naturaleza política o jurídica. Primero por desaveniencias de la guerrilla respecto al llamado referendo para la paz y el segundo cuando Timochenko amenazó con revelar detalles al interior de la mesa de diálogo.

Es decir que esta es la primera vez que la mesa de La Habana se interrumpe por un suceso propio de la guerra: un presunto secuestro. Cabe recordar que no es la primera vez que un plagio afecta una negociación de paz. Ya otros intentos de terminar el conflicto por la vía negociada se han detenido aprubtamente por una privación de la libertad.

¿Quién es el general Alzate?

En enero de este año, el general Rubén Darío Alzate se convirtió en el comandante de la Fuerza de Tarea Conjunta Titán, activada a inicios de este año precisamente para combatir a los frentes 57 y 34 de las Farc y proteger a 22 municipios chocoanos y dos antioqueños. Rubén Darío Alzate Mora tiene 55 años de edad y es oriundo de Palmira (Valle). Se graduó en 1983 como oficial de la Escuela Militar de Cadetes José María Córdova. Ha sido director nacional del Gaula Militar, comandante del Grupo de Caballería Mecanizado General Rincón Quiñónez, director de la Escuela de Caballería, comandante de la Brigada Móvil Nº 17, director de Proyectos Especiales del Ejército y comandante de la Escuela de Policía Militar. Es general desde 2011.

 

Con Información de El Espectador

Entornointeligente.com

Add comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow Me

.