El Diván de Gladys Rodríguez - EntornoInteligente

Entornointeligente.com / Caraota Digital / SUPREMA INFELICIDAD Por: Gladys Rodríguez

Hace casi seis años, la organización de Naciones Unidos, escogió un día del año como día internacional de la felicidad. Básicamente es un día para recordar su importancia, y el bienestar como aspiración universal del ser humano, además de incluirlo como asunto de Estado. Sin duda una cosa va casada de la otra, cuando hay bienestar hay felicidad, independientemente del nivel económico que se tenga, te sientes bien, generalmente estas feliz.

Paradójicamente el causante de la infelicidad en Venezuela de los últimos años creó un Ministerio para la suprema felicidad, que supuestamente y según aparece en la página oficial  “Tiene como principal objetivo brindar atención y asistencia, en todo momento a los ciudadanos y ciudadanas en general, sin ninguna distinción de forma individual,  bien sea de forma personalizada o escrita a fin de gestionar ante los organismos públicos y privados las solicitudes de ayuda y/o apoyo elevadas al Presidente de la República”. El ex diputado Rafael Ríos, encargado del proyecto, en su momento y ante las críticas de la mayoría, explicó que el organismo coordinaría distintos programas del gobierno, fundamentalmente enfocados en el área social. Ríos tendría entre sus funciones atender a las personas con discapacidad, a aquellos que viven en las calles, a los ancianos y a los niños… Sr. Ríos, lamento decirle que Usted fracasó…porque precisamente son los discapacitados, ancianos y niños los que más desatendidos están. Bueno en general toda la población está peor que antes y entrampada en un sistema de carencias y pérdida del poder adquisitivo que la obliga a depender de lo poco que le dan Ustedes.

En  lugar de corregir las políticas públicas para garantizar el bienestar de la población, este Gobierno tiene a la gente pasando hambre y necesidad, con el fin político de mantenerse en el poder, bajo la premisa de una supuesta ayuda a través de las misiones.

Según el reciente informe anual de la ONU, Finlandia es el país más feliz del mundo… porque tienen un elevado producto interno bruto, tienen verdaderas ayudas sociales, esperanza de vida, libertad, generosidad, no hay corrupción y calidad de vida tanto para los nacionales como para los inmigrantes. (Tome nota pdte Maduro)

Para estar en los primeros lugares de esta lista, se debe construir una sociedad sin grandes desigualdades. Ojo, pero no como en Venezuela, que las desigualdades se están disipando porque la mayoría se está empobreciendo.

Explica el informe que: “La educación es otro de los pilares de la felicidad”…En Finlandia no existen universidades privadas y la educación básica es 100% gratuita. Según el Foro Económico Mundial, la educación primaria finlandesa es la mejor del mundo, mientras que la universitaria ocupa el tercer lugar”.

También los finlandeses son felices porque su sistema de Salud funciona y es totalmente público.

Al principio de esta evaluación, que data la primera de 2013 salimos paradójicamente mejor parados en esto de la felicidad, claro su mentor y ustedes supieron disfrazar la crisis que se nos venía, con el dinero abundante que le llegabas por el petróleo.  Aunque ya con su gestión, pdte Maduro, comenzamos a ver como la sonrisa se desdibujaba de muchos rostros a quienes la realidad comenzaba a golpear. Ahora pdte Maduro, la caída es estrepitosa, en todo sentido, incluyendo de nuestro ánimo.

Venezuela fue el país peor evaluado entre los latinoamericanos y fuimos los que más subimos en posición dentro de la lista. Superior a la de países en guerra. Y esto es obvio, a pesar de la personalidad que tenemos, ya la crisis nos sobrepasa y son muchas las personas afectadas emocionalmente.

Sigo siendo optimista y si bien mi situación no es comparable a la de una mayoría que está literalmente sufriendo, no escapo a la tristeza, la rabia, la impotencia y busco los mecanismos para revertir estos sentimientos negativos. Entendí luego de varias depresiones, que siempre tendremos problemas, y que no podemos poner en pausa la vida hasta que se resuelvan esos inconvenientes. Claro, también entiendo que estos son problemas mayores, graves, porque estamos ante una crisis humanitaria.

Toca ser resilientes, levantarse una y otra vez, y buscar aquellas cosas que nos hacen sonreír y tener tranquilidad a pesar de la adversidad. Sé que es difícil, igual procuro por todas las vías darles herramientas para lograr equilibrio.

Para este artículo consulté a Yorelis Acosta, psicóloga social. Investigadora y docente de la UCV

¿Es posible ser feliz en medio de las circunstancias venezolanas? ¿De qué depende?

Son conceptos difíciles de definir. La felicidad se asocia con el bienestar subjetivo, con la satisfacción ante la vida en distinta dimensiones

Esas dimensiones pueden variar de una persona a otra también. Pero hay algunos aspectos que siempre resaltan, tener amigos, llevarse bien con los familiares, tener trabajo y considerar que es interesante, tener tiempo libre, disfrutar de la ciudad, tener relación de pareja, tener hijos, tener buenos ingresos, tener buena salud…en ese sentido apuntaría: una persona feliz es la que tendría estas dimensiones biopsicosocial y un sujeto que está sano, que disfruta de su comunidad y tiene herramientas psicológicas para enfrentar la vida, eso es el bienestar también, es un concepto multifactorial .

  ¿Se puede tener bienestar dentro de esta crisis?

Es necesario y siempre lo repito… estamos en una situación país difícil y todo este año sabemos que será todavía más difícil, así que las personas no pueden estar esperando que las cosas cambien para poder tener un poco de bienestar o tranquilidad.

Hay incluso propuestas teóricas que dicen que los hechos negativos también pueden generar crecimiento personal y eso es lo que tenemos que  resaltar. Por supuesto que los hechos positivos son los que refuerzan más el bienestar social, el crecimiento personal y el sentido de la vida, pero de los hechos negativos también podemos obtener creencias positivas y sacar aprendizajes…

¿Cómo logramos esto? 

Hay algunas competencias que tenemos que desarrollar también que es, el pensamiento optimista, analizar lo que sucede, lo malo, y ver lo que está funcionando.  Situarnos en el aquí o en el ahora, no pensar (en el caso venezolano) en el mañana, pasado mañana, en el ¿qué voy hacer? porque eso lo que hace es aumentar la angustia y la incertidumbre. Es el hoy, resolví, tengo etc.

Lamentablemente nuestros planes parecieran estar a mediano y corto plazos. En esta misma línea: tener fines y propósitos organizados, ser productivos, es importante, un trabajo que tu consideres que además lo estás haciendo, estas obteniendo resultados. Tener apoyo social con relaciones positivas, y por supuesto descubrir nuestras fortalezas y capacidades personales para poder enfrentar la crisis.  Yo le agregaría que dentro de nuestras agendas debemos tener espacio de descanso, recreación, cuidar los hábitos, hacer cosas que nos de tranquilidad.   El gran reto de los venezolanos es mantener la serenidad para enfrentar el día a día. Saber nuestras fortalezas, nuestras competencias, tener apoyo, tener metas, tener trabajo y bueno, queda todo el tema económico pendiente porque con buenos ingresos uno es más feliz, pero hay que entender que la situación país está haciendo mella en el cuerpo, en la psiquis y en los bolsillos de la gente

El manejo de las emociones, la construcción de nuestra vida debe depender de nosotros…hay que entender el contexto y esta relación entre contexto, emociones, tranquilidad y bienestar. Pero nuestra tranquilidad tiene que estar en nuestras manos y no en manos de Maduro.

¡Hasta la próxima semana!

El Diván de Gladys Rodríguez

Con Información de Caraota Digital

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi

Entornointeligente.com

Add comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow Me

.