¿Come carne roja? Atención con el impacto que puede realizar al medio ambiente

Entornointeligente.com /

El consumo de carnes rojas en Chile asciende a tres a cuatro veces por semana, valor que está dentro de los países de alto consumo de carne. Mientras que la ganadería es una gran consumidora de recursos, lo que genera una alta emisión de gases efecto invernadero, debido a la gestión de rumiantes, gestión de estiércol, cambio uso de suelo. Compartir Twittear Compartir Imprimir Enviar por mail Rectificar

En el webinar «Comer puede cambiar el mundo», charla online organizada por la Universidad Andrés Bello y la Universitat de Vic – Universidad Central de Cataluña, España,  se abordó el impacto que genera el consumo de carne y cómo éste afecta al medio ambiente, debido a la industria cárnica y el uso de los recursos naturales como suelo y agua.

En la instancia, desde España, Anna Vila Martí, una de las expositoras, diplomada en Nutrición Humana y Dietética, licenciada en Ciencia y Tecnología de los Alimentos detalló que el aporte del consumo de carne animal para el ser humano, es importante dado a la cantidad de nutrientes tales como: vitamina B12 para el sistema nervioso, proteínas con aminoácidos esenciales, Fe (Hierro), transporte de oxígeno a los tejidos, Zn (Zinc), reproducción y reparación de heridas, Se, antioxidante y reparación de ADN, grasa, energía y ácidos grasos esenciales, los cuales son indispensables para el buen funcionamiento del organismo.

¿Comemos demasiada carne?  Según lo que pudo evidenciar Anna Vila Martí en la audiencia del webinar sobre el consumo de carne, la cifra se acerca a la muestra a nivel nacional, la que efectivamente arroja que el consumo de carnes rojas asciende a tres a cuatro veces por semana, valor que están dentro de la medición presentada y que se encuentran en la media de los países de alto consumo de carne.

Según la alimentación de la pirámide mediterránea, se debería comer carnes blancas dos veces por semana, mientras que, las carnes rojas, se establece y aconseja dos raciones por semana.

Otro de los expositores, Feliú López Gelats, doctor en Ciencias Ambientales por la Máster en Agroecología y Máster en Gestión Ambiental y Economía Ecológica por la Universidad Autónoma de Barcelona, explicó el por qué la ganadería es una gran consumidora de recursos.

El experto enfatizó que esta industria genera una alta emisión de gases efecto invernadero, debido a la gestión de rumiantes, gestión de estiércol, cambio uso de suelo.

Además, reveló que el 18 y el 51% del total de los gases efecto invernadero, emitidos por las personas – origen antropogénico- el crecimiento y engorde de las reses está asociado al trabajo con los animales.  El impacto de este sector implica, uso de tierras, agua y disrupción en los ciclos del nitrógeno y fósforo.

«Estamos delante de un sector con impactos ambientales importantes, porque para obtener un kilo de carne porcina, se emiten, 4,8 Kg de CO2., mientras que, por un kilo de papas, se emiten 0,14 Kg.», declaró López Gelats.

El académico añadió que, «para obtener un kilo de ternera, se necesitan más de 15 mil litros de agua, mientras que, por un kilo de manzanas, no se llega a los 700 litros, en esta diferencia hay que pensar que, en esta medición, se incluye el proceso que toma generar la carne, no sólo el uso del agua para que beba el animal o uso de pasto».

En tanto, las cifras siguen desfavoreciendo al planeta, dado que el consumo de energía, en promedio 25Kcal, de energía fósil, se utiliza por cada Kcal de carne producida, en comparación con las 2,2 Kcal, por productos vegetales.

«Creemos que la referencia es de dos o tres órdenes de magnitud. Si matizamos el consumo de tierra, el 30% de tierra en su conjunto está usada para la producción animal, ya sea que pasten reses o para alimentarlas, es un 30% de la superficie, por tanto, la relevancia de uso de recursos que hace este sector y, que por tanto exigimos al sistema cuando comemos, más o menos carne es relevante», detalló el experto.

Impacto en la salud Durante la charla, ambos expertos precisaron que el consumo de carne también se asocia con la pérdida de la salud.  Tanto la carne roja procesada como la sin procesar, estarían directamente relacionadas con un impacto en la mortalidad en la población o con la aparición de enfermedades como, cáncer colon rectal, padecimientos coronarios y diabetes entre otras.

Cabe señalar, que el consumo mundial de carne por persona diario es de 100 gramos. En países industrializados la cifra alcanza a 224 gramos por día, mientras en países empobrecidos a 47 gramos. Por lo que algunas organizaciones recomiendan que el consumo de carne se reduzca a 90 gramos por día.

Según el reporte de Eat Lancet Dieta, indica que en Chile se consumen a próximamente 127 gramos de carnes rojas, estando dentro de la categoría de países de alto consumo cárnico, no obstante, por debajo de Argentina con 181 gramos.

Uno de los países de alto consumo, lo lidera Estados Unidos, con 185 gramos de carnes rojas, más 153 gramos de consumo de carne de pollo. En tanto, en China o India el consumo es bajo por la disminución de carne, pero, además por el patrón alimenticio de esos países.

 

 

 

Síguenos en

LINK ORIGINAL: El Mostrador

Entornointeligente.com