Biden, la desgracia del COVID y la personal » EntornoInteligente

Biden, la desgracia del COVID y la personal

Entornointeligente.com / Hace un año, Donald Trump les decía a los estadunidenses que el coronavirus se habría ido para el Domingo de Pascua, cuando quería ver a todos en la iglesia. Doce meses después, no solo la pandemia sigue, sino que la COVID-19 ha cobrado la vida de medio millón de estadunidenses, más de los que murieron en la Guerra de Vietnam y la Primera y Segunda Guerras Mundiales combinadas. A diferencia de su antecesor, que negaba la gravedad del mal de nuestro tiempo, el presidente Joe Biden marcó sombríamente la fecha en que la gran potencia llegó esta semana a los 500 mil muertos, “más que en ninguna otra nación de la Tierra”. “Sé perfectamente lo que es perder un ser querido. Sé lo que es no estar a su lado cuando se van. Conozco también el brillo de sus ojos cuando les tomas la mano. Dejan un hueco en tu pecho, sientes que te consumes, te invade el remordimiento, la furia que te hace cuestionar tu fe’’  dijo el mandatario en la primera vez desde que la pandemia empezó, que se realiza en la Casa Blanca un acto similar de compasión, de dolor y comprensión.  El rostro del presidente lo decía todo. Las lágrimas estaban a punto de traicionarlo. Y es que Biden puede entender que quienes han muerto de COVID  no son solo números, son personas queridas que dejan familias y amigos atrás. Él lo ha vivido y así lo dijo en la ceremonia del lunes. Si algo ha marcado la vida del mandatario son las tragedias. La primera en 1972 justo un mes después de ganar la primera elección para senador, cuando tenía solo 29 años, su esposa y su hija de 12 meses murieron en un accidente automovilístico luego de que un tráiler las arrollara cuando regresaban de hacer compras navideñas. Sus otros dos hijos sufrieron también heridas graves, pero sobrevivieron. El duelo y el dolor volvieron en 2015 cuando era vicepresidente en la administración Obama y su hijo Beau murió de cáncer cerebral a los 46 años. El minuto de silencio y las 500 veladoras fueron particularmente emotivas no solo por la humanidad del nuevo presidente sino por el contraste con Trump, quien nunca aceptó hablar de los muertos para no levantar más dudas y críticas sobre los errores de su gobierno al no reconocer la gravedad del virus. El desastre que vive Estados Unidos en relación a la COVID-19 solo es comparable en proporciones con la pandemia de la influenza que atacó este país en 1918 y que dejó 675 mil muertos. Biden desde la campaña siempre ha dicho que combatir el coronavirus es su  prioridad, pero a un mes de haber tomado posesión ya se enfrenta a duras críticas de quienes piensan que el ritmo de vacunación es demasiado lento. En la actualidad se están aplicando 1.7 millones de vacunas diariamente y el número de personas internadas por COVID-19 es ahora la mitad de los tres mil 300 que entraban a un hospital cada día en enero. El gobierno de Biden tiene compradas más de 300 millones de dosis de vacunas, pero aún no resuelve cómo hacerlas llegar al brazo de los estadunidenses. Uno de los problemas principales es cómo vacunar por igual a todas las clases sociales, sobre todo a las menos privilegiadas, los pobres y los ancianos que además carecen de computadoras para registrarse y están quedándose  desproporcionadamente fuera. Otro problema de gran importancia es la negativa a vacunarse de los afroamericanos e hispanos, que es precisamente donde más casos de COVID-19  hay. Ninguna otra vacuna en la historia de la humanidad fue desarrollada con la rapidez de la que previene este mal, pero no quieren ponérsela; hay desconfianza sobre todo entre los de raza negra. Y es que no olvidan el llamado Estudio Tuskegee que en 1932 reclutó a hombres negros en Alabama que sufrían sífilis. Se les dijo que iban a curarlos, pero en realidad el propósito era estudiar en ellos cómo la enfermedad progresaba diferente que en los blancos. El gobierno federal nunca les dio el tratamiento prometido ni aun cuando para 1943 la penicilina se usaba ya ampliamente. Cuando cesó el experimento, ya muchos de ellos habían muerto de sífilis o sus complicaciones, cientos más infectaron a sus esposas y ellas lo trasmitieron a sus hijos. Para los expertos, lo que sucedió entonces fue mucho más horrible que el mito que creó y que ahora Biden se esfuerza por desaparecer.  

Entornointeligente.com

URGENTE: Conoce aquí los Juguetes más vendidos de Amazon www.smart-reputation.com >
Smart Reputation

Noticias de Boxeo

Boxeo Plus
Boxeo Plus
Repara tu reputación en Twitter con Smart Reputation
Repara tu reputación en Twitter con Smart Reputation

Adscoins

Smart Reputation

Smart Reputation