COLOMBIA: Anota la fecha - EntornoInteligente

El Universal / Es increíble cómo la naturaleza humana, ante su programación ancestral, tiende a minimizar cualquier peligro que pueda venirle del futuro. Y lo digo, porque antropológicamente estamos diseñados para priorizar los riesgos inminentes. Quiero decir, nuestros antepasados, el famoso Homo Sapiens (con más de 200.000 años de historia), por experiencia en su supervivencia, siempre le resultó más rentable asustarse más ante un Mamut, que ante la eventual erupción de un volcán. Entre otras cosas, porque no hay tribu que se aguante a un loco celador en el transcurso de varios años, esperando el vómito caliente de una montaña. Por eso los temas de largo plazo, los desatendemos.

Un típico ejemplo de esto lo tenemos con los peligros del cambio climático. Como los ambientalistas nos vienen amenazando con sus consecuencias en los siguientes 20 años, pues “qué diablos”, dice la gente, “cada momento trae su afán”, y que arree el que venga. 

En la política sucede lo mismo. Nuestra tendencia a evadir las malas noticias, son infinitas. Nadie quiere ver amenazas en el horizonte. Un caso dramático lo vivimos con nuestra querida Venezuela y ya conocemos cómo avanza esa tragedia. Cuando Chávez se postuló a la presidencia en 1997, la mitad del país sabía que él era un comunista disfrazado de demócrata. Sin embargo, los que podían alertar al resto, los que sabían que todo aquello era una farsa populista, como que se durmieron y hoy lloran lágrimas de sangre.

Ahora nos tocó el turno a nosotros, pero con una diferencia abrumadora: la tragedia de Venezuela la tenemos en la cara y somos tan tontos como para no querer ver el desastre venidero. Si quieren votar por alguien de izquierda, pues ahí están Fajardo y De la Calle, que todos sabemos que son unos demócratas. Pero no se equivoquen y anoten la fecha: hoy es marzo 2 de 2018, y sentencio lo siguiente desde El Universal, de Cartagena: donde elijamos al señor Gustavo Petro, a la presidencia de Colombia, nuestro país se irá al carajo.

Soy el primero en reconocer que la tragedia de la pobreza y la desigualdad social es nuestra mayor desgracia, y es la savia que alimenta el populismo. Pero créanme: al igual que pasó en Venezuela, hay gente necesitada que piensa que las cosas no pueden empeorar y por ahí asumen sus riesgos electorales. Y resulta que no, las cosas sí pueden empeorar, aun para los más pobres. ¿No me crees? Bueno… pregúntale al venezolano indigente de tu esquina.

 

COLOMBIA: Anota la fecha

Con Información de El Universal

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi

Entornointeligente.com




Instagram

Username or hashtag @entornointeligente is incorrect.