«El Apagón», donde falta la luz, pero no el humor sano, la diversión y las risas - EntornoInteligente

Entornointeligente.com / Una de las más representadas y desopilantes comedias inglesas; «Black Comedy, El Apagón» es una desopilante farsa, en la que los espectadores no pueden dejar de reírse, gracias a las ocurrencias que vivencian, tanto a través del texto como de las acciones que lleva adelante un elenco que cumplen a rajatabla el objetivo del autor, con la impronta de su director.

Esta catarata de hechos desafortunados, que en igual medida son acompañados de carcajadas, es conducida en escena por un grupo de «locos» actores y actrices, que disfrutan tanto o más que los que los están viendo actuar.

La obra, que se puede ver miércoles y jueves, a las 21 horas, en el Teatro del Notariado, es para no perdérsela si quieren tener un resto de semana distendido y sin pensar en los problemas.

Esta pieza de Peter Shaffer cuenta con la dirección general de Roberto Andrade, y con las actuaciones de Gustavo Casco, Cecilia Yáñez, Isabel Schipani, Sergio Pereira, Alejandro Martínez, Tefi Crocce y Jorge del Valle. También se destaca el diseño de vestuario de Nelson Mancebo y el diseño de iluminación de Claudia Sánchez.

Original y divertida

Consultado sobre la obra, uno de sus actores, Alejandro Martínez, narró a LA REPÚBLICA que «me acuerdo que la vi hace años cuando la hizo la compañía Italia Fausta, y me quedó que estaba buenísima, pero no me acordaba de qué iba. Cuando el director, ‘Chicho’ Andrade me trajo el libreto y lo leí me convencí aún más que estaba buenísimo, pero me pregunté cómo íbamos a hacer esto. Es muy difícil para ensayar. Más allá de esto, le dije que si de una, a lo que le sumo, además, el elenco que es bárbaro».

Ante la pregunta de qué más allá de que le parecía buenísima, qué fue lo que le llamó la atención. «La complejidad que tiene para el actor de actuar con luz y haciendo que estábamos en un apagón. El desafío era actuar sin mirarnos a los ojos. Además volver a trabajar con compañeros entrañables, o conocer en escena a otros, e inclusive ser digerido por ‘Chicho’, que nunca había pasado. Y volver al Notariado donde hacía tiempo que no estaba. La historia es muy divertida y mi personaje también. Fue un ‘combo’ de cosas».

Enfatizó Martínez que «a la gente le gusta, porque es una comedia inglesa, y la gente tiene muchas ganas de divertirse. Es diferente. Es muy original la propuesta.

Al respecto, Jorge Del Valle, otros de los actores, coincidió con las apreciaciones de Martínez, ya que «son muy importantes los tiempos, los pies que te dejan el compañero. Hay que estar muy atentos, concentrados. El primer ensayo nos miramos y nos dijimos que no íbamos a poder hacerlo, ya que era muy difícil».

Destacó que en el proceso de ensayos «trabajamos con las luces apagadas para hacer creíble lo más posible la actuación. Tiene que verse la espontaneidad de los movimientos y de las reacciones cuando se prende la luz en determinados momentos de la obra. Hay muchas cosas visuales que le genera risas al público» y agregó que «la gente quiere reírse y olvidarse de cosas de su vida. La idea es que se diviertan en esta hora y cuarto que dura la obra. Hay confusiones, entreveros, es eso, no se habla de política. Es un humor sano y la hora pasa rapidísimo».

Gran texto, diferente y «timing» perfecto

Por su parte, las actrices de la obra -Isabel Schipani, Cecilia Yáñez y Tefi Crocce- coincidieron en que fue «un gran desafío, pero la actuación siempre lo es».

Schipani dijo sobre el atractivo de la obra fue que «es una farsa, no es bodevil, ni comedia brillante ni grotesca. El texto es maravilloso. La propuesta es tan diferente, como es actuar en un apagón con la luz prendida. Durante la obra se ven cosas que hacen reír mucho y nada de drama. Conmueve desde ese punto de vista».

Ya Yánez, que contó que venía de hacer dramas, quería desde hace tiempo hacer comedias. «Es un género muy difícil, y aún más este, la farsa, que es un paso más. Los personajes son muy divertidos y es un desafío muy grande escénico», acotó.

En tanto Crocce indicó que «es una comedia que necesita un ‘timing’ perfecto, no sólo en el texto sino también en los movimientos. No te podés distraer un segundo sino se tranca todo el desarrollo de la obra. Mi personaje que entra a mitad de la obra, empezó chiquito y logré que creciera sumándole detalles que aportan».

Con respecto a si están conformes con lo que hacen sobre las tablas, tanto Yánez como Crocce están conformes, pero sostienen que siempre se puede dar más.

«Hay una interacción grande con el público, por más que no se rompe la cuarta pared», remarcó Yánez.

La obra

BLACK COMEDY, El Apagón, de Peter Shaffer Dirección general: Roberto Andrade Funciones: Miércoles y Jueves 21hs. Teatro del Notariado Elenco: Gustavo Casco, Cecilia Yáñez, Isabel Schipani, Sergio Pereira, Alejandro Martínez, Tefi Crocce y Jorge del Valle Diseño de Vestuario: Nelson Mancebo Diseño de Escenografía: Gerardo Bugarín Diseño de Iluminación: Claudia Sánchez Producción: IMAM Producciones

La historia

Corre 1970, un joven escultor y su novia esperan al padre de ella y a un multimillonario coleccionista de arte. Sin permiso y para impresionar a estos dos hombres, toman prestados muebles y porcelanas de un quisquilloso vecino. Antes que lleguen sus esperados invitados, un fusible explota y hunde al apartamento en total oscuridad. Esta situación lleva a un juego frenético, con visitantes inesperados, identidades erróneas e hilarantes sorpresas. El público verá lo que los personajes no pueden ver.

LINK ORIGINAL: La Republica

Entornointeligente.com

Advertisement

Nota de Prensa VIP

Smart Reputation