Economía caótica, anarquía social y golpe después del 20M - EntornoInteligente

Entornointeligente.com / 06/06/2018 – Aporrea. / En la República Bolivariana de Venezuela, después del lindo amanecer que sucedió al triunfo electoral del Presidente Nicolás Maduro, se profundizó el terrorismo contra el Pueblo, contra los trabajadores y contra los pobres de manera morbosa y cruel, destrozando toda racionalidad hasta insertarnos en una economía caótica, en medio de una anarquía social a la deriva y a expensa de la anarquía institucional, en la que los ladrones con patente de comercio, los corruptos y a quienes corresponde ser garantes del orden público, todos ellos entraron en una profunda parálisis institucional, amén de que, abiertamente, desde muchos frentes, vienen avanzando en una salida insurreccional, promovida como estafeta para un golpe de Estado, que contrario a lo que muchos predican, sería sofisticado y hasta sin soltar un tirito (porque ya se trabajó muy bien en las masas, el rechazo al gobierno, por la actual crisis de vida generada desde lo económico), en el que se deponga a Nicolás Maduro, como paso previo a la liquidación absoluta del chavismo y de toda institucionalidad que se emparente con los alcances y logros obtenidos desde la asunción a la presidencia del Comandante Hugo Chávez.

Y con esta trinidad de desgracias, hay en el ambiente, en las calles, en los hogares y en los espacios comunes, un sabor amargo, desazón y mayor desesperanza, no sólo entre quienes votamos por la reelección de Nicolás Maduro y la hegemonía del chavismo como expresión político-social de lo que pretendemos ser, desde la base, desde el Pueblo, contrario al capitalismo, sino también, desde esa parte del Pueblo opositor, conformado por fascistas prácticos, sin ideología, despartidizados, aunque, altamente politizados, en cuanto a la noción mesiánica que les han inducido desde la escuela, la universidad al servicio del Estado burgués (y que nunca nos dedicamos a transformar, en muchos casos, deliberadamente), los medios de comunicación, el cine, la música y el teatro de baja factura estética, más los consecuentes militantes de los sobrevivientes partidos de la derecha, hoy mutados en muchas cosas, que garanticen la restauración de la IV República, aggiornata, para los fines neoliberales y al servicio del siempre perviviente Estado burgués, como colonia imperial del gobierno de los Estados Unidos de Norteamérica (EEUU).

Hay un anarquía en la economía, la que nunca ha sido productiva y que, hoy, solamente es financiero-especulativa, con una hiperinflación no inducida, sino programada, articulada, coordinada, gradual y con autores materiales e intelectuales a los que no se les toca ni con el pétalo de una rosa y no sabemos el porqué.

Pues bien, habiendo entrado la economía financiero-especulativa, al detal y al mayor, en un ciclo de millonización de los precios de todos los alimentos, medicinas, productos de higiene y limpieza, además de todos los servicios, desde el pasado veintiuno de mayo del dos mil dieciocho (21/05/2018) se abrió una voracidad en los mismos, en los que, ahora, los aumentan sin apelar a ningún parámetro ficticio o real, para fijarlos, lo que nos hace testigos y víctimas de precios que cambian varias veces al día y nadie hace nada al respecto.

Y, cuando decimos que nadie hace nada respecto de esta locura de exacerbación de los precios, de esta hiperinflación desatada, que solo se sustenta en una determinación política de quienes controlan los medios de producción con la abulia de los funcionarios del Estado, debemos tener en cuenta que cuenta con unos cómplices que todos conocemos como: nosotros.

Absolútamente, nadie, entre nosotros, puede dar cuenta de una epopeya local en la que, creyéndonos en serio el cuento de que estamos empoderados, nos hayamos puesto de acuerdo, autoinvestidos con el poder que nos otorgan las cinco (5) Leyes del Poder Popular (2010) y que hayamos enfrentado al mayor y al detal a todos los comerciantes, mercachifles, vendedores ambulantes, vendedores sofisticados, dueños de comercios, dueños de farmacias, supermercados y prestadores de servicio.

Todo lo contrario, nos hemos dedicado, en la mayoría de los casos, a quejarnos, a echarle la culpa a Nicolás Maduro, aún cuando el Presidente tenga mucha responsabilidad por permitirlo y actuar con incapacidad de enfrentar este flagelo, mientras que, nosotros pagamos lo que sea al ladrón, con la única premisa de que “el Dólar paralelo sube varias veces al día”, pero sin preguntamos, quiénes lo suben y porqué, olvidando, además, que el gobierno que preside Nicolás Maduro, jamás ha subido los precios de nada y los comercios, abastos, farmacias, bodegas, burdeles, casinos clandestinos, centros comerciales, tiendas de estética, absolútamente, todos los servicios privados, están en manos de particulares, de gente que en su mayoría adversa abiertamente al chavismo y odia al socialismo.

Esa gente se ha hecho híperpluscuammillonaria con esta hiperinflación programada y anarquizada, con la intención de jugar a Fuenteovejuna, en donde todos fueron y nadie fue, porque culturalmente, adulamos al que tiene dinero a sabiendas de que ése es el poder real, razón por la cual, nos subordinamos a los dueños de los bancos y a los dueños de comercios y servicios, quienes además controlan y monopolizan la producción, amén de la vieja tradición de aplicar dumping a los pequeños productores.

Olvidamos, con toda inconciencia, que servicios como la electricidad o energía eléctrica (casi todos les decimos “la luz”), telefonía residencial, internet (CANTV) y telefonía celular (Movilnet), agua, vialidad, al igual que el principal insumo para el tránsito vehicular, como la gasolina (y, antiguamente, los aceites y lubricantes, cuando no los traficaban las mafias de PDVSA y sus aliados fuera de ella), las más de tres millones (3.000.000) de viviendas construidas por la Gran Misión Vivienda Venezuela (GMVV), el sistema de trenes como el Metro de Caracas, Valencia, Maracaibo y el transporte público con los Youtong (que los terroristas, mal llamados guarimberos, hoy liberados por gracia presidencial, quemaron y destrozaron) son exageradamente, baratos, de muy bajo costo, cuyo valor real corre por cuenta del Estado y del gobierno revolucionario que concibe estos servicios como un derecho humano progresivo, por lo que los asume como “inversión social” (cosa que no conocemos en otro país del mundo, excepto en Cuba y Nicaragua), haciendo de estos pagos algo simbólico y hasta ridículo en muchos casos, sin soslayar que hay servicios que en otros países no los hay, como los Centros de Diagnóstico Integral (CDI), hospitales, dispensarios, escuelas, liceos, universidades (casi todas controladas por autoridades universitarias de derecha y las que no, controladas por gente que no saben qué es una universidad de un Estado y un gobierno socialista o no saben qué es el socialismo, más allá de gritar consignas o ser puestos en esos cargos, porque son panas del ministro de turno o es militar). En fin, quienes suben los precios están en Fedecámaras-Venamcham, en Consecomercio y el resto de cámaras de pillos de esta federación, en monopolios como Empresas Polar, Central Madeirense, Súper Líder, Unicasa, Plan Suárez, Makro, Farmahorro, Río Mar y todos aquellos neorricos que se han levantado en la especulación, como el gran negocio en medio de esta crisis orquestada, planificada y, ahora, anarquizada.

Simplemente, nosotros, los de a pie, los de abajo, incluyendo a los necios de la llamada “clase media”, de desclasados que fantasean que son burgueses y remedan a los burgueses, los trabajadores todos, hemos sido, individual y colectivamente, celestinos ante los causantes del terrorismo económico, que se han enriquecido a nuestras expensas y cuando no, nos comportamos como la Caperucita Porno, ya usted sabe cómo, amable lectora y amable lector.

El caso es que crece la desesperanza y la frustración en la mayoría del Pueblo, cuando se ven la parálisis institucional y algunas acciones extemporáneas o impertinentes, que -aunque pudieran ser de buena voluntad- no apuntan a atacar el terrorismo económico, sino que a quienes corresponde institucionalmente atacar el terrorismo económico, se les percibe como otros espectadores dentro del gobierno, que se atreven a contarnos lo que ya sabemos, la sangría y latrocinio de comerciantes, cual boba princesa de un cuento de Disney, esperando no sabemos qué, mientras que los ladrones y causantes de esta crisis económica, están ganando tiempo, para traficar de vuelta las toneladas de billetes, desde Colombia hacia Venezuela y meter esa masa de dinero en la espiral inflacionaria del mercado nacional, ahora, con la holgura hasta agosto próximo, al tiempo de que esta anarquía hiperinflacionaria y diaria, ya está pulverizando el valor real del Bolívar Soberano (B.S.) y su correspondiente cono en billetes que tendrán el mismo miserable destino de los dos conos existentes.

Y muchos de los que salimos a las calles el pasado veinte de mayo (20-M), a rogar el voto de confianza a Nicolás Maduro, atenidos a la promesa de que enseguida enfrentaría el terrorismo económico contra el Pueblo, hoy, escuchamos apenados, las quejas, los insultos y la rabia de la gente buena, sin dejar de lado, las miserias y el hambre de un pueblo arruinado, no solo por los ladrones especuladores, sino también, por la inacción de quienes han podido darle un parao y nunca lo hicieron.

El peligro de esta situación tan grave, es que el golpe de Estado está andando y no va a victimizar al gobierno, aún cuando éste pudiera esperarlo para enfrentarlo y luego darle un tratamiento político, si es que lo tuvieran en mente. Este caos económico que está carcomiendo de miseria a los hogares venezolanos, nos puede poner en una “crisis de gobernabilidad”, en los mejores términos marxistas, cuando menos lo esperemos, incluso, habiendo estado legitimado el chavismo y Nicolás Maduro, el pasado 20-M. Ese golpe lo pueden dar los principales aduladores y juradores de lealtad, que están prestos a la traición, porque las condiciones empiezan a lucir formidables para tales fines abyectos, creyéndose salvados por la traición. Creo que se entendió.

NOTAS NECESARIAS:

1. Al Presidente de la República, Nicolás Maduro; al presidente del Banco Central de Venezuela (BCV), Prof. Ramón Lobo; a la Superintendencia del Petro; al SEBIN, al Observatorio Nacional del BlockChain; y al Ministro del Poder Popular para la Educación Universitaria, Ciencia y Tecnología (MPPEUCT), Húgbel Roa: yo entiendo que siempre ha reinado un culillo institucional, cuando se trata de delitos cometidos por autoridades universitarias, centros de estudiantes de la derecha guarimbera et al. Pero, en este caso, amerita su atención y correctivos a los que haya lugar, sin caer en las trampas de la llamada “Comisión Ad Hoc”, que siempre se instala cuando se quiere que algo no llegue a nada. Se trata de un guiso y lavado de dinero, con la venta de dólares electrónicos, desde la Universidad Nacional Experimental Simón Bolívar (UNESB), también conocida como USB. En sus dos sedes, Sartenejas (Estado Miranda) y Camurí Grande (Estado Vargas), han utilizado los equipos, los dominios usb.ve y las plataformas tecnológicas, con apoyo técnico de la U.S. Embassy y utilizando la figura de la Federación de Centros de Estudiantes de la UNESB (FCEUSB), en la que a cada miembro de la comunidad universitaria, le piden su cuenta de correo institucional, hacen operaciones de compras, como supuestos mineros del denominado “Byteball USE-A-THON”, revenden este dinero electrónico o criptomoneda en dólares, luego, los revenden en bolívares y le han repartido a los involucrados, entre siete y más millones de bolívares fuertes (Bs.), lo que los ha convertido en millonarios a los “no presuntos” autores de estos delitos. Tan lucrativo está el asunto de dinero malhabido, que involucraron gente ajena a la UNESB o USB y esta universidad se llenó de cuanto maleante quería repetir lo de los raspacupos y raspatarjetas. Esto está tan empastelado, que cuando yo me disponía hacer pública esta cochinada acontecida en mi universidad, de donde soy personal académico jubilado, que el rector Enrique Planchart, para sacudirse toda responsabilidad de esta trama de corrupción, peor que la del PP de España y para no correr con peor suerte que Mariano Rajoy (como la casa por cárcel, por su avanzada edad), acaba de sacar un Comunicado, desde su cuenta institucional [email protected] Dejo en claro, que no toda la comunidad universitaria de la UNESB, también conocida como USB, sea delincuente. Hay mucha gente honorable y trabajadora, aunque reproduzcan el modelo de universidad al servicio del Estado burgués.

2. El ejemplo que el Canciller Jorge Arreaza dio en la Organización de Estados Americanos (OEA), es decir, en el Ministerio de las Colonias del Imperio Estadounidense, debería replicarse, en cada uno de nosotros, ciudadanas y ciudadanos, Pueblo empoderado, en el accionar político y social, defendiéndonos del terrorismo económico, sin importarnos que los funcionarios hagan o no su tarea, si no lo han hecho hasta el momento. Defendernos del terrorismo económico, es la concreción material de la defensa de la Patria, con la vehemencia y con la profundidad, tal y como la expuso este compatriota ante tan inefables personajes, quienes bajo el mando de Mike Pompeo pretendían formalizar en papel y medios, la aplicación irregular de la Carta Imperial que ya nos están aplicando en la praxis, con todo tipo de boicot, previo al golpe de Estado para derrocar a Nicolás Maduro.

Entornointeligente.com

Follow Me

.