Catorce mujeres se rebelan contra la masculinización del éxito - EntornoInteligente

Entornointeligente.com / Un hombre y su hijo sufren un accidente. El padre muere y el niño necesita ser operado de urgencia. Llaman a una eminencia médica para que le intervenga , pero cuando ve al pequeño dice “no puedo operarle, es mi hijo”. ¿Cómo puede ser? Quizá el lector ha pensado que esa eminencia médica era un hombre y no la madre del pequeño.

La inercia de los roles de género suele llevarnos a asociar el éxito con lo masculino, invisibilizando los referentes femeninos. Por eso el Banco Santander ha presentado la exposición Protagonistas del año , que reúne una colección de catorce fotografías de mujeres referentes en la sociedad española, caracterizadas como si de hombres se tratasen.

En esa lista están Gloria Lomana , periodista y escritora; la presentadora y empresaria Ana Rosa Quintana ; Ainhoa Arteta , soprano; Mireia Belmonte , nadadora olímpica; María Pía Sánchez , presidenta de la Federación Española de la Dehesa; Silvia Ortas , la primera controladora aérea en España o Lucía Marín , que es directora de orquesta.

También puede verse a Laura Lozano , emprendedora de éxito; Nerea Torres , CEO de SiemensPPAL España; Pepa Muñoz , chef; Maite Barrera , fundadora de Bluecap; La inspectora jefa Heredia, de la Policía Nacional; Ainhoa Cid , fudadora de Karten Space y Charo Ortín , experta en neurovirtualidad. Todas ellas aparecen irreconocibles, haciendo pensar sobre la falta de referentes femeninos en algunos entornos profesionales, algo que es una realidad.

Las fotografías son obra de Teresa Peyrí , una fotógrafa de origen mexicano afincada en Barcelona que ha contado con el saber hacer de Montxo Moreno, que ha realizado las caracterizaciones y transformación de las catorce mujeres.

La muestra se puede visitar desde el lunes 10 de junio y hasta el día hasta el día 26 de julio, en la sede madrileña de Banco Santander España (Juan Ignacio Luca de Tena, 11). El horario de visitas será de lunes a jueves, de 17h a 18h, previo registro en la web del banco.

Cinco entrevistas a cinco mujeres Ana Rosa Quintana: “Va mucho más rápido de lo que pensamos”. ¿Cuándo se dio cuenta de que los varones tienen privilegios? Desde que nací, las mujeres lo notamos desde que llevamos otra ropa, vamos a otro colegio… no lo he notado ni en la universidad ni en el trabajo de periodista. Sí cuando llegué al mundo empresarial, donde si una quiere hacer algo hay que emprender, porque es más difícil que te llamen para un puesto directivo.

¿Qué es el éxito? Es una cuestión de mujeres que intentan romper los techos de cristal. El éxito es hacer lo que te gusta, sin que nadie te ponga paredes delante.

¿Cuándo se alcanzará la igualdad? Va mucho más rápido de lo que pensamos, por supuesto en países occidentales. Desde hace un par de años se cogió una velocidad mucho más alta. En el Congreso ya hay paridad aunque en líderes no, en empresas estamos en un 30%… crece más rápido que hace dos años.

¿Qué ayudaría? Las selecciones de personal y las pruebas de acceso deberían ser ciegas, sin saber si es hombre o mujer, que si alguien accede a un puesto sea por sus capacidades, no por su sexo.

¿Cómo se ha visto transformada en varón? Ha sido impactante, porque veo la imagen de mi padre y de mi hijo. Me parezco a mi padre y mi hijo se parce a mí. Merece la pena ver la exposición.

¿Cuál es la solución? Yo tengo tres hijos y los tres son hombres y yo intento transmitirles el mensaje de la igualdad, que muchas veces va en lo que haces, en el ejemplo y en tu forma de vivir.

Gloria Lomana: “Encontré referentes femeninos en la lectura”. ¿Cuándo se dio cuenta de que los varones tienen privilegios? Desde niña. En mi generación las niñas hacían más tareas en la casa y se les educaba de manera diferente, en el colegio hacíamos labores y los niños deportes violentos, que eran de mi gusto y por lo que me llamaban chicazo. Lo noté desde que tengo uso de razón.

¿Qué es el éxito? El éxito lo ligo a los valores: a conseguir la armonía en tu vida, plenitud en el trabajo, con la familia, contigo misma. El éxito lo relaciono más a alcanzar la plenitud como persona y a lo que aportas a la colectividad.

¿Qué rompió esa barrera? Mi propio carácter. Ya de niña me decían que era un poco rebelde, porque no aceptaba estas reglas sociales. En la familia era siempre la niña que reivindicaba otro papel. Mis ganas de ser independiente, nunca he dejado de serlo. Desde niña decía que quería tener un trabajo y un coche. No sé por qué, lo del coche lo debía ver muy liberador. Y he estudiado mucho, mucho, porque siempre pensé que eso iba a ser mi futuro. Y nunca he dejado de trabajar. Yo encontré referentes femeninos en la lectura, en las protagonista distintas a los cuentos que acababan con el rescate por parte del príncipe y en aquellas mujeres que escribían, aunque tuvieran que firmar con nombre de hombre.

¿Cuándo se acabará este problema?  Tenemos que acortar los plazos y llamar a los hombres, porque deben dar ese paso de compromiso, algo que creo que se está haciendo. Es una buena noticia que en las reivindicaciones por la igualdad de género participen ellos.

¿Cómo es la situación en su sector? Estamos avanzando. El periodismo no deja de ser un ejemplo más: las mujeres en las facultades son el 70% más o menos igual que en las redacciones, pero en la dirección aún hay muy pocas mujeres. El problema es que no se nos ve. El poder lo tenían los hombres y tenían la tendencia a elegir modelos semejantes a los suyos, negando el liderazgo a las mujeres.

¿Qué consejos le daría a una niña pequeña sobre este asunto? Jamás dejes de trabajar, es tu independencia económica y vital. La solución pasa por crecer en igualdad y en acabar con los roles de género, si no, seguiremos perpetuando el modelo. A las niñas hay que decirles “tú puedes igual” y a los niños hay que educarles con las mismas herramientas que a ellas, porque a los niños se os han reprimido las emociones. Y una vez que se os descubre eso queréis vivirlas igual.

Lucía Marín: “Hay algo en mi interior que no sabe de barreras” ¿Qué es el éxito? El éxito es la satisfacción personal de haber encontrado algo que te permite descubrite a ti misma. No tiene nada que ver con el exterior, sino con las conquistas que uno hace interiormente.

¿Cuándo se dio cuenta de que los varones tenían privilegios? Hay algo en mi interior que no sabe de barreras, que es valiente, que le gusta la libertad, la creatividad, la pasión… nunca me di cuenta de que eso existía. Pero el machismo sí existe, en todos los niveles. Pero no es una variable que exista en mi vida, no me justifico ni me siento víctima. La vida te da unas cartas y hay que jugarlas.

¿Cómo es la situación en su sector? De las 30 orquestas de alto nivel que debe haber en España sólo el 1 o 2% de los conciertos están dirigidos por mujeres. Pero hemos llegado para quedarnos, para cambiar las cosas. Yo lo tengo más fácil que la generación anterior y creo que la siguiente generación lo tendrá más fácil que yo. Lo importante es que no sea un cambio superficial, sino real y para eso harán falta varias generaciones.

¿Cómo concienciamos a las niñas y niños? A los niños hay que contarles la historia a través de referentes. En la historia había mujeres geniales, pero no contaban. Hay que hacer una sociedad más justa, con esa diversidad entre hombres y mujeres y que ambos aporten.

Inspectora Jefa Heredia: “No te pongas límites, porque no los hay, te los ponen” ¿Qué es el éxito? Es conseguir en la vida lo que te hace ser feliz y hacerlo bien. Podría hacer otro trabajo, pero mi éxito ha sido que soy muy feliz siendo policía.

¿En qué momento de su vida se dio cuenta de que los varones tenían privilegios? Yo me he educado en un mundo de mujeres hasta que llegué a la Policía. Estudié en un colegio de religiosas, estudié la carrera de Farmacia… me movía entre mujeres. Al llevar a la Policía no me di cuenta de que era más difícil, sino que había que competir de una manera diferente y que si una cosa te salía bien no había sido por suerte, sino porque lo había hecho bien.

¿Cómo está la situación en su sector? La mujer en la policía es una realidad. Antes era una cosa rara y ahora el porcentaje de ingreso está equilibrado, en proporción a las mujeres que se presentan, aunque todavía se siguen viendo menos mujeres y a nivel de jefatura somos menos también.

¿Cuándo habrá igualdad real? El éxito de todo esto sería que todos pudiéramos hacer nuestro proyecto de vida dentro de la igualdad y eso todavía está un poco lejos, aunque se está consiguiendo porque estamos luchando por ello.

¿Qué le diría a una niña sobre este asunto? Lucha por lo que quieras. No te pongas límites, porque no los hay, te los ponen. Te costará más o menos, pero no te pongas límites. A mis hijos les digo que sean lo que quieran, que no estamos destinados más que a lo que nos haga felices.

Silvia Ortas: “Mis compañeros tenían dudas de cómo iba a reaccionar yo” ¿Qué es el éxito? El éxito es ser feliz en algo que quieres, que te gusta. El éxito tiene muchas facetas, si nos referimos al éxito profesional es desarrollar tu trabajo.

¿En qué momento de su vida se dio cuenta de que los varones tenían privilegios? Eso te das cuenta desde el colegio, desde que eres pequeña. Date cuenta que yo tengo 71 años y en aquella época yo estudiaba en colegios de monjas y ellos en colegios de curas. Y a los niños se les educaba en creer que las mujeres eran seres un poco inferiores, que eran muy divertidas y te lo pasabas bien con ellas y poco más. Mi madre era ama de casa y ese era su fin.

¿Qué le hizo romper esa barrera? Siempre estaré muy agradecida a mis padres y sobre todo a mi padre, que era un hombre totalmente abierto y desde el principio nos inculcó que lo más importante en la vida es ser libre y que para ser libre hay que tener trabajo y decisión y luchar por las cosas.

¿Cómo fue el primer día que entró en la torre de control? Con miedo, lógicamente, porque pasas de los simuladores a trabajar con muchas personas en cada avión y tú vas a ser responsable. Yo sé que había mucha gente, sobre todos los más antiguos que me miraban con recelo. Me sentía observada y obligada a demostrar que era capaz de hacer aquello, aunque había sacado muy buen número en la promoción. Pero tenían dudas de cómo iba a reaccionar yo en aquellas circunstancias, moviendo aviones y dando autorizaciones, siendo responsable.

¿Sorprendía a los pilotos oír una voz femenina? Puede ser, pero ya conocía a muchos pilotos por haber volado con ellos como azafata. Pero cuando yo empecé a controlar ya había por Europa algunas controladoras, yo fui la primera de España.

¿Cómo está la situación en su sector? No hay paridad, pero casi. Es un sector en el que el sexo es indiferente a la hora de trabajar. Incluso a mi desde el principio entré de servicio y se me dio mi responsabilidad.

¿Qué plazo hará falta para que se alcance la igualdad? Hay muchos factores implicados en ese asunto… empieza desde la educación, desde la casa de los niños y el colegio. No es un proceso de hoy para mañana… fácil harán falta 20 años más.

Explique problema y solución a un niño o niña. Les diría que el respeto es básico. Niño y niña sois seres humanos y como tal no deberéis hacer diferencias entre vosotros y deberéis respetaros. Porque ambos podéis hacer las mismas cosas.

MÁS INFORMACIÓN

LINK ORIGINAL: Noticias24 vla

Entornointeligente.com

Advertisement

Nota de Prensa VIP

Smart Reputation