El nuevo mercado de Forlán - EntornoInteligente

Entornointeligente.com / Marca / No, ni se ha retirado ni está pensando en las musarañas. Diego Forlán sigue vivito y goleando. Esta vez en Japón. Obviamente, en un nivel menor, pero siempre con la idea de seguir compitiendo, su leitmotiv desde los 18 años, cuando salió de Uruguay rumbo al éxito en el mundo del fútbol. “Quiero seguir jugando unos años”, confiesa a MARCA en Osaka, la ciudad que le acoge desde enero.

Un club distinto a todos, una vida diferente a todas El Cerezo Osaka no es de los clubes más grandes de la J-League japonesa, pero la temporada pasada fue cuarto. Fichó al astro charrúa en una operación en la que también intervino el Gobierno, deseoso de relanzar su campeonato. Los 4 millones de euros que costó su fichaje ya han sido recuperados, según fuentes del club, a través del ticketing y del merchandising de productos oficiales. Tras cada entrenamiento, Forlán atiende no menos de 50 peticiones para firmar camisetas. El espónsor de la entidad, Yanmar, una empresa ligada a la construcción, se frota las manos.

Los japoneses sí te ‘permiten’ hacer la compra El Cacha juega en el Nagai Stadium (50.000 espectadores) de Osaka, pero vive en la bahía de Kobe, ciudad anexa. Un sitio espectacular, bonito, tranquilo. Por la mañana, se entrena y firma sus camisetas; la tarde la puede dedicar al golf o al tenis, sus otras pasiones, o incluso a ir al supermercado, un lujo mundano que pocas veces los futbolistas se pueden permitir en países occidentales. Y no es por falta de popularidad. Mientras elegía tomates y carnes, Forlán fue interrumpido por varios hinchas. Pero la cultura y la educación son otras. Ni mejores ni peores, otras. Y el exatlético, a estas alturas de su carrera, se beneficia de ello. “Me gusta este estilo de vida. Aquí se vive con mucha seguridad. Los niños van solos al colegio y las bicicletas están sin candado”, apostilla Diego.

Cacau, su compañero de delantera, y el japonés Es obvio que en Osaka él es la gran estrella (7 goles en Liga). El Cerezo es bien conocido por su cantera —de aquí salió, por ejemplo, Kagawa, ex del Manchester United—. Pero ahora mismo apenas resalta el delantero brasileño Cacau, ex del Stuttgart alemán. El Cacha no tiene problemas con los idiomas. Su estudio y haber jugado en tantos sitios le hace manejar el inglés, el portugués y algo de japonés. No recita poemas en este idioma pero de cinco palabras te encaja una en japo, como él le llama. “Me están tratando de maravilla”, dice.

Vive con Paz, su esposa, y acaba contrato en junio La Liga japonesa acaba en diciembre y empieza en marzo. El contrato del charrúa expira en junio de 2015 y su futuro es una incógnita, entre otras cosas porque no se sabe si seguirán en Primera división. Mientras, el exdelantero de la Liga disfruta de una vida tranquila, asentada con su esposa Paz, uruguaya ella, con la que se casó hace un año.

La selección, Madrid y ser técnico en un fufuro Su deseo es seguir en la élite, sin renunciar a la selección —“es normal que Tabárez pruebe a otros jugadores, a mí ya me conoce”, precisa—. De hecho, tiene como meta la próxima Copa América de Chile. Por Madrid, por cierto, no ha vuelto desde que dejó el Atlético, pese a mantener su casa en las afueras de la capital. ¿Y qué dice de su futuro? Ahí va: “Cuando me retire, en unos años, quiero formar dupla técnica con mi hermano Pablo, y así poder tener a mi padre —Pablo senior, exinternacional y extécnico— cerca, como asesor. Creo que tenemos mucho fútbol dentro y sería una pena no sacarlo”.

Como epílogo, Forlán se despide eligiendo un compañero, en el plano personal, y un técnico en estos casi 20 años de carrera: “Por amistad, me quedo con Simao —ahora sin equipo—. Y como entrenador, Sir Alex Ferguson. Aún hoy nos mantenemos en contacto”. Sayonara, Cacha.

Con Información de Marca

Entornointeligente.com

Add comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow Me

.