COLOMBIA: Las megaobras también se caen - EntornoInteligente

El Colombiano / ¿Podría alguien imaginar que la inconformidad ciudadana hubiera detenido un proyecto como Hidroituango?

Imposible en Antioquia, donde manda la aplanadora paisa, que saca proyectos a pupitrazo limpio para favorecer ciertos intereses económicos.

No se trata de decir que ese proyecto era innecesario. Sirve para mostrar una tendencia global. El mundo está cambiando. Cada vez más los grandes proyectos de infraestructura y generación eléctrica se caen por razones como la oposición ciudadana, las fuerzas del mercado y la naturaleza.

En India hace unos años, encabezada por el gobierno local, una protesta impidió la construcción de una hidroeléctrica casi tan potente como Hidroituango, 2.000 MW. Se temía merma de la pesca e inundaciones (¿alguien imagina alegar acá disminución de pesquerías para parar un proyecto, lo que come la gente vs. las ganancias empresariales?)

Es un ejemplo de una serie por todo el planeta, incluyendo la oposición a la megaminería en cada vez más municipios colombianos. Un proyecto minero de US $5.000 millones abandonado en Perú por temores con el agua, otro de US $8.000 millones en Chile por la misma razón.

Santurbán está candente, pero la discusión sigue enredada por falta de claridad sobre dónde se haría la proyectada actividad minera y si se revisará la delimitación.

No es fácil enfrentar el poder económico, con aliados permanentes en los políticos por razones de peso y de pesos. No lo es en Colombia ni en Antioquia, donde la opinión ciudadana apenas comienza a ser valorada a punta de protestas y paros, y en nuestro departamento se choca con la mentalidad de querer tener siempre lo más grande, lo más bonito, lo único.

Este siglo tiene nuevas realidades sociales, económicas y ambientales que hacen cada vez más riesgosos y difíciles los proyectos. Hay tecnologías también rentables y limpias que ganan terreno (que nuestro país mira de soslayo), y los impulsores de los megaproyectos se enfrentan con lo que pasa entre el comienzo y la entrada en operación.

Las necesidades serán cada vez mayores y habrá que tener claridad sobre lo que se quiere, cómo y dónde para cimentar el progreso. En Antioquia hay proyectos en marcha que de pensar en ellos se pone la piel de gallina por lo que representarán: menos vida.

Y pensar que son aprobados casi en silencio.

Maullido : ¿por qué los municipios no mantienen limpias las orillas del río Aburrá”

COLOMBIA: Las megaobras también se caen

Con Información de El Colombiano

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi

Entornointeligente.com




Instagram

Username or hashtag @entornointeligente is incorrect.