¿Cómo llega el Polvo del Sahara a Cuba?

icomo_llega_el_polvo_del_sahara_a_cuba_.jpg
Entornointeligente.com /

Desde el sábado último, el cielo dejó de lucir su típico color azul intenso, para adquirir una tonalidad blanquecina o lechosa perfectamente apreciable,  la cual ha llegado a observarse como una densa bruma, que limita la visibilidad a larga distancia.

El Doctor en Ciencias Físicas Eugenio Mojena López, asesor del Centro de Pronósticos del Instituto de Meteorología y pionero de los estudios sobre el tema en nuestro país, ratificó a Granma que ese panorama obedece a la presencia de nubes de Polvo del Sahara sobre gran parte del archipiélago cubano.

Según el experto, esas nubes son generadas por las tormentas de arena y polvo de los desiertos del Sahara y el Sahel, en África, y pueden alcanzar alturas de tres a siete kilómetros.

«Una vez emergidas del continente africano, avanzan en dirección oeste bajo el flujo de los vientos alisios, propagándose por el océano Atlántico hasta alcanzar el mar Caribe, Cuba, el sudeste de EE.UU., México y Centroamérica».

Generalmente, aseveró, vienen cargadas de material particulado PM 10 y PM 2,5 altamente nocivos para la salud humana, y contienen, además, minerales como hierro, calcio, fósforo, silíceo y mercurio, junto con virus, bacterias, hongos, ácaros patógenos, estafilococos y contaminantes orgánicos persistentes.

Si bien de forma habitual las nubes de polvo comienzan a llegar a nuestro país entre marzo y abril, las mayores oleadas ocurren en junio, julio y la primera quincena de agosto, dijo el especialista.

Consultado acerca de los impactos específicos en las condiciones del tiempo, apuntó que como estas originan una masa de aire muy caliente y seco con valores bajos de humedad, entorpecen el surgimiento y desarrollo de los ciclones tropicales al crearles un ambiente hostil, incrementado la cizalladura del viento en la altura, que impide al sistema concentrar la energía.

Señaló que contribuyen a acentuar la sensación de calor y disminuyen la probabilidad de lluvias en las áreas bajo su influencia, aunque tienden a favorecer el aumento de la actividad eléctrica cuando tienen lugar las tormentas de verano, puntualizó.

«En cuanto a la salud humana, la presencia de esas nubes de polvo incentiva estados alérgicos, el asma, problemas de la piel y otras enfermedades respiratorias, de ahí que las personas propensas a esos padecimientos deben evitar exponerse».

Igualmente,  repercuten en el declive de las poblaciones de arrecifes coralinos, pues propician que puedan ser atacados por un hongo endémico de África transportado por ellas, y contribuyen a la proliferación de los denominados eventos de marea roja, asociados a grandes floraciones de algas, muchas de ellas tóxicas, y a la aparición de plagas en diferentes cultivos.

Pero también tienen su lado beneficioso, porque, por ejemplo, dentro de los minerales que transportan, está el fósforo que ayuda a fertilizar la tierra. (OP)

Informaciones relacionadas Nueva oleada de polvo del Sahara impedirá formación de ciclones en el Caribe
LINK ORIGINAL: Granma

Entornointeligente.com