ARGENTINA: El rugby como medio para la recuperación de los presos - EntornoInteligente

Entornointeligente.com / La Nacion / El nacimiento del rugby como juego se debe a un colegio inglés del mismo nombre, allá por 1823. Quien lo promovió fue William Webb Ellis mientras se jugaba un partido de fútbol. El nombrado tomó inesperadamente el balón con sus manos y corrió con él a la manera en que luego hemos visto practicar el rugby. Dos años después, el nuevo juego comenzó a difundirse en Oxford y el primer club que lo adoptó fue el Blackheat, en 1858. A partir de 1880, el rugby se extendió al extranjero.

Este relato que nos introduce en un pasado distante sirve de prólogo a una actividad valiosa emprendida por Eduardo Oderigo, abogado penalista y entrenador de rugby del San Isidro Club, quien ha encarado la meritoria iniciativa de llevar a una cárcel la enseñanza y la práctica del rugby como medio de promover la recuperación moral de los reclusos y alentar su capacitación intelectual. Así, en la unidad 48 de la prisión de máxima seguridad de San Martín, casi un centenar de presos se preparan para la práctica del rugby, a través del equipo Espartanos, que Oderigo creó y dirige desde hace nueve años. Claro que, para hacerlo, deben comprometerse a completar en la cárcel el nivel de estudios que dejaron de cursar, mayoritariamente primario y secundario, aunque también tienen la posibilidad de seguir carreras universitarias como Trabajo Social y Sociología, que dicta la Universidad de San Martín para reclusos y agentes penitenciarios.

El beneficio de esta iniciativa ya se percibe. La reincidencia en el delito en quienes han aceptado la oferta ha disminuido del 65 al 5 por ciento.

Según se observa, el interés de los reclusos es grande y casi nadie se quiere quedar afuera. Muy pronto se va a inaugurar en el presidio la primera cancha de césped sintético, donde se podrá jugar al fútbol. La práctica formal del deporte es un incentivo que motiva la voluntad de estudiar y rehacerse moralmente. El éxito de la iniciativa emprendida revela cuánto puede lograrse en el camino de la recuperación de muchos reclusos.

Un obstáculo difícil de superar es que el número de vacantes para las ofertas deportiva y educativa sólo alcanza a cubrir la tercera parte de las necesarias. En cambio, es alentador ante la demanda de lugares de estudio, ya que el lugar sólo cuenta con cuatro aulas disponibles, el ministro de Educación de la Nación, Esteban Bullrich, anunció un plan viable que flexibiliza las horas de estudio, parte de las cuales se podrán cumplir en los pabellones.

Es valioso señalar que diez ex reclusos pudieron visitar al Papa, quien les dijo: “Lo grave no es caer, sino permanecer caído”. La frase se lee en las paredes del pabellón. A su vez, el subdirector del régimen del penal, Alberto Espinosa, destacó en personas como Oderigo y sus voluntarios el mérito de ocuparse de los reclusos, “darles su tiempo, enseñarles a acatar las reglas y transmitirles valores, lo cual primero los cambia en la cancha y luego en la vida”.

Un problema pendiente lo constituyen las pocas empresas que se deciden a ofrecer puestos de trabajo. Una cuestión que lo obstaculiza es que necesitan capacitación en diversos oficios. Consecuentemente, es el mismo penal el que puede ofrecer educación y aprendizajes, lo cual reclama nuevos recursos.

Resulta sumamente positiva la iniciativa puesta en marcha y digna del mayor de los elogios la tarea del doctor Oderigo y quienes lo han acompañado, así como el apoyo que encontró en las autoridades, que hace factible proyectar valiosas mejoras para el futuro de los presos.

LA NACION Opinión Editorial ARGENTINA: El rugby como medio para la recuperación de los presos

Con Información de La Nacion

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi

Entornointeligente.com

Add comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow Me

.