COLOMBIA: La polarización golpea la campaña política - EntornoInteligente

El Tiempo de Colombia / Lo ocurrido en las últimas horas es la gota que rebosó la copa. Álvaro Uribe , líder del Centro Democrático (CD), es insultado por una multitud en Popayán, Cauca. Al otro extremo, en Cúcuta, Norte de Santander, el carro que lleva a Gustavo Petro , uno de los más caracterizados dirigentes de izquierda, es apedreado.

En un país en donde las elecciones del último medio siglo se han realizado bajo el fuego de los fusiles, ¿cómo podrían calificarse estas agresiones? “Muy graves”, responde Alejandra Barrios, directora de la Misión de Observación Electoral. “Y es urgente ponerle ya un punto final a esta situación, antes de que nos tengamos que lamentar por algo peor”, exige.

No es un atenuante el hecho de que haya habido páginas más dolorosas en nuestra historia. Las elecciones presidenciales de 1990 terminaron en un río de sangre. Sicarios asesinaron a tres aspirantes: Luis Carlos Galán (1989), Carlos Pizarro (1990) y Bernardo Jaramillo (1990). La Unidad Nacional de Análisis y Contexto (Unac), de la Fiscalía, encontró puntos de conexión de quienes accionaron los gatillos: agentes del Estado, paramilitares y mafias de narcotraficantes.

Reina la intolerancia “En esta oportunidad, dice Jorge Iván Cuervo, profesor e investigador de la Universidad Externado, los agresores son ciudadanos, gente que está resuelta a agredir al candidato que identifica como adversario del de sus preferencias” .

Esto, según su opinión, pone al país en una situación inédita. En los hechos de violencia política de años anteriores, los responsables eran organizaciones con alto poder de impacto, pero claramente definidas y minoritarias en su composición. Pablo Escobar Gaviria, al mando del cartel de Medellín, por ejemplo.

Ahora, en el ambiente gravita una sensación de pugnacidad y polarización general. Es como si la mitad de la población estuviera contra la otra mitad. “Claro que es así”, explica Cuervo. Él, incluso, marca el punto de inflexión de esta fractura: el 2 de octubre del 2016, día del plebiscito para avalar o negar los acuerdos de paz con la guerrilla de las Farc. La apretada votación provocó una herida profunda que aún no sana. Ganó el ‘No’ con el 50,23 por ciento de los votos contra el ‘Sí’ que obtuvo el 49,76 por ciento.

Sandra Borda, decana de la facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Jorge Tadeo Lozano y una estudiosa de la resolución de los conflictos armados, destaca la singularidad del proceso colombiano. “En buena parte de los acuerdos queda una gran mayoría satisfecha frente a una minoría insatisfecha. Con el tiempo, la oposición, por más feroz que sea, se diluye ante el sentir mayoritario”.

COLOMBIA: La polarización golpea la campaña política

Con Información de El Tiempo de Colombia

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi

Entornointeligente.com