Derecho y ética en una sociedad globalizada - EntornoInteligente
Derecho y ética en una sociedad globalizada

Entornointeligente.com / Para un sector importante de nuestra sociedad, el abogado ha sido y es un profesional con virtudes, pero también con defectos. En algún momento, todos hemos sido testigos de expresiones ?justas o no? que, en lugar de hacer honroso el ejercicio de una de las profesiones más antiguas, la desmerecen y reducen a un ?mal necesario?.

12/4/2018

Ruth Pacheco Escalante Abogada Esta imagen colectiva no es gratuita. La construcción social de esta idea adversa ha sido alimentada ?en muchos casos? por una práctica legal antiética, poco competitiva y, a veces, negligente. La mala utilización de la capacidad de expresión, la deformación de la argumentación técnico-jurídica, la inadecuada conducta procesal, la falta de transparencia y el desplazamiento de la defensa de las causas justas por las que no son tan justas son solo algunos de esos motivos. Aunque la principal variable del problema radica en el ejercicio poco ético de nuestra profesión, hasta hace algunos años existían condiciones que favorecían a este entorno, como la falta de modernización del sistema de justicia, la postergada reforma de la administración pública, la ausencia de prácticas del buen gobierno corporativo, el limitado acceso a la información global y la falta de especialización. Sin embargo, los avances sociales, científicos y tecnológicos han contribuido, de alguna manera, al cambio de este entorno, exigiendo a todos los actores sociales, sobre todo a los profesionales del derecho, cumplir con los estándares necesarios para insertarse en una sociedad moderna y globalizada. En ese sentido, cumplir con los estándares del mundo de hoy implícitamente significa romper con el concepto tradicional del abogado basado en el conocimiento únicamente legal, falto de especialización y a veces antiético, para pasar a diseñar la imagen de un nuevo abogado que, además de tener conocimiento especializado, cuente con habilidades y competencias multidisciplinarias que faciliten con éxito la práctica del derecho. La ética merece un párrafo aparte, debido a que es una característica indispensable del abogado moderno. No solo porque la tecnología y el conocimiento de la información, al ser más accesible para las partes en una relación legal, disminuye el riesgo de ocultarla o deformarla, sino porque además establece los límites éticos al ejercicio profesional, pues tanto en el mundo público como en el privado se han implementado normas relativas al comportamiento ético. Por último, la modernidad genera un entorno favorable para construir una nueva imagen del abogado y, así, poder posicionar a esta noble profesión que contribuye permanentemente a establecer reglas para resolver conflictos de intereses o incertidumbres jurídicas, pues si algo no ha de cambiar, aun frente a los avances de la sociedad, es la necesidad de justicia.

Entornointeligente.com

Follow Me

.