Arte religioso refleja la fe y majestuosidad en sus pinturas - EntornoInteligente
Entornointeligente.com /

Las iglesias y los monasterios tienen una decoración que les ha concedido, no solo la visita de los devotos sino además de los turistas locales y extranjeros. El tamaño de los murales y obras en las que se registran detalles exigentes, son motivo de asombro al contemplarlos y conocer sobre sus autores.

Entre autores anónimos, consagrados y otros menos consagrados, se dividen las creaciones pictóricas que se exhiben en las iglesias y monasterios de Cuenca.

Si bien todos o gran parte de los templos de esta ciudad gozan de la presencia de obras importantes de arte religioso, tres de ellos destacan entre los más visitados y reconocidos por las instituciones locales de turismo y patrimonio.

Santo Domingo Para entrar a la iglesia de Santo Domingo se requiere mirar hacia arriba desde el umbral de las puertas. La razón está en los murales gigantescos que cubren todas las paredes y el cielorraso, sin un solo espacio que quede al descubierto.

Esteban Pacurucu, seglar y coordinador de esta iglesia, y quien conoce más que nadie la historia del lugar; cuenta sobre los dos murales que datan de 1919 y se encuentran en el altar mayor. Apenas en agosto de 2017 descubrieron a su autor, mientras el restaurador de arte Patricio Quinde realizaba una limpieza de las obras.

Estas dos pinturas que se consideraron por casi 100 años anónimas, dejaron de serlo cuando se pudo leer la firma del ambateño Fray Enrique Mideros, quien al parecer, prefería ocultar su nombre en lugares recónditos para no ser evidenciado.

“Se desconoce el porqué de esta decisión pero en aquella época se prefería el anonimato. Por devoción, humildad o quizá el don del servicio”, dice Pacurucu.

Mideros, cuenta el seglar, fue parte de una dinastía de arte sacro. Sus firmas se divisan en zonas insospechadas como en la toca de la virgen, por ejemplo, tanto en las obras ‘El descendimiento’ o ‘El camino al sepulcro’.

De carácter más contestario aparece en uno de los costados de la entrada, la representación de Jesús sangrando con un escudo del Ecuador debajo. Este significado que parece ambiguo al principio, cobra sentido al conocer que se trata de una denuncia de la profanación en Riobamba, de la tumba del sacerdote cuencano Víctor Emilio Moscoso.

En los pasillos del templo lucen las pinturas al óleo de ‘Los 15 misterios del rosario’ que datan del siglo XVIII; y una obra completa de pintura mural en todo el cielorraso y la arquería de la iglesia. Además de los enormes lienzos sobre las paredes del coro, realizados por Nicolás Vivar en 1917.

Pero este bien patrimonial está en peligro, pues algunas paredes están destruidas, lo que podría provocar la pérdida de las obras. Esteban Pacurucu hace un llamado de colaboración a las autoridades.

Catedral Nueva La obra del artista cuencano Filoromo Idrovo que data de 1904, acapara las paredes del altar mayor de la Catedral de la Inmaculada Concepción de Cuenca.

Con la ventaja de que este templo histórico es parte de las rutas turísticas, la ‘Catedral Nueva’ que funciona además como museo, tiene una organización informativa mayor que el resto de iglesias.

Aquí se detallan las características de cada pintura con técnicas de óleo sobre alabastro, óleo sobre lienzo, falso fresco, entre otras. Su registro, en cambio, es de 1573, 1912 y los siglos XVI y XIX.

Las Conceptas En el museo monasterio de Las Conceptas, se encuentra quizá una de las obras de mayor valía en Cuenca.

Esta pieza incalculable es la pintura de óleo sobre lienzo de la ‘Virgen de la Merced’, cuya autora resulta ser justamente Sor María de la Merced, exreligiosa del convento y quien se convirtió en la primera mujer ecuatoriana en pintar un cuadro.

Es del siglo XVIII y corresponde a la advocación a la Virgen María, momento que según las descripciones expuestas en el monasterio, “fue motivo favorito del arte religioso que mediante imágenes escultóricas y pictóricas, sirvió como una forma de enseñanza del catolicismo”.

En Las Conceptas se aprecian también los lienzos de devociones a los santos, cuyas obras parecen infinitas. (I)

DATOS -Catedral Nueva. La mayor parte de las obras pictóricas de la Catedral de la Inmaculada Concepción, son de 1573, 1912 y los siglos XVI y XIX. -Las Conceptas. El museo monasterio de Las Conceptas registra una gran cantidad de arte sacro con la devoción a los santos y a la Virgen María. -Santo Domingo. El anonimato es parte de varios de los lienzos y murales que se encuentran en la iglesia de Santo Domingo en Cuenca.

Isabel Aguilar Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

LINK ORIGINAL: Diario El Tiempo

Entornointeligente.com

Advertisement

Nota de Prensa VIP

Smart Reputation