Alfaro todavía no encontró el equipo en Boca, pero sí la reacción anímica - EntornoInteligente
Entornointeligente.com /

Boca, como equipo, todavía está en la búsqueda. Gustavo Alfaro, desde los números, consiguió su primer título oficial como DT xeneize en su partido N° 20, un lujo que no todos pueden darse. Desde lo futbolístico, el entrenador está lejos de lo que supo verse en la mayoría de los equipos. Está ubicando un once (por momentos) superofensivo, con tres o hasta cuatro delanteros, por más que a algunos los reubique como mediocampistas. Trata de darles un lugar a los mejores pies, aunque Reynoso no se sienta cómodo por las bandas y termine colocando a Mauro Zárate como volante por la izquierda, o a Sebastián Villa como volante por la derecha, o a Cristian Pavón por la izquierda, aunque Benedetto termine jugando más minutos de espalda al arco rival que de frente; o todavía busca con taco ver cómo hace para encontrar el equilibrio entre las chances que le da a Zárate o a su “líder”, Tevez.

Desde el juego, por momentos es un equipo alocado que no ataca del todo bien y por eso defiende con exagerados riesgos. Porque hasta hay veces que Lisandro López (que entró bien en Boca) e Iván Marcone terminan tomando decisiones como si fuesen centrodelanteros antes que defensor central y volante tapón, respectivamente. Por eso quizás arriesgan más de la cuenta en algunos pases que deben ser más fáciles que elegantes. Y algunas pérdidas en zonas no recomendables terminan agarrando al equipo abierto y mal parado. Eso a veces también logra desestabilizar a un Esteban Andrada con muy buenos reflejos para atajar, aunque no siempre certero a la hora de jugar con los pies o cuando debe achicar lejos del área.

Se sabe que, salvo el zurdo Agustín Obando (un acierto del entrenador, que al no contar con un jugador con esas características de la mitad de la cancha en adelante recurrió a las inferiores), no cuenta Alfaro con volantes externos que puedan adaptarse rápidamente a la función de mediocampistas. Entonces trata de igual jugar con un esquema 4-4-2, pero que lejos de estar ordenado queda expuesto y desequilibrado por lo mencionado anteriormente. El equipo ataca con muchos jugadores, pero se parte porque la última línea no respalda ni avanza a la velocidad que se proyectan los de arriba.

Alfaro cuenta los días para llegar al próximo libro de pases. Buscará avanzar lo más que pueda en la Libertadores, también en la Copa de la Superliga. La Supercopa Argentina que le ganó a Central puede llegar a darle un valor más anímico que deportivo. Es cierto que es un título, pero la mayor virtud que encontró el DT puertas para adentro fue la concentración y la calidad en cómo patearon los jugadores de Boca los penales. No era una definición más. Cada balón pensaba mucho, por lo que había pasado en los 90 minutos ante Central y en las tres finales perdidas anteriormente. Y más después de ver cómo tres tiros en los palos le habían impedido a Boca el triunfo merecido. Por eso el plus anímico puede terminar siendo la reacción que Alfaro y todo Boca esperaba. Porque mientras sigue buscando el equipo, encontró en sus dirigidos una muestra de carácter. El título en Mendoza le aportó una cuota de alivio en medio de tanta presión.

#SupercopaArgentina | Andrada le tapó un penal clave a Rinaudo. #Boca [R] #RosarioCentral pic.twitter.com/PQPyMtfkmg &- TNT Sports LA (@TNTSportsLA) May 3, 2019

Por: Christian Leblebidjian ¿Te gustó esta nota?
LINK ORIGINAL: La Nacion

Entornointeligente.com

Nota de Prensa VIP

Smart Reputation