Brenda, la mochilera - EntornoInteligente

Entornointeligente.com / La Razon / Al caminar, Brenda Asnicar llama la atención. No son pocos los que levantan la vista o se dan vuelta para mirarla, aunque no todos la reconocen. Ella, desinhibida y simpática, devuelve el saludo. Seguramente es algo a lo que está acostumbrada, más teniendo en cuenta que su primera aparición televisiva fue a los 11 años, en el coro de “Cantaniño”, y luego explotó su imagen como la “divina” de “Patito Feo”.

El encuentro con La Razón se produce días antes de su vuelo a Colombia, donde regresa para continuar con la promoción del flamante disco de “Cumbia Ninja”, la exitosa serie que emite Fox para toda Latinoamérica, que contiene tres canciones cantadas por ella. El verbo regresar es el indicado porque allí, más precisamente en Bogotá, estuvo los primeros seis meses del año grabando la primera temporada de la ficción que está a punto de finalizar y desde enero de 2014 comenzará a rodar la segunda.

Por su parte, el 2012 encontró a Brenda por Miami realizando la novela “Corazón valiente” para Telemundo. ¿A qué se deben tantos viajes y trabajos en el exterior? “Soy fanática de viajar”, simplifica la jóven de 22 años. Y amplía: “Cuando estaba acá haciendo ‘Los Unicos’ tenía muchas ganas de explorar las puertas que habían abierto con ‘Patito Feo’. Y era una charla constante con mi manager. Tenía ganas de irme a trabajar a otro país, quería ver qué sucedía. Entonces hice el casting para Telemundo. Me dijeron que quedé y acepté. Después, gracias a eso, me sugirieron mandar por mail un casting para ‘Cumbia Ninja’ y ¡pum!, al otro día estaba en Bogotá”.

¿Qué te pareció Colombia?

_Estoy realmente fascinada con lo que viví, con la gente que conocí y con la ciudad. Me fascinó la cantidad de arte urbano que tiene. Como me fui sola, yo no sabía con qué me iba a encontrar, entonces al principio estaba muy sola y aburrida en el hotel. Pero después empecé a salir. Me parece que lo lindo es explorar los lugares donde circunstancialmente estamos. Yo voy a trabajar pero también aprovecho para buscar algo más, para enriquecerme. Entonces empecé a sacarle fotos a todos los murales que hay en la ciudad como para editar un libro. Tienen unos artistas callejeros zarpados. Hay cosas geniales. Sobre todo en las zonas marginales. Claro, ahí nadie les borra su trabajo. En Cali, por ejemplo, encontré un mural enorme que me impactó que decía ‘si educás niños no tendrás que castigar hombres’. Me encontré con una ciudad muy organizada, aunque con sus cosas… como cualquiera de Sudamérica.

¿Y experiencia de Miami?

_Fue ciento por ciento diferente. Cada ciudad tiene su energía y Miami me pareció como cuadrada, toda muy parecida. Si vas a la playa, al shopping o de joda todo el día, es ideal, pero es solamente eso. Yo iba a laburar. Hacía 20 escenas por día en medio de un descampado con un calor infernal. Prefiero toda la vida salir a pasear por las callecitas colombianas, hay rinconcitos donde reina la salsa, el vallenato y mucho baile. Y Miami era escuchar todo el día “I know you Want me”, de Pitbull. Eran todos tipo Fort. Y yo como que quedaba medio colgada. No deja de ser un lugar lleno de comodidades, pero también hay mucho plástico (risas). No porque haya trabajado con gente plástica, pero… Si me das a elegir viví muchas más cosas y me gustó más todo lo que aprendí, hasta en lo laboral, en Colombia.

Entornointeligente.com

.




.

Síguenos en Twitter @entornoi






Sigue a nuestro director Hernán Porras Molina













Follow Me




.