Albín: "En Nacional la gente decía que me escondía, que no quería la pelota" - EntornoInteligente
Entornointeligente.com /

Juan Ángel Albín remató la pelota afuera y pidió una oportunidad más. Esperó la ronda y se la volvieron a tirar. Remató seguro. El entrenamiento de Defensor Sporting había llegado a su fin, pero los jugadores se quedaron rematando al arco. El juego consistía en que se la tiraban a cada jugador, la bajaban y remataban al arco. El que tiraba lejos de un radio razonable se iba a las duchas.

Diez o doce pelotas después Albín la agarró de aire. La pelota se elevó y pasó por encima de la red. Fue a dar a un campo lindero. Y allá tuvo que ir el volante zurdo, como cualquier hijo de vecino, a buscar el balón. Saltó un charco, se metió entre las cañas y apareció con el balón. Las reglas en Defensor Sporting son claras. No importan los pergaminos. El que la tira, la va a buscar. Y a Albín no se le cayó ningún galón. Como lo dejó patentizado en la charla con Referí donde, a pesar de haber sido compañero de Luis Suárez, de pasar por la selección, y de jugar en Nacional, Getafe, Espanyol, Dínamo de Bucarest y Veracruz, entre otros, le dolió en el alma el descenso con Rampla Juniors. Así lo reveló en una charla en la que también confesó que no desea volver más a Nacional porque la gente decía que se escondía. El talentoso volante repasó la pelea con Rosario Martínez en la que se fue para su casa y las dudas que lo invadieron para fichar por Defensor Sporting.

Diego Battiste

¿Se siente parte de una especie en extinción? Porque la figura del 10 tiende a desaparecer.

Existe poco. Me hiciste acordar que ayer mi hijo tuvo su primera práctica y el técnico le preguntó de qué jugaba y le dijo 'de 10'. Pero lo del 10 ya no existe más. Y bueno, son niños. Tener la 10 no significa que juegues de 10. Acá me estoy adaptando a lo que pide el entrenador y me estoy poniendo bien físicamente para hacer un buen torneo.

¿Usted siente ese puesto?

Sí, sí, no es mi mayor virtud porque me ponían de mediapunta pero de 10 me ha salido bien, me ha salido mal. Igual creo que puedo funcionar.

¿Cuesta más jugar con la figura del 10 en el fútbol de hoy?

Acá en Defensor el técnico tiene una idea muy clara que es jugar, no hacer recorridos muy largos, presionar arriba al rival para recuperar la pelota y que no te quede mucha cancha para hacer un desgaste. Estamos trabajando todos los días en el aspecto táctico con Alejandro (Orfila, el entrenador) de presionar arriba.

¿A lo largo de la carrera le costó ubicarse ahí? Porque los entrenadores hoy casi no juegan con un enganche.

Claro. Ya he jugado y ahora con una pretemporada exigente y con un entrenador que está ahí, encima, no quiere que trabajes al 99% sino al 100%, creo que lo voy a poder lograr. Por ahí dudé un poco en venir, pero creo que acerté en venir.

Diego Battiste

¿Por qué dudó en jugar en Defensor Sporting?

Porque hace muchos años que no jugaba en la posición del 10. Las dudas siempre existen. Pero hablando con Alejandro te transmite tranquilidad y lo puedo hacer perfectamente.

Por lo que dice hubo una charla previa donde el técnico le explicó lo que quería.

Sí, sí, aparte yo lo había visto en algunos partidos cuando estaba en Atlanta que algunos partidos los pasaban por la tele y dije, 'si esto es la B imagínate lo que será en Primera'. Es muy intenso. Un equipo corto.

Leé también

Mientras se define su futuro, Cavani está en duda para jugar ante Reims Y de adentro, ¿los siente intensos a los entrenamientos?

Sí, son entrenamientos cortos, como tienen que ser, pero intensos. No te podés relajar, porque aparte de que tenés competencia, están Alejandro y el profe que te están exigiendo que entrenes al 100% porque como dice el dicho, se entrena como se juega.

Esto que le piden acá no lo hacía en Rampla Juniors entonces. 

Era diferente. La infraestructura es diferente. Jugaba de media punta, era como jugar a la contra (contragolpe) y casi todo dependía de uno. Acá es todo un conjunto, no se basa solo en un jugador. El fútbol es colectivo y me tengo confianza con este grupo. No voy a prometer nada porque sino mañana va a salir a decir que Albín dijo que íbamos a salir campeones.

Camilo dos Santos

¿Se sentía dentro del esquema de Rampla Juniors? Porque usted cargaba con la mochila de generar juego para todos.

Me gusta, me gusta tener esa responsabilidad, pero llegaba un momento que decía: 'esto es complicado' porque por ahí uno tenía un mal día y se hacía todo cuesta arriba. Pero eso ya pasó.

¿En la carrera de un futbolista duele la chapa de haberse ido a la B?

Y duele sí. Yo siempre dije que nunca me iba a ir a la B y eso que he peleado como cuatro o cinco veces en España y en México, pero siempre me salvé. Pero bueno, algún día tenía que tocar. Y duele… Aparte le había agarrado mucho cariño a la institución, a la gente. Me sorprendió Rampla. Pensé que había poca gente de Rampla, pero fue increíble cómo acompañaban.

¿Qué pasó con Rosario Martínez? ¿Usted tuvo un cruce en un entrenamiento con él?

Tuvimos un cortocircuito en la segunda práctica y no tenía ganas de seguir. Se lo dije al presidente.

¿Usted se retiró de la práctica?

Sí, me fui del entrenamiento. Justo habíamos perdido con Defensor y al segundo día nos puso (Rosario Martínez, el entrenador) a hacer fútbol y estábamos cansados. Me agarró medio mal y me fui. Se lo comuniqué a (Ignacio) Durán (el presidente) y hablando con él que es abogado, me convenció y regresé.

No solo se fue del entrenamiento sino que se iba para su casa.

Claro, uno ya está grande y con la experiencia que tengo te cansa. Con toda la humildad, porque no soy nadie, pero estábamos en un momento complicado y el cúmulo de cosas hizo que explotara. Un baño de agua fría me tuve que dar.

La gente a usted lo identifica con Nacional. ¿Es parte de su pasado o aún mantiene viva la esperanza de volver algún día?

Es parte de mi pasado. Son dos puntos. Ni la gente quiere que yo vaya, ni yo quiero ir. No hay nada positivo ahí. Es un ciclo cerrado. Estoy agradecido porque es el club que me abrió las puertas para ir a Europa, pero es un ciclo cerrado.

¿Y por qué no quiere volver a Nacional?

Es como una relación que cuando está desgastada y querés recomponerla, estarás bien una o dos semanas. En Nacional jugás bien uno o dos partidos, pero después ya empiezan con cosas. Estaba pasando mal porque la gente decía que me escondía, que no quería la pelota. Tenía otras cosas en la cabeza que por ahí no me dejaban estar bien. Pero esas son cosas que tiene que vivir el futbolista.

Todo pasa, como dice su tatuaje en el cuello.

Y sí, todo pasa. Al final todo pasa. Pero estos tatuajes fueron porque me agarró una locura en Barcelona. Cuando vas al tatuador vas con una idea pero yo iba, tomaba un librito y le decía quiero este. Los más significativos que tengo son los nombres de mis hijos y los besos de mi señora.

APUNTE Suárez y yo Camilo dos Santos

Juan Albín ascendió al primer equipo de Nacional junto con Luis Suárez, la estrella de Barcelona con el cual compartió varios años en las divisiones formativas de los tricolores. Consultado sobre qué le genera ver a su excompañero triunfar en el fútbol europeo y en la selección, el 10 respondió: “Lo que siempre me generó: felicidad. Porque sufrimos, sufrimos mucho. La gente nos puteaba, me acuerdo, y luego se le empezó a abrir el arco y se cambió la puteada por elogios. Me alegro por él porque se lo merece, la peleó desde chico y para mí es el mejor 9 del mundo”. Albín dijo que se mantienen en contacto: “Pero hace tiempo que no hablamos porque no me gusta andar mucho arriba. Cuando hace goles hablamos o cuando pierde le tiro un 'vamos arriba', pero no me gusta andar mucho arriba”.
LINK ORIGINAL: El Observador

Entornointeligente.com

Allanamiento a las oficinas de EntornoInteligente

Adscoins New Single

Adscoins

Nota de Prensa VIP

Smart Reputation