COLOMBIA: Llegó la hora de pellizcarse - EntornoInteligente

Entornointeligente.com / El Universal / Una de las pocas certezas con las que se vive en Cartagena es que la pobreza es uno de sus principales problemas. Nadie lo discute, el paisaje lo reafirma, su gente lo vive a diario y aun quienes llegan a disfrutar la magnífica belleza de su Centro Histórico lo perciben.

Y es que a pesar de contar con sectores pujantes como la industria, el comercio exterior o el turismo, una porción considerable de sus habitantes no percibe los beneficios de una economía que nada parece detenerla.

Según el reciente reporte del DANE, en Cartagena la pobreza extrema”o lo que es lo mismo, la gente que pasa hambre? afectó al 5,5% de la población en 2016. Por su parte, la pobreza general, que no solo incluye la primera, pasó de 26,2% en 2015 a 29,1% en 2016, la tercera con mayor pobreza monetaria entre las principales ciudades de Colombia, después de Santa Marta y Cúcuta.

Pero no es la falta de ingreso el único mal que debemos atender con urgencia. Hace poco fueron publicados por la Red de Progreso Social los resultados de un indicador más amplio que permite medir el bienestar de las personas de forma independiente y complementaria a las medidas económicas: el Índice de Progreso Social (IPS).

El cálculo de este indicador, que va de 0 a 100, tiene en cuenta tres componentes esenciales: necesidades humanas básicas, fundamentos de bienestar y oportunidades para la población. De las 10 ciudades medidas, Cartagena ocupó el último lugar del ranking con un mediocre 50,7. Manizales (75,1); Bucaramanga (70,3); y Medellín (69,6), encabezaron las ciudades con mejor progresión social.

Al desagregar el indicador por componentes, los resultados no varían mucho: Cartagena es la peor en la satisfacción de necesidades humanas básicas (30,1) y en la de oportunidades (57,4). Su mejor desempeño lo consiguió en la generación de bienestar, donde ocupó el sexto lugar. En otras palabras, es nuestra ciudad la que ofrece las peores condiciones de vida a sus habitantes.

El pésimo resultado en necesidades humanas básicas señala retos ligados a la nutrición y la asistencia médica básica, al agua y saneamiento, a la vivienda y a la seguridad personal. La falta de oportunidades, además, denota los graves problemas en la garantía de derechos individuales, en la libertad de elegir, en la falta de tolerancia e inclusión, y en una educación superior aún insuficiente y de regular calidad.

Para Cartagena, entonces, el IPS se convierte en un buen punto de partida para que dirigentes y sociedad civil se pellizquen y trabajen por una ciudad sostenible, inclusiva, próspera y segura. *Profesor, Facultad de Economía y Negocios, UTB.

COLUMNA EMPRESARIAL [email protected]

COLOMBIA: Llegó la hora de pellizcarse

Con Información de El Universal

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi

Entornointeligente.com

Follow Me

.