Acuarios: de la afición al arte de criar peces de agua dulce y salada

acuarios_de_la_aficion_al_arte_de_criar_peces_de_agua_dulce_y_salada.jpg
Entornointeligente.com /

Peceras llenas de coloridos animales crean ambientes de paz y tranquilidad, según los apasionados por estas especies que, al igual que cualquier otra, requieren de cuidados, una correcta alimentación y un ambiente adecuado para vivir. 

En la ciudad de Cochabamba cinco acuarios están establecidos, además de otros que venden peces y otros animales acuáticos en ferias dominicales. La mayoría inició como un hobbie y ahora se dedica a la reproducción y venta de una amplia gama de especies. 

«De niña yo era un poco hiperactiva y con los peces mi padre me ha enseñado la responsabilidad de cuidar otra vida. Ahora tengo experiencia en el manejo, capacitación, asesoramiento y cuidados.

Para mí es un arte», contó Vanesa Medina, quien trabaja en el Acuario Mundo Marino junto a Dennis Guarachi. Ambos se consideran apasionados por los peces. Mabel Bueno también creó su emprendimiento Tropical Fish tras enamorarse de los peces. «Primero, empezamos con un acuario pequeño en la casa, después por trabajo y por obligaciones porque los peces a medida que uno va criando se van reproduciendo. Es un hobbie muy bonito, hay variedad de peces, de todos los colores», dijo. Goldfish, escalar o pez ángel, limpia fondos, pez pingüino, bettas splendens, pepas de oro, carpas coi, guppy, pez óscar, cíclidos, mickey platy son algunas de las variedades que se pueden encontrar en los acuarios desde 6 bolivianos el par a más de 800 la unidad.

 Las peceras y los elementos necesarios tienen otro costo. Hay de todo precio, pero «hay que armar paso a paso», indicó Bueno.

Lo fundamental es considerar «que es todo un proceso de ciclado para llegar a un ecosistema en la pecera. Naturalmente, esto sucedería en un mes, pero gracias al avance tecnológico en unos siete días ya se tiene el ecosistema para que recién ingresé el pez», explicó Medina.

Incluso, destacó, es posible convertir un ecosistema de agua dulce a salada en aproximadamente tres meses. «Se transforma increíblemente. Es como tener tu pedacito de mar», dijo.

Este año, por ejemplo, contó que creció la demanda de peces marinos como el pez payaso o el epatus. 

Tener estos pequeños en el hogar, además de decorar el ambiente, «es terapéuticos para los niños que son muy hiperactivos y dan paz y tranquilidad al que los observa», destacó Bueno. Recordar los horarios de alimentación también es un buen ejercicio para ejercitar la memoria. 

Cada pez tiene su carácter, característica, forma de reproducción y de socialización. Si bien son «de fácil cuidado», merecen toda atención y responsabilidad.  

LINK ORIGINAL: Los Tiempos

Entornointeligente.com