Crítica gastronómica: Teatrum y La Gloria - EntornoInteligente
Entornointeligente.com /

“Alejandro Salazar comanda estos restaurantes ubicados en la ciudad de Quito, como su chef ejecutivo. En La Gloria cuentan con un chef manabita de amplia trayectoria en diversas cocinas, desde italiana hasta china, pasando por su natal Río Chico, obviamente.

Este restaurante es producto de la asociación de un restaurantero quiteño, Santiago Jaramillo, conocedor de la industria, y del restaurante La Gloria de Lima, el cual por muchísimos años se ha mantenido como uno de los mejores restaurantes peruanos, lo que es mucho decir en un mercado tan competitivo y desarrollado.

El servicio es de un nivel superior y personalizado. La decoración sumamente acogedora. Tonos café y tierra, piedra y mucha madera ambientan cálidamente el restaurante. Los precios del menú son razonables para la calidad recibida y cuenta con la mejor bodega de vinos del país, manejando quizá 500 referencias. Su estrategia de precios para la carta de vinos es absolutamente acerada. Han entendido que el maridaje es parte de la experiencia y que al cliente no se lo debe esquilmar con los precios del vino. Estas características hacen de La Gloria un lugar para frecuentar y volverse un Habitué.

Su menú es una mezcla de cocina Peruana y Mediterránea, sobre todo italiana y española, con platos muy clásicos como el risotto al nero di seppia, el tagliatelle a la Carbonara, un cochinillo crocante lechal o el pescado a la sal. Probamos las croquetas de rabo de toro. Estaban un poco más crocantes que las clásicas. Nos parecieron fantásticas. El risotto de cola de buey y la paella a la cazadora, con trozos de morcilla de burgos, perfectos, cocinados con muy buen fondo. Utilizan realmente arroz arbóreo y bomba, en su punto.

En cuanto a su menú peruano, el tataki de atún, con aceitunas negras deshidratadas en salsa ponzu, y una emulsión de ajo con almendras y cebollín finamente picado, es lo mejor que comí, en parte por la construcción del plato, y también por la calidad del atún, como en pocos sitios en Ecuador.

En Teatrum el mismo chef crea una experiencia de cocina tradicional ecuatoriana, la cual se ha sofisticado un tanto. Y no debía ser de otro modo, pues está ubicado en los altos del Teatro Bolívar, a pocas cuadras de la Plaza Grande. El piqueo de inicio fue un tartar de trucha ahumada con aguacate, en un cono de láminas muy finas de plátano frito, con masa muy crocante. ¡Fantástico uso del verde!

En lugar de pan, pan de yuca, pero como Dios manda. Los panes de yuca de algunas cadenas han destruido el recuerdo del sabor tradicional de este maravilloso producto.

Luego un ceviche de atún con julianas de mango verde y cubos de aguacate. El fondo tenía alguna especie que no logramos distinguir. Pudo ser anís, quizá hinojo. Para repetirlo.

Finalizamos con una pata de cuy crocante, al horno. El mejor plato del día. Lo acompañaba salsa de maní ligera, con tomate de árbol y cebolla, algo cítrica.

Dos restaurantes que recomiendo en su viaje a Quito. (O)

LINK ORIGINAL: El Universo

Entornointeligente.com

Nota de Prensa VIP

Smart Reputation