Diana Theocharidis: "Esto no es el diario de una cuarentena" - EntornoInteligente
Entornointeligente.com /

Periodista: ¿Cómo surgió la idea de este film?

Diana Theocharidis: Ante todo, no es un diario de cuarentena. La idea es mostrar la diversidad, los diferentes mundos de las personas -en este caso los bailarines del Ballet del Teatro San Martín-, tomando al confinamiento no como tema, sino como material. Es evidente que en la creación de una obra, hoy, se hacen presentes las limitaciones y los condicionamientos de la pandemia, pero pensé que había que trascender eso para hablar de otra cosa, utilizando esos materiales: la casa como espacio escénico, los espacios comunes de los edificios, la luz natural, la relación con lo abierto, y distintas temáticas propias de cada personaje. La obra busca contener de forma fragmentaria, la diversidad de mundos que coexisten bajo un mismo cielo, distantes entre sí y sin embargo, conectados de alguna manera. Como si una misma corriente los atravesara.

P.: ¿Qué tópicos buscaron abordar desde la danza?

D.T.: Trabajé con una frase de movimiento que les transmití por video, pero el trabajo se desarrolló en ensayos con cada uno de los 27 bailarines , para lograr escenas que tuvieran una relación dramática con cada intérprete, con la posibilidad de “construir” un espacio a través de la luz, la arquitectura de las casas y las emociones que se generaron en los ensayos. Luego, trabajamos en edición con Diego Poblete y con la asistencia de dirección de Elisabeth Rodríguez.

P.: La luz natural parece ser uno de los ejes de la obra.

D.T.: Lo es. Les pedimos a todos que hicieran un dúo con la luz y con las sombras. Eso lo probamos en ensayos llevándolos hacia las ventanas, pasillos, terrazas.

P.: ¿Cómo se las arreglaron para bailar en espacios tan acotados?

D.T: En esta obra no importaba si el espacio era grande o chico. Una de las bailarinas bailó arriba de la cama, otra sobre una mesa, otra detrás de una cortina, otros en los pasillos comunes del edificio o contra la puerta del ascensor. Construir el espacio dramático no tiene que ver con las medidas, sino con una poética. Fue una tarea que pudimos hacer, recorriendo los lugares, conversando e imaginando.

P.: ¿Cómo recibe el público a artistas haciendo desde sus casas? Nos recuerda a cada minuto que estamos confinados, ¿qué opina?

D.T.: Hay obras que se crearon en campos de concentración, como por ejemplo el “Cuarteto para el Fin del Tiempo” de Olivier Messiaen, con papel y lápices casi inexistentes y músicos que estaban prisioneros. Y aún así, la obra habla por sí misma y trasciende las circunstancias, guardando su impronta.

LINK ORIGINAL: Ambito

Entornointeligente.com

Ir a Smart Reputation

Best Miami Private Chef Charly Hoffmann

Publicidad en Entorno

Allanamiento a las oficinas de EntornoInteligente

Adscoins

Smart Reputation