El 'oasis' comercial sobre la Vía al Mar - EntornoInteligente

Entornointeligente.com / El Heraldo / En Loma de Arena -o Lomita Arena-, corregimiento de Santa Catalina (Bolívar), un sector comercial, conocido por sus habitantes como Zarabanda, se ha abierto paso con 19 locales en ambos costados de la carretera de la Vía al Mar desde hace tres décadas para convertirse en la principal fuente de ingresos de un promedio de 76 familias de escasos recursos.

Estos madres y padres de familia, que en su mayoría provienen del municipio anteriormente mencionado y de Luruaco, Atlántico, tienen como objetivo buscar los ingresos suficientes para sostener el hogar y brindarle una buena educación a sus hijos.

Ejemplo de ello es Mónica Miranda, una mujer de 46 años, quien se ha dedicado a las labores que demanda uno de los restaurantes de la zona durante 19 años, desde las 4:00 de la madrugada, hora en la que se abre el establecimiento hasta las 5:00 o 6:00 de la tarde, cuando finaliza su turno para darle paso a otros compañeros.

“Presto atención al pedido de los comensales, atiendo la vitrina surtida de dulces y chitos. Con lo que me gano he podido sostener a mis cuatro hijos, pues prácticamente este trabajo se ha convertido en la principal fuente laboral de Lomita Arena”, manifiesta Miranda mientras despacha los productos que solicita un cliente.

De Luruaco a Lomita Arena

Debido a la cercanía con Luruaco, las arepas de huevo son el apoyo con el que los propietarios de cada negocio motivan al viajero a tomar una pausa en la carretera y degustar del plato típico hasta convencerlo.

Sin embargo, este alimento no es el único que se ofrece en esta zona. Ahuyamas, patillas, gajos de yuca y tamarindo son promocionados haciéndolos lucir colgados sobre cuerdas desplegadas a lo ancho de cada fachada.

Precisamente hortalizas y verduras es lo que almacena Roni Oliveros Siado en un estante que permite a los transeúntes detallar fácilmente los elementos en venta. Aunque empezó a administrar este puesto desde hace 13 años, sus padres lo pusieron en funcionamiento desde hace 32 años, cuando la Vía al Mar era la novedad en el sector.

“Nos vimos obligados a salir de Luruaco y llegar hasta acá por el comercio. Hay más turismo por aquí y gracias a Dios nos va bien. Pero obviamente las ventas se notan es en temporada, por ejemplo para Semana Santa y en los puentes festivos”, indica Oliveros.

Sus productos, apetecidos por los ciudadanos de Barranquilla, oscilan entre los $12.000 y los $1.000, siendo la ahuyama, la más barata y la sandía, la fruta más cara.

Otra luruaquera que decidió asentarse definitivamente en territorio bolivarense buscando alzas en sus ingresos es Argenida Bassa de la Hoz, quien ofrece refrescos, desayunos, almuerzos y cenas a los conductores y los pasajeros esporádicos desde hace 26 años, por lo que sus colegas la identifican como una de las primeras en reubicarse sobre Zarabanda.

“De a poco he ido haciendo mis cuartos y trasladando mis cosas hasta acá, porque la salida al pueblo es difícil. Allá voy hasta cada tres meses y finalmente tomé la decisión de establecer mi negocio acá, ya que las ventas bajaron allá, mientras que acá las ventas son positivas a diario”, explica la fémina de 69 años.

El ‘oasis’ comercial sobre la Vía al Mar

Con Información de El Heraldo

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi

Entornointeligente.com

Add comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow Me

.