ANÁLISIS | Cinco puntos conflictivos de Asia y su relación con la visita de Biden

analisis_cinco_puntos_conflictivos_de_asia_y_su_relacion_con_la_visita_de_biden.jpg
Entornointeligente.com /

Seúl, Corea del Sur (CNN) — El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, llegó a Asia este viernes para visitar Corea del Sur y Japón, con la región enfrentándose a su entorno de seguridad más volátil en décadas.

Puntos calientes como Taiwán, Corea del Norte, el Mar de China Meridional, la frontera entre India y China y las Islas Kuriles han visto un efecto de Ucrania, ya que la guerra de Rusia acelera las preocupaciones de seguridad regional mientras que proporciona lecciones que los principales actores en Asia están evaluando diariamente.

Biden afirma que Finlandia y Suecia cuentan con el "pleno, total y completo respaldo" de EE.UU. en su intento de ingresar en la OTAN Aquí, un vistazo a esos puntos clave y al panorama militar al que se enfrenta Biden en cada uno de ellos.

Taiwán La isla de Taiwán se encuentra a apenas 177 kilómetros de la costa de China. Durante más de 70 años, las dos partes han sido gobernadas por separado, pero eso no ha impedido que el Partido Comunista de China (PCC) reclame la isla como propia , a pesar de no haberla controlado nunca.

Esto ha hecho que otras potencias del Pacífico, especialmente Japón, se muestren recelosas.

publicidad Los funcionarios japoneses han señalado que el 90% de las necesidades energéticas de su país se importan a través del agua que rodea a Taiwán, lo que vincula la estabilidad económica de Japón a la autonomía de Taiwán.

Estados Unidos también se ha comprometido a proporcionar la autodefensa de Taiwán, aunque no a defenderla con tropas estadounidenses.

Ahí es donde entran en juego las lecciones de Ucrania, tanto para Estados Unidos como para sus aliados, y para China.

Invasión rusa de Ucrania despierta preocupación en Taiwán 3:10 «En pocas palabras, será muy difícil para los líderes estadounidenses convencer a China de que están dispuestos a arriesgarse a una guerra por Taiwán que podría convertirse en nuclear», escribió esta semana Peter Harris, profesor asociado de ciencias políticas en la Universidad Estatal de Colorado, en un documento para el think tank Defense Priorities.

«Esto es especialmente cierto a la luz de la negativa inequívoca del presidente Biden a enviar tropas estadounidenses a Ucrania debido a la amenaza inminente de una guerra nuclear con Rusia», escribió Harris.

Pero, según Harris, los aliados de la OTAN y gran parte del resto del mundo han apoyado a Ucrania, mediante sanciones a Rusia y armas para Ucrania.

Eso podría hacer que China desconfíe de cualquier movimiento en Taiwán por temor a las acciones que las naciones de la región podrían tomar contra Beijing, dice.

«A China no le debe quedar ninguna duda de que Japón, Australia, Corea del Sur, Filipinas y otros países se verían obligados a replantearse sus estrategias de seguridad nacional a la sombra de un Estado chino ampliado y agresivo», escribió Harris.

Y esa será parte de la misión de Biden durante la próxima semana: unificar la región en torno a Taiwán como elemento disuasorio de cualquier beligerancia china.

Corea del Norte El régimen de Kim Jong Un ha protagonizado un número récord de pruebas de misiles este año, y hay indicios de que podría estar preparándose para probar un arma nuclear por primera vez desde 2017.

Las pruebas de misiles se producen después de que las negociaciones entre Corea del Norte y Estados Unidos sobre el programa nuclear de Pyongyang se estancaran tras el fracaso de las cumbres entre Kim y el expresidente estadounidense Donald Trump.

«Algunos observadores sugieren que Corea del Norte intensifica las pruebas para llamar la atención de Washington y reiniciar el diálogo. Hay más pruebas de que Pyongyang está centrado en mejorar sus capacidades militares para disuadir, amenazar y extorsionar a otros países», afirma Leif-Eric Easley, profesor de la Universidad Ewha de Seúl.

Biden llega a Corea del Sur con temores crecientes sobre una posible prueba nuclear o de misiles de Corea del Norte Esa fue una página del libro de jugadas de Rusia antes de que acabara invadiendo Ucrania, y proporciona una lección para la península de Corea, dice Easley.

«La agresión rusa demuestra que el coste de la guerra es casi siempre mayor que el precio de la paz, no solo por las vidas destrozadas y los recursos gastados, sino también porque los líderes tienden a sobrestimar su capacidad para lograr objetivos militares y políticos, mientras subestiman las consecuencias imprevistas a largo plazo», afirma.

Según Easley, Biden puede reducir la amenaza de Corea del Norte aprovechando la fuerza de las alianzas de Estados Unidos en el Pacífico.

«Entre las opciones eficaces y plausibles para que Seúl y Washington refuercen la disuasión se encuentran el restablecimiento de los ejercicios combinados sobre el terreno, una mejor coordinación de las adquisiciones de defensa y la regularización de la cooperación trilateral en materia de seguridad con Tokio», afirma.

Las Islas Kuriles, disputa en Asia Las islas Kuriles, denominadas Kuriles del Sur por Rusia y Territorios del Norte por Japón, fueron capturadas por las fuerzas soviéticas tras la rendición de Japón a los Aliados en 1945.

El desacuerdo resultante sobre quién tiene la propiedad legítima de las islas ha agriado las relaciones entre ambos países, contribuyendo a que sigan sin firmar un tratado de paz de la Segunda Guerra Mundial.

Pero la invasión rusa de Ucrania ha elevado las tensiones entre Tokio y Moscú a unos de sus niveles más altos desde la Segunda Guerra Mundial. Ello se debe a que Japón condenó enérgicamente la invasión, siguiendo en gran medida la línea occidental contra Rusia, que incluye la expulsión de diplomáticos rusos, la imposición de sanciones a Moscú e incluso la donación de suministros al ejército ucraniano.

Esto se produce después de que Rusia haya aumentado su perfil militar en el Pacífico occidental, incluyendo pruebas de misiles en las aguas entre Japón y Rusia y uniéndose a la marina china para un ejercicio que circunnavega gran parte de Japón.

Cuál fue el papel de la Unión Soviética en la Segunda Guerra Mundial: cronología y batallas clave «Teniendo en cuenta todo esto, la percepción de la amenaza de Japón en su flanco norte ha cambiado sustancialmente», dice Robert Ward, presidente de Japón en el Instituto Internacional de Estudios de Seguridad.

Y las crecientes tensiones en el norte han creado lo que Ward denomina «un arco de riesgo» para Japón hacia su oeste, desde las Kuriles en el norte, hacia el sur con la amenaza de los misiles norcoreanos y más hacia el sur con China, alrededor de Taiwán y alrededor de las islas Senkaku/Diaoyu, reclamadas tanto por Beijing como por Tokio como territorio soberano.

Esto preocupa a Biden porque, a través de un tratado de defensa mutua, Estados Unidos se compromete a defender cualquier parte del territorio soberano japonés. Si vacila en lo más mínimo en estas áreas en relación con su aliado número 1, aumentaría la preocupación por los compromisos de EE.UU. en otras partes del mundo, incluyendo a los aliados de la OTAN que aún están preocupados por el próximo movimiento de Rusia en Europa.

El Mar de la China Meridional La reivindicación china de casi todo el Mar de la China Meridional, de 1,3 millones de kilómetros cuadrados, ha sido una fuente continua de tensiones entre Washington y Beijing en los últimos años.

Pero la guerra en Ucrania, junto con las crecientes tensiones en torno a Taiwán, Corea del Norte y las islas Kuriles, han bajado un poco el termostato en el Mar de China Meridional.

Collin Koh, investigador de la Escuela de Estudios Internacionales S. Rajaratnam de Singapur, señala que en 2022, la Armada estadounidense parece haber reducido sus operaciones de libertad de navegación (FONOPS), en las que los buques de guerra de EE.UU. navegan cerca de las islas disputadas ocupadas por China, con solo una operación de este tipo en enero.

soloEl portaaviones USS Abraham Lincoln, al frente, y otros buques de guerra navegan en formación durante un ejercicio bilateral entre Estados Unidos y Japón en el Mar de Japón.»Parece que la administración de Biden podría haber optado por cambiar el enfoque militarizado anterior (del Mar de China Meridional) por uno más basado en la geoeconomía», dijo Koh.

Señala que en una reciente reunión de la Casa Blanca con los líderes de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) se alcanzaron compromisos económicos, de desarrollo y sanitarios, más que militares. De hecho, lo más parecido a una iniciativa de seguridad fue el envío de un buque guardacostas y un equipo de entrenamiento a la región, según Koh.

Pero las luchas militares de Rusia en Ucrania también tienen lecciones para China, dijo Koh.

Rusia no ha conseguido la superioridad aérea sobre Ucrania, y Koh dijo que Beijing podría enfrentarse fácilmente a un problema similar al tratar de proteger las islas militarizadas de la cadena de las islas Spratly en el sur del Mar de China.

«La línea de comunicación —aérea y marítima— desde los centros costeros a lo largo del sur de China y estos puestos de avanzada sería demasiado larga, y vulnerable a la interdicción a menos que sean capaces de asegurar el dominio aéreo y naval», dijo.

«Aunque los chinos puedan obtener una ventaja inicial al apoderarse de algunas zonas (del Mar de China Meridional), mantenerlas seguras a largo plazo es incierto», dijo Koh.

India-China, un verdadero desafío para Biden en Asia El enfrentamiento de décadas a lo largo de la Línea de Control Real (LAC), la frontera mal definida entre India y China en el Himalaya, podría ser la más compleja de las cuestiones militares a las que se enfrenta Biden en su viaje a Asia.

Un sangriento enfrentamiento entre tropas indias y chinas en la LAC en 2020 ha empujado a India, que desde hace tiempo tiene a Rusia como su principal proveedor de armas, a acercarse a Estados Unidos.

India también se ha alineado con Estados Unidos, Japón y Australia en la Cuadrilateral, un grupo informal de países que muchos ven como un esfuerzo para contrarrestar la influencia de China en la región del Indo-Pacífico.

Sin embargo, los vínculos históricamente estrechos de Nueva Delhi con Moscú, y la necesidad de mantener intactas las importaciones de petróleo y gas de Rusia —así como las cadenas de suministro militar— han hecho que India se abstenga de imponer sanciones a Rusia, algo en lo que los otros miembros de la Cuadrilateral han estado a la vanguardia.

Harsh V. Pant, profesor del Kings College de Londres y director de la Observer Research Foundation de Nueva Delhi, señala dos factores de Ucrania que probablemente mantengan a India inclinada hacia Estados Unidos.

El ataque de Rusia a Ucrania revela fallas políticas en Asia, especialmente en India y China Uno, la inteligencia, la vigilancia y el reconocimiento proporcionados por Washington y sus aliados han ayudado a Ucrania a detener y ahora hacer retroceder a Rusia en el campo de batalla. India ha tenido un entendimiento similar con EE.UU. en la vigilancia y comprensión de las capacidades militares chinas y lo que ha ocurrido en Ucrania impulsará ese esfuerzo, dice Pant.

Y dos, el papel de Rusia como proveedor de alrededor de la mitad del armamento militar de la India se pone en duda.

«India tendrá que mirar con mucho cuidado el abastecimiento de su hardware», dice Pant. «Si Rusia está tan envuelta en sus propias guerras, ¿de dónde van a salir el mantenimiento y las piezas de repuesto (para India)?».

Washington y sus aliados son el proveedor más probable tanto de las armas en sí, como de la ayuda en la transferencia de tecnología para que India fabrique su propio armamento moderno, dice Pant. Y esa sería una vía probable para llegar a un acuerdo en la reunión de los líderes de la Quad en Tokio la próxima semana. Asia China Joe Biden
LINK ORIGINAL: CNN

Entornointeligente.com