Análisis | El plan de infraesctructura es una ventana al alma de Joe Biden » EntornoInteligente

Análisis | El plan de infraesctructura es una ventana al alma de Joe Biden

Entornointeligente.com / Esto incluye el plan de infraestructura de Biden 0:50 (CNN) — El plan de infraestructura del presidente Joe Biden no es una broma.

La enorme propuesta de más de US$ 2 billones que presentará este miércoles cubre un área política expansiva y vital, que se convirtió en un chiste de Washington en la administración Trump y resultó en esperanzas frustradas dolorosas para los presidentes anteriores.

Para Biden, la infraestructura es mucho más que arreglar las crujientes y derruidas carreteras y puentes, aeropuertos y ferrocarriles de Estados Unidos, que a menudo se comparan desfavorablemente con los relucientes proyectos del siglo XXI en países en desarrollo como China. El programa es la última señal masivamente ambiciosa de que siente que el destino, las circunstancias políticas y los cambios en la opinión pública le ofrecen una apertura repentina, pero fugaz para lograr su objetivo político a largo plazo de mejorar las vidas de los trabajadores estadounidenses.

Si bien el plan de ayuda por covid-19 por US$ 1,9 billones de Biden, el esfuerzo de infraestructura y un proyecto de ley de empleos venideros aparentemente abordan áreas de políticas específicas, tienen un propósito común más amplio. Forma la base del esfuerzo del presidente para diseñar una reorganización generacional de la economía estadounidense. El plan de rescate de covid, por ejemplo, que aprobó el Congreso este mes fue aclamado por progresistas como el senador independiente de Vermont, Bernie Sanders, y analistas independientes como el esfuerzo más significativo para sacar a millones de estadounidenses de la pobreza en décadas.

EE.UU.: analizan otro paquete de empleo e infraestructura 0:52 La visión de Biden ahora no es solo para nuevas carreteras, banda ancha y puertos. Ve sindicatos revividos, un crecimiento del PIB igualmente compartido, un acceso más fácil a la atención médica, la igualdad de remuneración para las mujeres, la energía limpia y un mejor cuidado infantil para los trabajadores.

«Mi plan económico tiene que ver con el empleo, la dignidad, el respeto y la comunidad. Juntos podemos, y lo haremos, reconstruir nuestra economía», dijo Biden en su discurso de la Convención Nacional Demócrata, en agosto, donde explicó su filosofía central.

El plan de infraestructura de Biden La ambición de los planes de infraestructura y empleo no deja lugar a dudas sobre su deseo de transformación en una economía que ha enriquecido aún más a los más ricos en los últimos 40 años, pero ha dejado a la clase trabajadora atropellada.

El primero incluye inversiones en fabricación, investigación y desarrollo, clima e infraestructura de transporte. El segundo tiene como objetivo el cuidado de los niños, la licencia familiar remunerada, la atención médica y la educación, consideraciones cruciales para los trabajadores estadounidenses, dijo a CNN un alto funcionario de la Casa Blanca.

Incluso el lugar del discurso de Biden el jueves, Pittsburgh, envía un mensaje. Steel City , el lugar donde Biden lanzó su candidatura para la Casa Blanca en 2020, es exactamente el tipo de feudo sindical de trabajadores manuales donde el presidente se siente como en casa. Pero también es un ejemplo de una ciudad que ya está en camino de lograr lo que el plan de infraestructura busca hacer para el resto de Estados Unidos. Ha evolucionado de un apocalipsis posindustrial a un centro de industrias modernas, empresas de tecnología médica, instituciones educativas líderes en el mundo e innovación que ahora es un escaparate para la regeneración económica.

El presidente también tiene un apego sentimental con a la ciudad.

«Está en casa», dijo el nativo de Pensilvania a un periodista después de correr por el desfile del Día del Trabajo de la ciudad en 2015, en una de sus primeras apariciones públicas después de la muerte de su amado hijo Beau por cáncer.

«Estoy caliente. Estoy bravo, estoy enojado», dijo Biden a una multitud y prometió luchar por los trabajadores a los que se les niega una parte de las ganancias obtenidas del aumento de la productividad.

«Algo está mal, amigos […] la igualdad de condiciones no existe», rugió en lo que parecía el lanzamiento de una campaña presidencial que nunca se materializó, solo para que Biden terminara en la Casa Blanca cinco años después.

Máximo empleo e inflación del 2%, objetivos de la Fed 0:49 Las tendencias políticas cambiantes dan esperanza a Biden En un entorno político convencional, el plan de infraestructura de Biden probablemente ya estaría muerto al llegar al Congreso. Si bien buscará la participación republicana en el impulso, su deseo de financiar parte de ello mediante un aumento en los impuestos corporativos y su escala, casi seguramente, ahuyentará a los republicanos que no hayan aceptado la estrategia de su liderazgo de negarle al nuevo presidente grandes triunfos.

Pero a raíz de la pandemia, y gracias a las arenas políticas cambiantes antes de que golpeara, el plan de Biden puede tener una oportunidad, aunque enfrentará las limitaciones de un Senado 50-50 y podría poner a prueba la unidad demócrata hasta el punto de una ruptura mientras el presidente pide la aprobación del proyecto de ley este verano.

Biden estableció claramente su autoridad en Washington y reforzó la aprobación con su paquete de rescate por covid-19, que incluía cientos de millones de dólares en beneficios para los trabajadores y los estadounidenses menos acomodados.

Ningún republicano votó a favor, pero el proyecto de ley de rescate fue ampliamente popular, incluso entre algunos votantes republicanos, lo que demuestra que en la peor crisis interna desde la Segunda Guerra Mundial hay un creciente deseo de que el Gobierno aborde los problemas del país.

Cómo ayudó Trump a Biden Muchos demócratas podrían haber preferido que Biden eligiera otros temas para su próxima gran táctica política, como el control de armas, el cambio climático, la abolición del obstruccionismo del Senado o unirse a la batalla por un plan de reforma electoral radical para enfrentar la supresión de las boletas electorales republicanas.

Pero el proyecto de ley de infraestructura fue exactamente el tipo de medida con el potencial de ser ampliamente popular a la que el presidente parecía estar refiriéndose cuando habló sobre la importancia de la sincronización política, la semana pasada.

«Los presidentes exitosos mejor que yo han tenido éxito en gran parte porque saben cómo cronometrar lo que están haciendo», dijo Biden en una conferencia de prensa en la Casa Blanca.

Si Biden hubiera esperado hasta después para un esfuerzo por aprobar la «Ley para el pueblo» hasta después de otras cuestiones liberales prioritarias, que probablemente desencadenarán un cisma político irreversible en el Capitolio, la reforma de infraestructura no habría tenido ninguna posibilidad.

El impulso del presidente por su plan de US$ 2,25 billones también puede beneficiarse de la ayuda indirecta de una fuente poco probable: el expresidente Donald Trump.

Llegan los pagos del paquete de estímulo a los hogares 1:36 No solo se beneficia en comparación con la incompetencia del expresidente que dejó al Gobierno federal desastrosamente incapaz de lidiar con las oleadas de coronavirus que se extendieron por todo el país y destrozaron la economía. El expresidente cambió al propio Partido Republicano de formas que Biden podría explotar.

Las incursiones de Trump con los estadounidenses de clase trabajadora blanca y el éxito en fracturar el credo conservador de los déficits bajos ayudaron a silenciar la clásica línea de ataque republicana sobre los demócratas que gastan mucho y ganarle el apoyo de los votantes conservadores más abiertos a que el Gobierno solucione sus problemas.

Es posible que Estados Unidos haya llegado a un momento poco común, experimentado bajo el presidente Franklin Roosevelt, en la década de 1930, y Lyndon Johnson, en la década de 1960, cuando hay una breve ventana política para una intervención gubernamental abrumadora para ayudar a los estadounidenses más pobres. En ningún momento, desde la década de 1980, el capitalismo desencadenado representado por el presidente Ronald Reagan y la primera ministra británica, Margaret Thatcher, parecía tan amenazado.

La política centrista de «la era del gran gobierno ha terminado» del expresidente Bill Clinton, que fue diseñada para pulir los bordes suaves del reaganismo, también parece obsoleta. Y los asesores de Biden ahora hablan abiertamente de cómo la administración Obama en la que se desempeñó como vicepresidente no fue lo suficientemente grande después de la Gran Recesión e inicialmente se equivocó al complacer a los republicanos, que realmente querían obstaculizar la presidencia en una búsqueda de meses de compra bipartidista.

Y como Trump, Biden puede hablar el idioma de los estadounidenses que creen que las riquezas de la economía estadounidense han sido injustamente secuestradas por los ricos barones de Wall Street, que enviaron sus trabajos a economías de bajos salarios en el extranjero.

Los himnos del presidente a la clase trabajadora, la reverencia por su lugar de nacimiento de Scranton, Pensilvania, y los cuentos sobre sus luchas trabajadoras pueden sonar cursis. Pero son auténticos porque ha estado en eso toda su vida política.

Biden, al igual que Trump, ha aprovechado el sentimiento antiglobalización y de «comercio justo» popular entre los principales partidarios del expresidente.

Incluso su política exterior está orientada a promover los intereses de los obreros estadounidenses en primer lugar. Si bien Biden rechaza el desdén de Trump por los aliados y el apaciguamiento de los tiranos, su principio central de reducción de personal estadounidense y construcción de fuerza en casa tiene similitudes conceptuales con Trump.

«Biden no está haciendo una política de ‘Estados Unidos primero’ pero su política lo es. Eso tiene mucho sentido. Es por eso que fue elegido», dijo Nicholas Dungan, miembro principal no residente del Atlantic Council.

En la Casa Blanca de Trump, los funcionarios debían reprogramar repetidamente la «Semana de la infraestructura», una serie de eventos con guión destinado a mostrar que un presidente perturbador y alborotador podía comportarse normalmente y hacer las cosas. Sus planes siempre chocaban con el temperamento volcánico y el torrente de escándalos de Trump.

Sin embargo, Biden demostró en su conferencia de prensa que tiene una sólida teoría de por qué fue elegido: para solucionar los problemas que frenan a los estadounidenses de clase media y trabajadora.

Si bien se interponen enormes obstáculos políticos en su camino, la centralidad del plan que presenta el miércoles para su filosofía personal y política asegurará que su compromiso con el tema dure más que el de Trump.

Source link

Share this: Haz clic para compartir en Twitter (Se abre en una ventana nueva) Haz clic para compartir en Facebook (Se abre en una ventana nueva) Me gusta esto: Me gusta Cargando… Relacionado
LINK ORIGINAL: Tu Noticia Express

Entornointeligente.com

URGENTE: Conoce aquí los Juguetes más vendidos de Amazon

www.smart-reputation.com
Smart Reputation

Noticias de Boxeo

Boxeo Plus
Boxeo Plus
Repara tu reputación en Twitter con Smart Reputation
Repara tu reputación en Twitter con Smart Reputation

Adscoins

Smart Reputation

Smart Reputation