BOLIVIA: "Evo: a Dios rogando y con el mazo dando" - EntornoInteligente

Entornointeligente.com / Los Tiempos / “Si yo gano, es preciso que por haber ganado me entregues los honorarios; si tú ganas, por haberse cumplido la condición, también deberías pagarme.” Esta anécdota de Protágoras con uno de sus discípulos resume, esencialmente, el descarado discurso político de doble fondo que jamás dejó de estar vigente, más aún en estos tiempos en los que continuamente se dice lo que se cree y casi siempre se  hace lo que se quiere. En medio, desde luego, la primera víctima es la verdad, ésta es soslayada como una inevitable forma de decir: haz lo que digo, no lo que hago. El doble discurso es, esencialmente, una forma efectiva de crear discrepancias y confusión, en esa disonancia, se forja, paradójicamente, la conformidad ambigua. El doble discurso crea confrontación, polarización, pugnas y mantiene el ambiente social en constante tensión y al protagonista como el centro de atracción que casi siempre cae como los gatos, parado.

La política populista es el arte de poner a buen recaudo lo que le corresponde por derecho al ciudadano. Una vez en el poder, esos derechos son suministrados a cuenta gotas, entonces el gobierno se convierte en proveedor y buen tipo que ‘soluciona’ sistemáticamente, las necesidades sociales de acuerdo al temple y decisiones que plazcan tomar al mandamás.

Siempre he sido un convencido de que Evo Morales Ayma vive en una constante dualidad, una suerte de ambigüedad voluntaria que le obliga a decir una cosa y hacer otra. Es su doble discurso el que le ha permitido mantenerse en un estado político vigente. Evo no obedece a su razón ni a la lógica fundamentalmente racional, sino a una reacción puramente fáctica, para él, todo puede ser alterado y modificado sin reparos, siempre y cuando lo plantee y lo ejecute él. Pero, al mismo tiempo, en esa su realidad paralela, está la censura a otros hechos y personajes en los que da cuenta, cual obediente de las leyes y lo políticamente correcto, de su posición crítica, ética y democrática. Así, va construyendo una impermeabilidad que lo convierte en una persona de ruptura con un discurso nacional y otro internacional.

Su doble discurso siempre fue su arma con un mismo filo, no arriesga nada cuando dice una cosa y hace otra, porque sencillamente no tiene un bagaje ético, desde esa perspectiva no se convierte en una carga histórico-ética. Evo es una persona que siempre está reciclando su discurso, convirtiéndolo en algo eventual, presupuesto, que se va destruyendo a medida que aparecen otros más mortíferos.

Desde esa perspectiva, el doble discurso de Evo es fundamentalmente alterativo, porque subvierte la realidad y la verdad. Convierte la lógica en capricho antojadizo y juega con la bipolaridad de las ideas: hacer cosas malas que parecen buenas, legitimar lo ilegítimo, o yo le meto nomás y las reglas están para romperlas y transgredirlas.

Ejemplos hay muchos: “Lo que nosotros estamos diciendo es que el presidente Evo Morales tiene un doble discurso, que no hace lo que realmente dice en el contexto internacional que es el protector de los derechos indígenas, el protector del medio ambiente y de la Madre Tierra (sino que) en Bolivia se hace otra cosa, se abusa, tiene abuso de poder, divide a las organizaciones indígenas, entonces no es un presidente que tiene el sentimiento indígena, más bien estamos diciendo que parecería que este presidente odia a los pueblos indígenas de tierras bajas por ser la minoría”. (Subcentral del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis).

“Evo Morales solo hace un show con la vistia del papa Francisco al país. “Lo que nosotros vemos es que tiene un doble sentido porque el país de acuerdo a la Constitución es un Estado laico, entonces el Presidente está haciendo un show con la visita del Papa, él debería estar cumpliendo sus actividades normales y no debería estar allá porque él no es católico porque él siempre ha odiado a la Iglesia Católica, nosotros vemos claramente una actitud de doble sentido”. (Subcentral del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis).

Evo Morales abogó por una “democratización” de la ONU, aunque apuntó que el objetivo es difícil por la resistencia a ceder poder de algunos países ricos. Un grupo de Estados “no puede seguir detentando el poder mundial”, denunció. (Evo critica en la ONU el “doble discurso” de Estados Unido.)

“Si el pueblo dice No, (referendo del 21-F de 2016) qué podemos hacer, ¿no vamos a hacer golpe de Estado? Tenemos que irnos callados”.  “El mar para Bolivia es de vida o muerte. No estamos pidiendo algo que nos regalen, sino que cumplan con sus compromisos”. dijo en otras ocasiones.

Sí, es fundamental cumplir los compromisos, ¿verdad, presidente Evo?

¿”Banderazo del MAS o del mar? Así como Evo Morales pretende unir a los bolivianos en torno al tema marítimo y su mediático banderazo, ¿por qué no es posible unir a Bolivia en torno a la democracia y la alternancia en el poder? Renunciar a la re re reelección, presidente Morales, sería el acto más sensato y democrático que hiciese usted en pos de abrir otro tiempo histórico para Bolivia. ¿Con qué valor moral le reclamará usted a Chile para que acate el fallo de la Corte Internacional de Justicia si es que fuere favorable a nuestro país, si usted niega y viola el mandato supremo del pueblo boliviano cuando le dijo NO el 21-F?

Decir una cosa y hacer otra es, desde todo punto de vista, traicionar la palabra empeñada y la voluntad democrática de todo un pueblo. Chile ha insinuado que no estará dispuesto a obedecer un fallo que favorezca a Bolivia. Entonces, ¿en qué argumentos se sustentará su gobierno si en los hechos tiene una evidente y constante violación a las leyes y a la decisión del supremo en materia democrática y libertad de disenso?

¿La comunidad internacional respaldará a un país que no obedece las leyes e ignora flagrantemente el voto limpio y soberano?

Más allá del fallo de la CIJ, que puede o no ser halagüeño para Bolivia, está la institucionalidad democrática. El 21-F y la defensa de la voluntad y libertad de este país no son negociables. Hay pues, en usted, presidente Morales, una obligación de facilitar y garantizar una salida libre y soberana a la democracia y a la alternancia. Yo, como boliviano no vislumbro mi futuro enclaustrado en su gobierno corrupto y desgastado. Entonces se hace necesario un grito de liberación. ¡NO al doble discurso! ¡No a una agenda nacional ninguneadora y otra internacional, conciliadora y democrática que con tanto acierto usted lleva adelante.

“Si la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) admite la demanda del caso hotel Las Américas, entonces, la CIDH es defensora del terrorismo y del separatismo que quiso dividir la Patria y enfrentar a hermanos bolivianos en 2009”. (Evo, a través de su cuenta de Twitter).

La última perla, la cereza en el pastel de las constantes descalificaciones. ¿Acaso no ha existido más división entre los bolivianos, presidente Evo, que su constante intención de fraccionar a Bolivia entre quienes están con su proceso de cambio y los supuestos vendepatrias y pro imperialistas?

¿Acaso su vicepresidente, Álvaro García Linera no ejerce una guerra de baja intensidad constante, insultando y descalificando a esa otra Bolivia que le dijo No el 21-F y así haciendo cada vez más fragmentado este país y sembrando la desinformación y el odio? Eso no es hacer apología del caos, del desorden y la división?

El doble discurso es una eterna divergencia  entre lo que se dice y lo que se hace, Presidente. Es una forma de esquivar, encubrir y  reforzar el costo de una decisión. Pero tarde o temprano siempre pasa la factura de la historia y  no cesa hasta cobrarse todas las deudas.

 

El autor es comunicador social.

BOLIVIA: “Evo: a Dios rogando y con el mazo dando”

Con Información de Los Tiempos

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi

Entornointeligente.com




Instagram

Username or hashtag @entornointeligente is incorrect.