Cuento chino - EntornoInteligente
Entornointeligente.com /

Los más interesados en la última de las opciones son los productores de carne y los grandes frigoríficos, que recibieron un guiño desde Pekín para ingresar a dicho mercado, pero a condición de poner fin a los vínculos con el antiguo aliado. Este, a su vez, inició un fuerte lobby para contrarrestar la iniciativa, mostrando las ventajas de reafirmar la condición de “socios estratégicos” y, por el contrario, lo perjudicial que le resultaría al Paraguay mirar hacia sus históricos adversarios.

El tema en cuestión, para un país soberano y con claridad de objetivos, tendría que abordarse y resolverse en un abrir y cerrar de ojos. Ningún país tiene por qué imponernos condición alguna, entre ellos ambas chinas, podemos y debemos relacionarnos con todo el mundo (valga esta verdad de Perogrullo) y el que, por tal motivo, no nos aceptara, sea quien sea, pues simplemente se toma nota del hecho. Y a otra cosa.

La “condición” a la que hicieron alusión empresarios de China continental es, cuanto menos, ofensiva, pero no es el embajador de Taiwán quien debe hacernos notar esta cuestión por medio de declaraciones públicas, ni pretender asustarnos con los riesgos que implicaría entablar relaciones con el régimen de Xi Jinping.

Algo conocemos del conflicto que mantienen ambas naciones desde finales de la segunda guerra y, con mayor ímpetu, desde que la República Popular China se afianzó como parte de las ONU (1971), resultando excluida la República de China. Desde entonces, los primeros vienen sosteniendo la política de romper relaciones con aquellos países que mantuvieren vinculación con los segundos, actualmente reconocido solo por 15 estados del planeta.

El Paraguay no tiene porqué inmiscuirse en este conflicto. Si China continental estuviera dispuesta a tender puentes con nuestro país, sin condicionamientos de ninguna clase, en hora buena. Es el mercado más grande del mundo, inagotable para cualquiera de nuestros productos, no solo la carne. En esta hipótesis, China (Taiwán) no tendría otra opción más que respetar la decisión de un Estado soberano y de nada serviría que alimente nuestros temores y prejuicios. Pero si el precio fuese renunciar a esa soberanía y que Pekín determine la política exterior de nuestro país, entonces no correspondería ni iniciar conversaciones, sean comerciales, diplomáticas u otra índole.

Por supuesto, escucharemos muchas voces de sirenas, de una y otra parte. Es lo normal en estos casos, como también lo es que cada una de ellas defienda sus intereses, al igual que nosotros los nuestros. Y para esto no debemos dejarnos seducir por mujeres-pez, aunque resulten extraordinariamente bellas o, para ser más claros, por ningún “cuento chino”.

LINK ORIGINAL: Hoy.com.py

Entornointeligente.com

Allanamiento a las oficinas de EntornoInteligente

Adscoins New Single

Adscoins

Nota de Prensa VIP

Smart Reputation