Assange: ¿crítico o pirata? - EntornoInteligente

Entornointeligente.com / Para sorpresa de muchos pero con enorme alivio para la mayoría de los ecuatorianos, el Gobierno decidió retirar la condición de asilado al australiano Julian Assange, gracias a la cual vivió casi siete años en la embajada del Ecuador en Londres, con un costo aproximado para el país de unos seis millones de dólares. Para el Ecuador, ojalá que para mucho tiempo, ha terminado la etapa de las ilusiones que hicieron creer que el país estaba, a base de golpes de ‘marketing’, en el ‘jet set’ internacional. Assange termina, sin pena ni gloria, como la ficción del cohete Pegaso o la fantasía de un Silicon Valley en la sierra norte del Ecuador.

Nada bueno queda para el país de esta aventura. Huésped indeseado, que andaba en patineta y jugaba fútbol con sus visitantes en el reducido espacio de la embajada, nunca agradeció al Ecuador su hospitalidad ni se preocupó por las implicaciones negativas que acarreaba su presencia. No tuvo empacho en contratar a Baltasar Garzón para que demande al gobierno ecuatoriano ni de quejarse ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos del trato que recibía del país que encima le había otorgado la nacionalidad. Tampoco entendió su condición de asilado ni el respeto por los protocolos que rigen esta condición. “Es una pequeña embajada con un pequeño balcón, pequeña, caliente y con poco flujo de aire, y debe ser muy difícil para todos los que están ahí”, comentó, de acuerdo a The New York Times, Vaughan Smith, sobre las condiciones en que vivía el australiano, lo que no le impidió, como el mismo periódico señala a continuación, recibir a quienes quiso.

La estrella de Assange comenzó a palidecer muy pronto. Nunca fue transparente. Con el tiempo, su clara alineación a favor de los intereses del gobierno de Putin, por más que los haya negado, y su apoyo a causas que intentan romper a la Unión Europea, como el separatismo catalán, ha hecho que pierda la condición de crítico. No en balde prestigiosos medios como Der Spiegel o The Guardian dejaron de contar con sus informaciones. El crítico se reveló pirata informático.

LINK ORIGINAL: El Expreso

Entornointeligente.com

Advertisement

Nota de Prensa VIP

Smart Reputation