El Niño les quitó todo, menos el deseo de salir adelante - EntornoInteligente

Entornointeligente.com / La Republica / Wilson Castro. Trujillo

Hace un año el fenómeno El Niño costero destruyó sus viviendas, se llevó sus cosas y negocios, pero no el deseo de luchar y salir de ese difícil momento. Muchos damnificados por los embates de la naturaleza, que entre el 15 y 19 marzo del 2017 vieron con impotencia cómo los siete huaicos de la quebrada San Ildefonso se llevaron todo lo que encontraron a su paso, han logrado salir de abajo.

Don Luis Del Vecchio Morillas perdió su casa y su negocio, el tradicional restaurante Morillas, situado en el sector Buenos Aires, en el distrito de Víctor Larco.  “Los huaicos destruyeron nuestro restaurante, el agua llegaba a la cintura, la desgracia cayó sobre nuestra propiedad. Gracias a Dios eso no nos amilanó y salimos adelante”, acotó el empresario, quien lamenta que ni los gobiernos central, regional y local los hayan apoyado.

La reconstrucción de su negocio y su casa le demandó una inversión de 100 mil soles y unos seis meses. Hoy respira algo más tranquilo pues el negocio ha empezado a caminar. 

¿Qué lección le deja todo lo sufrido?, le preguntamos. “Pues que la esperanza es lo último que se pierde. El ser humano puede ser golpeado física y materialmente, pero la esperanza que llevas por dentro y las obligaciones no te pueden decir hasta aquí no más, busca otro rumbo y dedícate a otra cosa. Dentro de todo lo negativo, algo positivo sucedió: saqué adelante mi negocio, lo remodelé”, acotó. 

Luis Del Vecchio nos deja un mensaje: “No te esperances en papá gobierno, ni en un alcalde. Ellos no van a hacer nada por ti”, acota.

otro testimonio

Quien también sufrió los embates de la naturaleza fue Frank Marvin Alfaro. Su vivienda ubicada en la calle Manuel González Prada, en el distrito de El Porvenir, se vio sepultada por los huaicos de San Ildefonso. 

En base a esfuerzo logró sacar toda la arena y regresó a vivir a la zona. Marvin ha tenido que hacer de mil oficios para salir adelante: taxista, cantante y empleado edil.

“Poco a poco logré reconstruir mi casa que edifiqué con 30 años de esfuerzo. Todo quedó inhabitable. Me tuve que ir a vivir a Alto Trujillo hasta que desarenen mi casa”, acotó don Frank.

Te puede interesar El Niño les quitó todo, menos el deseo de salir adelante

Con Información de La Republica

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi

Entornointeligente.com

Add comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en EntornoInteligente.com

Follow Me

.