ARGENTINA: El relato de un prófugo - EntornoInteligente

Entornointeligente.com / La Nacion / El ciudadano argentino Hernán Arbizu trabajó entre 2006 y 2008 para el banco J.P. Morgan en las oficinas de esa entidad financiera en la ciudad de Nueva York. Se investiga la presunta falsificación en ese período de una carta instrucción de un cliente, por la que habría transferido electrónicamente desde cuentas del referido banco y de su anterior empleador, el banco suizo UBS, más de cinco millones de dólares a cuentas no identificadas.

Ante esta situación, J.P. Morgan lo denunció ante la justicia federal de Manhattan, con lo cual se inició una causa que tramita ante el tribunal federal del distrito sur de la ciudad de Nueva York y que incluye quince diferentes cargos por fraude. Como consecuencia del proceso, los Estados Unidos solicitaron su extradición.

Las gestiones de un fiscal norteamericano y de un funcionario del FBI llevaron al arresto de Arbizu en la Argentina, adonde había regresado tras una precipitada huida cuando la maniobra fue descubierta. Si resultara condenado, podría recibir una pena de hasta treinta años de prisión, además de enfrentar una abultada multa. Si se probara también la acusación de robo de identidad, tendría que sumar más años de cárcel.

Pese a esto, Arbizu sigue en nuestro país, fue liberado bajo caución y está prófugo de la justicia norteamericana mientras nuestros tribunales lentamente tramitan un pedido de extradición que aún no ha sido resuelto.

Precisamente, para evitar ser extraditado, se presentó ante la justicia local alegando que sus actividades en Nueva York eran supuestamente ilícitas para el Estado argentino. De este modo, procura que se lo acuse criminalmente en nuestro país para así evitar rendir cuentas ante la justicia del lugar en el que se habrían cometido los delitos que se le imputan.

Habiendo fracasado en su primera tentativa ante el magistrado Sergio Torres, volvió a intentarlo ante el recientemente designado juez federal Sebastián Casanello, quien le tomó declaración indagatoria. Las manifestaciones del tan pueril relato apuntan, por un lado, a caracterizar a sus ex empleadores del exterior pese a su prestigio mundial como entidades bancarias que “lavan” dinero y, por el otro, a tratar de incriminar a un multimedio considerado enemigo por el Gobierno. Nos referimos al Grupo Clarín.

A pesar de tratarse de un prófugo de la justicia norteamericana, el inverosímil relato de Arbizu recibió el apoyo del gobierno nacional y de varias entidades estatales altamente politizadas, entre otras, el Banco Central de la República Argentina, la Unidad de Información Financiera y la Comisión Nacional de Valores. Esto se debe a que basa su estrategia y sus dichos en intentar involucrar en supuestos movimientos ilegales de fondos al Grupo Clarín, a varios de sus principales directivos y a opositores y críticos al gobierno kirchnerista. Todo esto amplificado mediáticamente por el monopolio de prensa oficial y paraoficial.

Este caso es otra demostración cabal de que todo vale para el Gobierno en su ofensiva contra el Grupo Clarín y quienes no se doblegan ante los deseos del oficialismo.

En momentos en que nuestro país procura volver a los mercados internacionales de capitales, que desde el vértice del Poder Ejecutivo se promueva una alianza con quien es requerido por fraude desde el exterior genera naturalmente reacciones adversas y otra enorme cuota de desconfianza hacia nuestro país por parte de los principales operadores financieros a nivel mundial. Por ello, es necesario extraditar sin más demoras ni chicanas legales a Arbizu, evitando así transformar a la Argentina en cómplice de una maniobra destinada a permitirle eludir las responsabilidades que pudieran corresponderle por los delitos que investiga la justicia federal norteamericana. Ése debiera ser el ámbito en el cual Arbizu plantee formalmente el poco creíble relato al que sólo el kirchnerismo y sus acólitos le otorgan valor. .

Entornointeligente.com

Add comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

.




.

Síguenos en Twitter @entornoi






Sigue a nuestro director Hernán Porras Molina













Follow Me




.