Cómo llegamos a la final de Wembley narra una gesta deportiva inigualable - EntornoInteligente

Entornointeligente.com / El Observador / Si hay un libro que debería repartirse en el vestuario de la selección uruguaya de fútbol a dos meses del mundial de Rusia, sin duda debería ser este. No solo porque narra una epopeya futbolística insólita, donde el pez chico se come al grande, sino también porque logra captar la esencia misma del deporte más popular del mundo: la ansiedad del antes, la pasión del durante y las extrañas sensaciones del después de cada partido.

Pero la novela es mucho más que la crónica de una gesta deportiva inigualable, es una radiografía profunda de la idiosincrasia inglesa, de las diferencias entre el campo y la ciudad, de los problemas sociales que aquejan a la isla y de la vida cotidiana de los ciudadanos de un pueblo perdido en las entrañas de Inglaterra.

La magia de Carr está en amalgamarlo todo con una prosa extraordinaria, que recurre al humor frecuentemente, aunque hable de cosas importantes. La historia es narrada por Gidner, secretario de los Steeple Sinderby Wanderers, personaje menor de la novela pero no por ello menos importante, ya que así como levanta actas en las sesiones delirantes de la comisión directiva, también corta las entradas el día del partido, organiza a la hinchada, controla las gradas y trata con los periodistas, entre otras tareas.

Cómo llegamos a la final de Wembley es una pieza irrepetible y nadie debería privarse de su lectura

Todo nace de la unión de dos voluntades, la de Alex Slingsby, un joven exjugador de fútbol que ahora oficia de entrenador y la del Dr. Kossuth, filósofo húngaro radicado en el pueblo que decide aplicar un método específico para lograr que un equipo amateur pueda medirse de igual a igual con uno profesional.

Los postulados del húngaro son geniales por donde se los mire y a pesar de que Carr los presenta con fino humor, hay en ellos verdades sobre el fútbol que resultan paradigmáticas. El primero expresa: “Seguro que es posible mover un balón sin mirarse los pies. Las mujeres no se miran las manos cuando tejen”. El segundo: “Un arquero buenísimo es el activo más valioso de un equipo.

Prácticamente sin ayuda puede frustrar el avance de jugadores muy superiores.” El quinto: “Todos los jugadores, excepto el delantero centro, deben defender su propia portería; y todos los jugadores, excepto el portero, deben lanzarse hacia la portería del contrario”.

La recompensa está en el camino, ascendente e imparable, de un equipo compuesto por varios mineros recios, un crack venido a menos, un cura muy valiente y un lechero de pocas palabras pero inexpugnable debajo de los tres palos. Un equipo que hace que un pueblo anónimo figure en los mapas y atraiga al turismo, lo que genera un caos también insólito para una pequeña comunidad sin infraestructura alguna.

Capítulo aparte para el presidente de la institución deportiva, el rico señor Fangfoss, al que no le interesa demasiado el fútbol pero que se pone al equipo al hombro. Con sus dos esposas, una oficial y la otra no, sus interminables campos de remolacha y sus temerarias opiniones políticas, que hacen las delicias de los periodistas, que también tienen un lugar en esta historia.

Porque Carr, en un alarde de ingenio, presenta algunas crónicas de partidos de los diferentes periódicos ingleses, donde explicita la tendencia de cada diario. Si el titular del Mirror es tendencioso, el del Sun es amarillo y el de Times, en cambio, absolutamente neutro y aburrido.

Lo maravilloso es también que, a pesar de ser una novela deportiva, no abundan las escenas donde se describan los partidos en sí mismos, lo que sería tedioso.

La habilidad de Carr está en llevar al lector de la mano durante toda la novela, mostrarle las gradas vacías, contar el día anterior, describir el vestuario, mostrar la metamorfosis del pueblo, hacer audible el latido de los corazones y señalar el triunfo de la voluntad por sobre la adversidad, sin relatar gambetas o goles espectaculares.

Cómo llegamos a la final de Wembley es una pieza irrepetible y nadie debería privarse de su lectura. Sobre todo, los que odian los deportes.

Cómo llegamos a la final de Wembley

Editorial : Tusquets

Páginas : 203 .

Precio : $ 520

Fuente: Cómo llegamos a la final de Wembley narra una gesta deportiva inigualable

Con Información de El Observador

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi

Entornointeligente.com

Add comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en EntornoInteligente.com

Follow Me

.