Cuba con los ojos en la innovación - EntornoInteligente
Entornointeligente.com /

Surgida junto con la creación del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (Citma), en abril de 1994, la hoy denominada Agencia de Energía Nuclear y Tecnologías de Avanzada (Aenta) ha diversificado su carpeta de líneas investigativas en aras de contribuir al progreso sostenible de la nación y realizar aportes innovadores en sectores prioritarios, como la medicina, el medioambiente, la energía, la agricultura y la construcción.

Con 1 259 trabajadores al cierre de diciembre último, donde el 63 % son graduados universitarios, incluyendo 80 doctores en Ciencias y 252 Máster, las 11 instituciones que la conforman en la actualidad (a partir de enero se le sumaron  el Centro de Estudios Avanzados de Cuba (CEA), el Centro de Estudios Ambientales de Cienfuegos, el Centro Nacional de Investigaciones Sismológicas y el Centro de Aplicaciones Tecnológicas para el Desarrollo Sostenible), son un referente en el desarrollo de productos y servicios altamente especializados.

Muestra de ello son los 22 resultados científicos destacados de 2019, cuyos autores principales fueron distinguidos recientemente, los cuales aportan soluciones efectivas en diferentes esferas de la vida nacional, generan nuevos conocimientos y favorecen la ejecución de trabajos investigativos en el campo de las nanociencias y las nanotecnologías.

TALENTO Y CONSAGRACIÓN

Resalta dentro de la lista la Generalización de las prestaciones del láser de baja potencia con la introducción del equipo Fisser-21, que acaba de merecer el Premio Nacional de Innovación Tecnológica 2019, conferido por el Citma.

Como explicó a Granma Marta Contreras Izquierdo, coordinadora de la Red de Comunicadores Nucleares de Cuba (Recnuc),  este dispositivo se emplea básicamente para la terapia con láser en estomatología, odontología, ortopedia, dermatología y en aplicaciones vinculadas con la medicina natural y tradicional.

Desarrollado por un colectivo de profesionales y técnicos del Centro de Aplicaciones Tecnológicas y Desarrollo Nuclear (Ceaden), encabezados por el doctor en Ciencias Omar Morales Valdés, el Fisser-21  cuenta con el registro médico otorgado por el Centro para el Control Estatal de Medicamentos, Equipos y Dispositivos Médicos (Cecmed) y el correspondiente Certificado de Marca de la Oficina Cubana de la Propiedad Industrial (OCPI).

Según precisó la especialista, en la actualidad hay instalados 158 equipos  en los servicios estomatológicos del país, 108 en los de Medicina Natural y Tradicional, 69 en los de Fisioterapia y Rehabilitación y 16 en Medicina Deportiva.

Entre sus principales ventajas figura la de emplear hasta siete aplicadores de diferentes tipos, además de brindar una detallada información sobre los parámetros dosimétricos utilizados a través de una pantalla de cristal líquido.

Lejos todavía de alcanzar el potencial exportable deseado, el Fisser-21 se ha comercializado en varios países de América Latina. Tales son los casos de México, Argentina, República Dominicana, Colombia, Panamá, Perú, Belice y Venezuela.

A lo anterior se suma la impartición en Cuba de 29 cursos sobre Aplicaciones del Láser en Medicina y Estomatología, con la participación de más de 700 especialistas nacionales y foráneos.

Otro resultado significativo de la Aenta en 2019 es el titulado Análisis proteómico de células tratadas con nanocebollas de carbono y su localización celular.

Desarrollado con la colaboración de investigadores de distintas entidades científicas cubanas y de Brasil, dicho aporte pone de manifiesto que las nanopartículas de carbono o nanocebollas (adoptan ese nombre por la similitud de forma con el gustado condimento) pueden ser una herramienta futura promisoria como agentes antitumorales en la terapia de determinados tipos de carcinomas.

Igualmente sobresale por su creatividad, rigor y novedad científica el trabajo Aprovechamiento energético de la cáscara del arroz en el molino secadero Enrique Troncoso, en el pinareño municipio de Los Palacios.

Concebido por un grupo de autores del Centro de Gestión de la Información y Desarrollo de la Energía (Cubaenergía), se trata de la asimilación y desarrollo de una tecnología, que logra poner en marcha por primera vez en nuestro país un procedimiento para el secado del arroz, utilizando la cáscara como combustible.

La innovación sustituye el uso de combustible fósil en ese proceso productivo en el citado lugar, además de suministrar electricidad al sistema electroenergético nacional.

Parte fundamental de la gestión de la Aenta es su inserción en proyectos de colaboración y asistencia técnica, auspiciados por el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), así como con diferentes entidades investigativas de Europa y Latinoamérica.

Más allá de los resultados enunciados, los centros adscritos a la misma han laborado en el montaje y validación de soluciones ingenieras de alta tecnología para instituciones de la biotecnología y la industria farmacéutica, el desarrollo de sistemas capaces de determinar la concentración de hormonas y marcadores tumorales destinados a las investigaciones de enfermedades endocrinas y oncológicas, y en la irradiación de semillas y tejidos cultivados in vitro , a fin de modificar sus propiedades y lograr plantas más resistentes a la sequía agrícola y las altas temperaturas.

Hasta la seguridad de los parques de diversiones cubanos se ha beneficiado del quehacer de la Aenta, en particular del ingenio creativo de los trabajadores del Ceaden, quienes en los últimos años tuvieron a su cargo la caracterización químico-estructural de los materiales y la evaluación del estado de las soldaduras de los equipos, a fin de evitar accidentes.

Con los ojos puestos en la innovación, la Aenta tiene ante sí el reto de afianzar el vínculo con las empresas y potenciar el encadenamiento productivo de sus principales renglones.

En contexto

Tres servicios científico-técnicos brindados por instituciones de la Aenta fueron reconocidos en 2019. Son ellos la caracterización físico-química de residuales líquidos porcinos, la creación de capacidades para la eliminación de los hidroclorofluorocarbonos (HCFC), sustancias agotadoras de la Capa de Ozono, y Estudio farmacocinético en ratas después de la administración nasal e intravenosa del fármaco Neuroepo, marcado con I-125. La relación de resultados prominentes incluye a las Investigaciones para reducir el riesgo de desastres y la actualización de la norma cubana de diseño sismorresistente.
LINK ORIGINAL: Granma

Entornointeligente.com

Allanamiento a las oficinas de EntornoInteligente

Adscoins New Single

Adscoins

Nota de Prensa VIP

Smart Reputation