Charquero en Subrayado: «Compararme con Sonsol sería una falta de respeto a su carrera»

charquero_en_subrayado_compararme_con_sonsol_seria_una_falta_de_respeto_a_su_carrera_.jpg
Entornointeligente.com /

Contenido Exclusivo

La nota a la que intentas acceder es exclusiva para suscriptores Suscribirme Conocé nuestros planes

y disfrutá de El País sin límites.

Ingresar Si ya sos suscriptor podés

ingresar con tu usuario y contraseña.

Tenía 13 cuando se dijo que quería ser periodista deportivo, y con 19 años ya era parte del programa Fútbol de primera que se emitía por Canal 12. Desde entonces, Martín Charquero forjó una carrera ininterrumpida en radio, cable y televisión donde cubrió el fútbol local, hizo la cobertura de varios mundiales y la Copa América. La semana pasada, junto a los cambios de escenografía en Subrayado , llegó a la edición central del informativo para comentar noticias deportivas junto a Roberto Moar.

«Era un desafío imposible de rechazar», dijo Charquero a El País, quien vuelve no solo a un noticiero, también al horario más importante de la televisión.

Igualmente dijo que tuvo que pensarlo porque además de tener una familia, mantiene su vínculo con empresas de cable y radio que le ocupan buena parte de su jornada semanal. Los fines de semana son para cubrir partidos y participar en Punto Penal , programa al que regresó hace dos años. Había integrado el equipo en 2003, antes de irse a vivir a Estados Unidos.

Ver esta publicación en Instagram Una publicación compartida de Martin Charquero (@martincharquero)

Fue gracias a su padre que se hizo fanático de la revista El Gráfico cuando era niño. «Así le empecé a tomar cariño a esta profesión, y cuando tuve la posibilidad de ver para qué camino ir, asumí el riesgo de prepararme para ser periodista deportivo», dijo.

En 1993 dio sus primeros pasos, —»el año que viene cumplo 30 años en actividad. Es increíble, el número me asusta», dijo entre risas—, y casualidad o no, en cada proyecto al que se sumaba estaba el nombre de Sergio Gorzy.

«Empecé a ser periodista radial con Gorzy, a hacer notas en televisión con él, a conducir en radio cuando Sergio ya estaba, y llegué a TyC Sports con él. Increíble, siempre está sobrevolando lo que hago», dijo. Por este motivo lo siente como un «padre periodístico». «Hay una mezcla de admiración y agradecimiento por las posibilidades que me dio», dijo.

Ayer, el despertador de Charquero sonó a las 7.36. Sus domingos tienen jornadas laborales extensas pero es de los días que más disfruta. Le gusta estar en los pasillos del canal, en el estudio y hacer maratón laboral en distintas señales hasta la noche. «Soy un tipo con mucha suerte de trabajar de lo que le gusta y que me paguen por lo que consideraría un hobbie. Lo que soñaba cuando tenía poco más de 10 años lo puedo seguir haciendo a los 47. Por eso los domingos son días muy emocionantes», dijo.

A lo largo de estas, casi, tres décadas de carrera, siempre habló de fútbol. Por eso no siente problemas al decir que es hincha de Capitol. Incluso en sus redes sociales anuncia su fanatismo por ese cuadro. «Soy un enfermo del basquetbol y cuando hablo de Capitol no lo hago como periodista, sino como fanático. Aunque entiendo que en estos tiempos de intolerancia y agresividad desde las redes sociales, no suma que uno digo de qué cuadro es hincha», dijo.

—Llegaste en la edición central de Subrayado. ¿Sentís que ocupás el lugar de Alberto Sonsol?

—No lo cargo por ese lado. Sería autoflagelarme querer compararme con Alberto. Él fue un periodista único con un carisma inmenso y una facilidad para decir lo que la gente tenía ganas de escuchar. Era un showman, un relator que veía muy bien el fútbol y entendía los secretos de la televisión. Compararme con él sería una falta de respeto a su carrera.

—¿Hay algún secreto para convertirse en un buen periodista deportivo?

—Hay que vivir para esto. Obvio que vivo para mi familia, pero también para mi trabajo. El profesionalismo en estos tiempos es fundamental, y hay que leer, informarse y mirar mucho fútbol. También es importante el respeto a la profesión y a la gente que te consume por las vías que sea. Por eso me tomo las redes sociales como un trabajo más.

—Seguramente te ponga en un aprieto, pero, ¿quién es el mejor relator?

—Siento que tengo la suerte de poder trabajar con los mejores relatores, igual para mí hay dos. El primero es Roberto Moar. Es un tipo que logra captar la atención del futbolero y de la gente que no siempre consume fútbol. El otro es Diego Jokas. Considero que tiene un grito de gol que emociona.

—Llevas haciendo la cobertura de los últimos tres mundiales. Si bien vas a trabajar, ¿en cuál te divertiste más?

—El Mundial de Sudáfrica 2010 fue muy atípico porque era gente buena que nunca se animaba a parar a alguien que quisiera entrar al estadio sin entrada o acreditación. Cuando vas a cubrir un evento así es difícil que te den entradas para partidos que no sean de tu selección, y había momentos donde entrábamos poniendo «cara Fifa» como dice Gorzy y nadie nos paraba. Creo que fue un mundial en el que mucha gente pudo ver mucho fútbol.

—Igualmente los periodistas deportivos, a veces chocan con entrenadores o colegas. ¿Recuerdas una situación así?

—En mi arranque tuve un destrato de un entrenador. Pero también recuerdo un error de juventud que cometí yo. Había arrancado en Sport y hablé públicamente de otros colegas. Esto fue en 1997 y me llevó a tener una diferencia, por suerte momentánea, con el «Toto» da Silveira, con quien tengo una excelente relación. Era nuevo y me equivoqué. Fue una situación absurda que no lo haría hoy de ninguna manera.

LINK ORIGINAL: El País

Entornointeligente.com

Smart Reputation
Smart Reputation

Smart Reputation

Más información