Consumo de drogas y tratamiento con calidad + - EntornoInteligente
Entornointeligente.com /

26/06/2018 – El Peruano. /

26/6/2018

Kristian Hölge Representante de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito para Perú y Ecuador Hoy, el Día Internacional de la Lucha contra el Uso Indebido y el Tráfico Ilícito de Drogas, es un buen momento para recordar que las drogas son un problema global y una responsabilidad compartida entre todas las naciones del planeta.

Cobra aún más relevancia este año que celebramos el 30° aniversario de la Convención de las Naciones Unidas contra el Tráfico Ilícito de Estupefacientes y Sustancias Sicotrópicas y el 70° aniversario de la Declaración Universal de Derechos Humanos. Sencillamente, las políticas, leyes y prácticas contra las drogas deben respetar o, más bien, proteger los derechos humanos. Esto incluye la proporcionalidad en las penas de los delitos de drogas. Hablando de derechos humanos, vale la pena recordar que el tratamiento del consumo de drogas es un componente del derecho a la salud. Como nos señala la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (Informe 2017), esto conlleva a unos deberes, para no decir obligaciones. Debemos garantizar el acceso a tratamiento y medicamentos; no basta con la prevención. Debemos eliminar el estigma asociado al consumo, ya que perturba la integración social y económica de los consumidores. Y debemos asegurar que los servicios de tratamiento, rehabilitación y reinserción tengan en cuenta las necesidades especiales de grupos vulnerables, sean las mujeres o, muy a propósito de la crisis que América Latina vive ahora, los migrantes y refugiados. Mientras las mujeres representan un tercio del consumo, solo representan una quinta parte del tratamiento. El ideal es claro, pero la realidad es otra. Según la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Informe Mundial 2017), se pierden alrededor de 28 millones de años de vida sana por el consumo de drogas al año. Desafortunadamente, apenas una de cada seis personas que necesita tratamiento lo consigue. En América Latina la cifra es una de cada once y es aún peor en otras regiones (en África, una de cada dieciocho). Y, como si fuera poco, la calidad del tratamiento es a menudo cuestionable, sin sustento en evidencia científica y estándares internacionales. Sin mencionar el costo humano, desde el punto de vista económico, el análisis costo-beneficio es claro y ningún país debe ignorarlo. El tratamiento es buen negocio. Cada dólar invertido en tratamiento genera más de diez dólares en beneficios, es decir, reducciones en las tasas de delincuencia y en los costos de los sistemas de justicia y de salud. Solo puede haber una conclusión y es priorizar la disponibilidad de tratamiento con calidad y sin discriminación. El consumo nocivo de drogas es un problema que requiere una respuesta desde los sectores salud y servicios sociales y -según el caso- en coordinación con la justicia. Recordemos que el consumo sí es tratable y la recuperación es posible.

Entornointeligente.com

Nota de Prensa VIP

Smart Reputation

152955