El desafío ahora es rescatar a Edelio - EntornoInteligente

Entornointeligente.com / Vanguardia / Finalmente tras 267 días de cautiverio, el autodenominado Ejército del Pueblo Paraguayo, liberó al joven Arlan Fick. Toda la sociedad festeja la noticia que devuelve una gran tranquilidad. Todavía permanece en poder de los criminales el policía Edelio Morínigo y constituye una excelente oportunidad para las autoridades demostrar que realmente tienen el control, y que están en condiciones de garantizar la seguridad de la población.

La liberación del joven Arlan se dió en un contexto donde queda en evidencia que los organismos de seguridad no tuvieron nada que ver y que ni siquiera manejaban informaciones certeras, dado que el mismo ministro del interior, Francisco De Vargas, aparecía totalmente descolocado con la noticia. Al mismo tiempo, evidencia que la mentada Fuerza de Tarea Conjunta no tiene el control de la zona, dado que los criminales siguen moviéndose en el sector del operativo con total normalidad. 

Es innegable que las autoridades debían manejar el caso del secuestro con mucha prudencia estando en juego la vida de dos personas. Sin embargo, las serie de errores cometidos durante el largo periodo que duró el secuestro, y las declaraciones poco felices de las autoridades, dejaron muy debilitada la imagen del gobierno en el combate al grupo criminal.

Es de esperar que tras la euforia y la alegría por el retorno sano y salvo del joven Arlan Fick a su hogar, todas las energías de las instituciones se centren ahora en el rescate con vida del policía Edelio Morínigo. El gran desafío del gobierno de Horacio Cartes, es ponerle punto final a las acciones del grupo criminal que cada cierto tiempo, pone en jaque a la población, perpetrando algún hecho violento.

Las autoridades siempre hablan de que se trata de un reducido grupo los que integran la banda de supuestos guerrilleros. Sin embargo, pese a los millonarios recursos que se destinan para el combate y el envío de grandes contingentes de militares y policías, tras largos años, muy poco se ha avanzado para atrapar a los principales cabecillas y desarticular de una vez la organización.

El fiscal Javier Díaz Verón ayer dijo que ahora el control está en manos de los organismos de seguridad. Esa afirmación debe demostrarse en los hechos, para que la tranquilidad retorne a la población y se puedan destinar las energías y los recursos para el desarrollo de los pueblos del norte, que durante tantos años fueron postergados por los sucesivos gobiernos.

Con Información de Vanguardia

Entornointeligente.com

Follow Me

.