El Emperador perdido - EntornoInteligente

Entornointeligente.com / Marca / “Nací en una favela y estoy orgulloso”. Para comprender a Adriano Leite Ribeiro (Río de Janeiro, 1982) hay que adentrarse en Vila Cruzeiro, una violenta comunidad dominada por narcotraficantes. “He vivido cosas que nadie puede imaginar. La gente recurría a los robos y a las pistolas para sobrevivir”, recalca.

Sabe de lo que habla. Casi pierde a su padre por culpa de una bala perdida cuando solo tenía 10 años. “Pasó varios años con mareos y vómitos (tenía el proyectil insertado en el cráneo), pero no teníamos dinero para pagar la operación. Cuando lo tuve, no quería operarse porque era viejo”, confiesa Pipoca (Palomita de Maíz), como apodaban sus amigos a Adriano por su explosividad.

Comenzó a jugar en el Flamengo de lateral zurdo

Adriano no tardó en cambiar el Hang FC, club que fundó su padre, por el Fla. Rosilda, su madre, y Vanda, su abuela, vendían pasteles para costear sus desplazamientos. “A los 15 años casi le echan”, recuenta doña Rosilda. Carlos Alberto Almeida cambió su carrera al reubicar al Emperador, que actuaba de lateral izquierdo, como delantero centro.

Ficha por el Inter y se exhibe en el Santiago Bernabéu El Emperador protagonizó una ascensión meteórica: ganó el Mundial sub 17 en 1999, debutó con el primer equipo del Flamengo y con la absoluta de Brasil en 2000 y conquistó el Sudamericano sub 20 y fichó por el Inter a cambio de 1.800 millones en 2001. “Estaba en nuestra lista, pero se adelantaron”, afirma Miguel Ángel Portugal, entonces responsable del Departamento de Fútbol Internacional del Madrid.

Su debut como nerazzurro llegó en el Trofeo Santiago Bernabéu. Adriano sustituyó a Vieri en el 84’ y marcó el gol del triunfo con un obús imparable para Casillas. “Me alegro por él, pero debe mejorar mucho”, declaró su compañero Ronaldo Nazario. Ese tanto cambió su destino. Betis y Venecia pidieron su cesión, pero Moratti frenó su salida. “Marcar un gol en el Bernabéu supera todas las previsiones”, indicó Adriano.

Chelsea y Real Madrid sondean su fichaje Adriano vuelve al Inter por la puerta grande tras marcar 52 goles en 29 encuentros a su paso por Fiorentina y Parma. No tarda en ganarse el sobrenombre de El Emperador: “Cuando se lo escuché a los tifosi no podía creer que se refirieran a mí”. El Valencia (1-5) sufrió una de sus mayores exhibiciones en Europa como jugador del Inter. “Nos fue imposible pararle. Era un jugador grande, fuerte, potente, técnico, veloz… Lo tenía todo para triunfar”, recuerda David Albelda. La Copa América 2004 y la Confederaciones 2005 marcan su consagración. Brasil se proclama campeón y Adriano se erige en pichichi y MVP (Mejor Jugador) de ambos torneos. “Está al nivel de Ronaldo, Zidane…”, afirmaba Esteban Cambiasso.

Novias no le faltaban. Abramovich amenazaba con pagar 100 millones. También sonaba como el nuevo galáctico de Florentino Pérez con vistas a la 2005-06. “No me cierro puertas. Florentino quiere que forme parte de su club”, declaró.

No se sobrepone a la muerte de su padre en 2004 “Tras la muerte de mi padre y de la ruptura con Daniela me refugié en el alcohol (gastaba 160.000 euros al mes en fiestas)”, indicó Adriano, excluido de la lista del Inter en la Champions 2007-08. El testimonio de su madre es desgarrador: “Mi hijo pensó en suicidarse”. Mou estalló tras el enésimo retraso de Adriano, al que llegó a expulsar por acudir borracho a un entrenamiento: “No tiene arreglo”. Su exnovia, Joana Machado, tiró la toalla: “Ya solo se siente El Emperador cuando está descalzo en la favela”.

Adriano no volvería al Inter: “Lo dejo. He perdido la felicidad”, anunció después de varios días desaparecido. Incluso se le dio por muerto tras un tiroteo en Vila Cruzeiro. La Confederación Brasileña solicitó a su agente que fuera a reconocer su cadáver. “Era un hijo para mí. Fue el jugador que más dinero me hizo ganar, pero también el que más trabajo me dio”, recuerda Gilmar Rinaldi.

En el Flamengo recupera la sonrisa. Gana el Brasileirao y se proclama Pichichi con 19 dianas en 2009. “En mi vida todo fue muy rápido. Ahora soy feliz de nuevo. Estoy cerca de mi familia, llevo a mis hijos a la escuela…”, reconocía.

No levanta cabeza desde que abandona el Flamengo Adriano pasa sin pena ni gloria por Roma, Corinthians y Atlético Paranaense, donde se ejercita a las órdenes de Miguel Ángel Portugal: “Adriano tenía potencial para ser Balón de Oro. La torcida de Paranaense esperaba ver a El Emperador, pero El Emperador ya no volverá. Llegó con 106 kilos y conseguimos que bajara a 100 a trancas y barrancas. Conserva la calidad, pero su físico no le permite competir a nivel de élite”. Portugal destaca su lado humano: “Es un niño grande. Tiene un corazón enorme”.

“No sabe decir que no”, recalca Rinaldi. De ahí sus escándalos: acumuló 26 multas de tráfico, fue denunciado por herir a una mujer con una pistola y, cuando el Le Havre parecía dispuesto a darle su última oportunidad, se le ha vinculado con el tráfico de drogas. “Estoy siendo víctima de una estafa”, se defiende El Emperador perdido.

Con Información de Marca

Entornointeligente.com

Follow Me

.