El Bajo Apure: tierra de médanos y playa para el turismo ecológico - EntornoInteligente

Entornointeligente.com / AVN / San Fernando de Apure, 22 May. AVN.- Apure es el tercer estado más grande de Venezuela; está emplazado en el sur del llano criollo y colinda con la vecina Colombia. Sus extensas pampas resultan pícaras y misteriosas, algunas veces. Otras, indómitas y bravías. En palabras del escritor Daniel Mendoza, esos vaivenes sensoriales son producto de “la sangre india batiéndose desesperadamente en la defensa de su independencia y de su suelo”.

También se antojan sus inmensidades geográficas como vestigios del pensativo, sombrío, valiente y triste “negro atado por las cadenas de la esclavitud”, dice el escritor. Sin embargo, Apure no es sólo una experiencia emocional con recuerdos de un pasado emancipador; es, también, la extensa planicie de insondables contrastes geofísicos enlazados de por vida con una extrema calidez de dos estaciones bien diferenciadas: sequía y lluvia.

En casi todo el territorio prevalece una vegetación de sabana, de pastizales, matorrales y arbustos, frecuentemente acompañados de enormes palmas que, agrupadas, forman los paisajes de morichales comunes a todo el llano, que sirven de insumo para las típicas churuatas de pueblos indígenas, como los pumé, asentados en las riberas de los ríos Arauca, Capanaparo, Riecito, Sinaruco y Cunaviche.

Se pueden observar también zonas de bosque tropical lluvioso y húmedo, mientras que en esteros y márgenes de ríos prolifera la vegetación acuática.

Por estas épocas en 2014, el “verano”, como le llaman sus pobladores, castiga las pieles y suelos y deja al descubierto lo que en el “invierno” queda sumergido en anegaciones. Si se lo visita en la actualidad, el temporadista confundirá las nubes en cirros con el horizonte llano. Observará, de vez en vez, el ganado pastando, al tiempo que la carne en vara o el crujiente pescado de agua dulce en el plato aliviarán el apetito.

Las tierras apureñas, caracterizadas por sus paisajes de sabana tropical, sus amaneceres y atardeceres, se hacen propicias para el turismo ecológico. Son 76.500 kilómetros de asombro.

La playa llanera

Si ya optó por esa aventura del llano venezolano debe tener en cuenta un eje turístico único del bajo Apure: la Ruta de Gallegos, comprendida por los Médanos de La Soledad, el balneario La Macanilla y las Galeras de Cinaruco, que bordean los ríos Capanaparo y Cinaruco y forman parte del Parque Nacional Santos Luzardo, ubicado en los municipios Pedro Camejo y Achaguas.

Los Médanos de La Soledad son unos inmensos bancos de arena en medio de una sabana llena de vegetación y ríos. Son similares a los conocidos en Coro, pero significativamente más pequeños. En temporada de lluvia la parte baja de estos médanos se llena de agua y se convierte en un balneario, conocido popularmente como la playa llanera.

Tras darse un chapuzón o caminar sobre esos arenales, dirigirse a las Galeras del Cinaruco es un paso casi obligado. Sus sorprendentes elevaciones rocosas rodeadas de pastos y bosques alcanzan hasta 250 metros en su parte más alta. Allí se pueden encontrar escenarios idóneos para la contemplación y el turismo de aventura.

Otra alternativa, igualmente fascinante, es llegar al balneario La Macanilla, cuyo atractivo principal es ser una de las playas de agua dulce más grande de Venezuela y está ubicada a 112 kilómetros de San Fernando de Apure. Emerge en la época de verano a orillas del río Capanaparo y está localizada en una zona que, por su naturaleza turística, cuenta con posadas administradas por los habitantes, que han hecho de sus viviendas sitios para el hospedaje.

Y, precisamente, para optimizar la infraestructura de esa zona, este miércoles el ministro para el Turismo, Andrés Izarra, se reunió con los consejos comunales que allí hacen vida y que constituyeron la comuna La Nueva Libertad de la Patria, con la cual, a través de la autoconstrucción, tienen previsto expandir la red de hospedaje, tras cumplir con los trámites administrativos.

Al respecto, el funcionario anunció que el gobierno local, en colaboración con los despachos para el Ambiente y para el Turismo, presentará un plan para regular el acceso al río Capanaparo.

Agregó que se construirá un estacionamiento en las cercanías de esa corriente de agua, de manera tal que se preserven el orden y la limpieza del área, que próximamente será intervenida por la mencionada jornada de saneamiento.

Del mismo modo, expresó que el gobernador de Apure, Ramón Carrizalez, aprobó la habilitación de baños, la construcción de una planta de transferencia para la basura y la activación de un compactador para liberar el lugar de desechos sólidos, entre otros planes.

Cómo llegar

Desde San Fernando de Apure parten constantemente autobuses que, en su paso hacia el estado Amazonas, hacen paradas en estos sitios.

Si usted posee vehículo, las vías están muy bien conservadas y representan un deleite visual, al contar con más llano como único destino. Al llegar a La Macanilla se encontrará con gente amable, pausada y presta a hacer de su visita una ocasión repetible.

Variedad sin igual

Además del bajo Apure, uno de los ejes turísticos de ese llano de gran potencial turístico rico en sabanas, morichales y bosques de galería que lo convierten en un espectáculo sin igual, son las corrientes de agua.

Entre otros de los principales atractivos del estado están los ríos: Apure, que nace muy cerca de la ciudad de Guasdualito, específicamente, a partir de la unión de los ríos Uribante y Sarare. El Apure es el segundo río más grande de Venezuela. Otro río importante es el Meta, que alberga las aguas de la combinación de las tierras del sur que se derivan de los llanos colombianos.

Igualmente, la vivencia se complementa con la degustación del menú gastronómico apureño, que incluye deliciosos platos típicos como carne en vara, cachapa de maíz con queso de mano, coporo frito, bagre frito, sopa de gallina, pisillo de chigüire y frijoles con chicharrón.

Ecoturismo: vivir Venezuela y preservarla

La beldad que ostenta Apure es del interés del Gobierno Nacional. El quinto objetivo del Plan de la Patria 2013-2019 contempla la preservación de la vida en el planeta y la salvación de la especie humana. Con base en estos preceptos, el Ministerio para el Turismo implementa la práctica del ecoturismo como actividad de desarrollo sostenible.

Particularmente, en el mencionado estado se llevará a cabo del 29 de mayo al 1º de junio el I Encuentro Ecoturístico Capanaparo Río de Vida, con la participación de 300 voluntarios, que concertarán propuestas para la preservación de los espacios turísticos y naturales de esa entidad llanera.

Al respecto, el ministro Izarra sostuvo un encuentro este miércoles con 100 de estos voluntarios, en San Fernando de Apure, donde aprovechó para recalcar la importancia del quinto motor del Plan de la Patria.

“Tenemos que ayudar a preservar la vida sustentable en el planeta con respeto a la naturaleza, con un esquema de desarrollo que permita vivir en armonía con nuestra naturaleza”, subrayó.

Allí, invitó al pueblo venezolano, con especial atención a los grupos ecologistas, a participar en la experiencia de preservar el medio ambiente con conciencia y respeto a la naturaleza.

Con Información de AVN

Entornointeligente.com

Add comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow Me

.